• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Títulos universitarios falsos

Opinión
11/07/2013
-A +A
A finales de la década del 90, en el extinto diario El Universal, escribí “Panamá y los panamanías”.
 
En este primer artículo solicité excusas a los lectores por el término (inexistente), pero concebido para identificar a quienes se hacen pasar por doctores, profesores, arquitectos, licenciados, etc., en fin... se hacen llamar por un título universitario deseado, pero no obtenido u obtenido fraudulentamente.
 
Expresaba que las personas que usan vestido formal (saco) o tienen una posición de jefatura, se hacen llamar por un título superior al de otras personas subalternas.
 
Decía que cuando se trabaja en el Ministerio de Educación se le denomina profesor; en el MIVI, arquitecto; Contraloría, licenciado; área de salud, doctor; en el MIDA, ingeniero; en las universidades, doctor, etc.
 
En aquel momento lancé un reto a ministros, rectores, magistrados, etc., a ordenar validar la formación académica de sus empleados, independientemente del cargo con el cual fueron nombrados.
 
Obviamente nunca se investigó, pero dejamos expuesto que el Código Penal expresa que ejercer una profesión sin estar debidamente acreditado es penalizado.
 
El 8 de abril de 2006, en este diario, publiqué “Panamanías en Panamá”. Hice referencia al artículo en comento y profundicé en el análisis estadístico del artículo anterior. A continuación un párrafo del artículo.
 
“En los primeros años de la década del 90 se conoció la existencia de títulos falsos de la Universidad de Panamá. Todo un acontecimiento, pero acallado. Posteriormente el Ministerio de Salud detectó títulos universitarios de médicos presumiblemente graduados en México, pero eran falsos.
 
Obviamente, algunos involucrados eran hijos de renombradas figuras de los que se hacen llamar “honorables”, todo quedó olvidado. Ahora, en el Órgano de Justicia se detecta un título presuntamente falso, por lo que hay un magistrado separado. Al final, nada pasará. El único que pagaría los platos rotos es “el hijo de Juana”.
 
Ahora, con la tecnología se pueden proveer de títulos engañosos o fraudulentos y hasta de universidades inexistentes, virtuales no acreditadas o existentes, pero que quizás ellos nunca han pisado. Ahhh, pero no se le ocurra llamarles de otra forma, “ellos son doctores”.
 
El Gobierno pretende traer médicos extranjeros, enfermeras, tecnólogos, médicos y quién sabe cuántos profesionales más, (o supuestos profesionales) y la población se pregunta: ¿Es o no obligatorio que para el desempeño profesional de esas personas, todos sus títulos estén acreditados en la Universidad de Panamá, principalmente los extranjeros? Alerta con los títulos virtuales.
 
Aún se mantiene el irrespeto a la población. ¿Hasta cuándo se mantendrán los usurpadores de títulos universitarios, en puestos que corresponden a quienes sí hemos logrado la calificación honestamente? ¡Dios te salve, Panamá!
 
Victoriano Rodríguez S.
Economista, educador y humanista
 
Publicado en El Siglo, 2013-07-11
 
https://www.alainet.org/es/active/65574

Donaciones

Clasificado en

Clasificado en: