• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

El fascismo global y el fin del capitalismo

Análisis
12/12/2018
neonazis.jpg
-A +A

En pocos años, ha hecho metástasis en todos los continentes. Sus fervientes defensores y partidarios mal informados lo llaman populismo o nacionalismo. Italia, Alemania o España de los años 30, lo llamaron por su propio nombre: fascismo. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania y Franco en España fueron tenores sanguinarios de la orquesta sinfónica del capitalismo. Cuando Rusia y los aliados occidentales pusieron fin a la psicosis colectiva inducida por el fascismo en 1945, entre 68 y 80 millones de personas habían sido asesinadas en todo el mundo.

 

Así lo recuerda el periodista, analista y cineasta francés Gilbert Mercier, en un trabajo que publica el News Junkie Post dedicado al análisis del un sorprendente fenómeno político que se ha estado extendiendo por varios países del planeta para vergüenza y pavor de la humanidad.

 

Los neofascistas se han envuelto en la bandera del populismo y el nacionalismo y, para ello tanto, han convencido falsamente a sus partidarios de que son los campeones de la lucha contra el globalismo, el elitismo y la corrupción del sistema político neoliberal. Sin embargo, son feroces defensores del capitalismo de lucha entre perros y su abyecta explotación sistemática de los trabajadores. Los fascistas apoyan con entusiasmo al complejo militar-industrial global, así como la explotación sin sentido de los recursos del capitalismo a través de la minería y la deforestación. Para los fascistas, al igual que para los capitalistas, la riqueza tiene que concentrarse en menos manos, y el dinero debe circular a través de las fronteras sin restricciones, mientras que la gente común no puede hacerlo”.

 

Italia, Austria, Hungría, Brasil o Israel

 

Algunos como Trump, Salvini, Kurz, Orban y Bolsonaro fueron elegidos en gran medida sobre la falsa premisa y la noción racista de las guerras culturales y el choque de civilizaciones: la amenaza mítica de que, en un mundo ya multiétnico, los inmigrantes, los forasteros -a menudo con pieles más oscuras o con otra religión-, representan un peligro existencial para los países de acogida. Los neofascistas se han levantado construyendo muros mentales de odio en la fortaleza Europa y la fortaleza América. La proliferación mundial del neofascismo constituye una novedosa forma de globalización ideológica, y el capitalismo global cuenta con ello. Por ejemplo, una vez que se hizo evidente que Bolsonaro sería elegido presidente de Brasil, la bolsa de valores de ese país subió un 13 % en dos semanas, mientras los principales mercados internacionales cayeron. Durante la Segunda Guerra Mundial las potencias del eje fascista fueron Alemania, Italia y Japón. Ahora son los Estados Unidos, Italia, Austria, Hungría, Brasil e India hasta cierto punto. Todo ello tiene las curiosas bendiciones del pequeño y poderoso Estado de Israel y las grandes bolsas pecuniarias de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

 

La misma esquizofrenia aparente está en juego hoy en día. Al igual que fueron cómplices de los nazis Ford y General Motors, el capitalismo global, impulsado por los mercaderes de la muerte del complejo militar-industrial, se está beneficiando de los crímenes de guerra, por ejemplo, vendiendo una enorme cantidad de armas al régimen a Arabia Saudita, que actualmente comete crímenes contra la humanidad asesinando a miles de civiles y matando de hambre a toda la población de Yemen. Estos crímenes de guerra se cometen con armas fabricadas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. India, Arabia Saudita y Egipto son los principales clientes.

 

El ascenso global del fascismo cambiará un paisaje ya de por sí inestable. El asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, ya ha establecido la agenda y ha puesto en el punto de mira neofascista a Venezuela, Cuba y Nicaragua, a los que llamó "troika de la tiranía". Bolton cuenta con los nuevos ayudantes regionales fascistas del imperialismo yanqui, Colombia y Brasil, para hacer cumplir una Doctrina Monroe resucitada. En Europa, el neofascismo neofascistas han llegado al poder en Hungría y en los gobiernos de coalición de Italia y Austria. Este ascenso neofascista, combinado con el Brexit del Reino Unido, está poniendo en peligro a la Unión Europea. En estos acontecimientos, Steve Bannon de los EE.UU. está jugando el papel de un ideólogo fascista y de una eminencia vestida de negro.

 

Definitivamente hay una vía religiosa de ascenso del fascismo global. En los Estados Unidos y en Brasil, el voto de los cristianos evangélicos fue un factor primordial en las elecciones de Trump y Bolsonaro. "Los fundamentalistas cristianos "nacidos de nuevo" en los Estados Unidos se concentran principalmente en los antiguos estados confederados del sur de la Guerra Civil. Las comunidades evangélicas fundamentalistas rechazan en gran medida la evolución, el secularismo y la realidad de que el cambio climático es obra del hombre. Muchos en estas comunidades creen que los Estados Unidos debería ser un estado cristiano. Estos fundamentalistas cristianos son el bloque de votación más confiable para Trump, tal como lo fueron para George W. Bush. Los grupos de reflexión fundamentalistas de extrema derecha bien financiados, como The Heritage Foundation, han estado moviendo los hilos en segundo plano desde principios de la década de 1970.

 

El Bosonaro de Brasil fue criado como católico, pero se convirtió, en lo que podría ser visto como un cálculo político cínico, en un evangélico "nacido de nuevo". El bloque de votación evangélica le dio ventaja sobre su oponente durante las elecciones presidenciales de octubre de 2018. Mientras tanto, en lo que ellos ven como una fortaleza de Europa, los fascistas europeos han abrazado su llamada herencia cristiana, y alimentan los sentimientos antiislámicos, desdibujando la línea entre el racismo y la intolerancia religiosa. En Israel, bajo lo que se puede llamar el judeo-fascismo del primer ministro Netanyahu, los palestinos son deshumanizados y perseguidos, como lo fueron los judíos en los pogromos de Europa. En Arabia Saudita, el islamofascista Mohamed bin-Salman hace lo mismo pintando a los chiítas de Irán como herejes y terroristas. En la India, el Primer Ministro Modi, considerado por muchos musulmanes indios como un fascista hindú, también está utilizando la religión para crear conflictos y justificar gastos militares masivos. En resumen, los fundamentalistas religiosos de todo tipo son hoy en día el mejor activo de los neofascistas para manipular a la gente y volverla, a menudo violentamente, unos contra otros.

 

En el molde de Trump en los Estados Unidos y Bolsonaro en Brasil, los neofascistas son grandes negadores del cambio climático, o "escépticos", como ellos prefieren. Después de todo, el Señor o Alá sabe lo que es mejor y tiene la llave de su destino. Para el resto de nosotros, que no esperamos que Dios tenga un planeta Tierra extra en su bolsillo trasero, el surgimiento del fascismo global ofrece una perspectiva más sombría para la supervivencia de la humanidad. Bajo las botas de las tropas de asalto fascistas globales, lo poco que queda de nuestro ecosistema destrozado encontrará su solución final. Bolsonaro podría diseñar una tabula rasa en el Amazonas, que se considera el pulmón de la tierra, debido a su capacidad de absorber CO2. Los super-ricos que controlan el capitalismo global darán carta blanca a sus sustitutos fascistas para que crezcan y usen un aparato militar-policial masivo para reprimir a los miles de millones de refugiados del cambio climático y a las víctimas del colapso ecológico. A pesar de sus suposiciones y planificación, manejadas discretamente por el Pentágono sobre la base de que el cambio climático se está convirtiendo en un problema de seguridad nacional, el cambio climático será el juego final del capitalismo. Todo el oro y los diamantes del mundo no detendrán las tormentas ni protegerán la atmósfera de los rayos mortales de un sol abrasador.

 

El lema “Deutschland Uber Alles (Alemania por encima de todo), ha sido reeditado en pleno siglo XXI por el de “Make America Great Again”. La doctrina de un país por encima de todos los demás es, en realidad, la mejor manera de justificar la tiranía del Estado contra su propia población.

 

La misma esquizofrenia aparente está en juego hoy en día. Al igual que Ford y GM fueron cómplices de los nazis, el capitalismo global, impulsado por los mercaderes de la muerte del complejo militar-industrial, se está beneficiando de los crímenes de guerra, por ejemplo, vendiendo una enorme cantidad de armas al régimen islamofascista de Arabia Saudita, que actualmente está cometiendo crímenes contra la humanidad matando a miles de civiles y matando de hambre a toda la población de Yemen. Estos crímenes de guerra se cometen con armas fabricadas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. Si los industriales de hoy se benefician de las guerras en ambos lados de los conflictos, las gigantescas compañías estadounidenses como Ford y General Motors hicieron lo mismo en los preparativos e incluso durante la Segunda Guerra Mundial, hace más de 20 años, que "los nazis no podrían haber invadido Polonia y Rusia sin GM sin la acogedora relación de Ford y GM con los nazis

 

Algunos como Trump, Salvini, Kurz, Orban y Bolsonaro fueron elegidos en gran medida sobre la falsa premisa y la noción racista de las guerras culturales y el choque de civilizaciones: la amenaza mítica de que, en un mundo ya multiétnico, los inmigrantes, los forasteros a menudo con pieles más oscuras u otra religión, representan un peligro existencial para los países de acogida. Los neofascistas se han levantado construyendo muros mentales de odio en Europa y América. La proliferación mundial del neofascismo constituye una nueva forma de globalización ideológica, y el capitalismo global cuenta con ello. Por ejemplo, una vez que se hizo evidente que Bolsonaro sería elegido presidente de Brasil, la bolsa de valores del país subió un 13 por ciento en dos semanas, mientras que todos los principales mercados internacionales cayeron. Durante la Segunda Guerra Mundial las potencias del eje fascista fueron Alemania, Italia y Japón. Ahora son los Estados Unidos, Italia, Austria, Hungría, Brasil e India hasta cierto punto. Todo ello tiene las curiosas bendiciones del pequeño y poderoso Estado de Israel y las grandes bolsas de dinero llamadas el reino de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

 

La misma esquizofrenia aparente está en juego hoy en día. Al igual que Ford y GM fueron cómplices de los nazis, el capitalismo global, impulsado por los mercaderes de la muerte del complejo militar-industrial, se está beneficiando de los crímenes de guerra, por ejemplo, vendiendo una enorme cantidad de armas al régimen islamofascista de Arabia Saudita, que actualmente está cometiendo crímenes contra la humanidad matando a miles de civiles y matando de hambre a toda la población de Yemen. Estos crímenes de guerra se cometen con armas fabricadas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, en el orden respectivo de los volúmenes vendidos a los saudíes. Francia tiene a un liberal y pseudo-defensor de los derechos humanos como su líder en la persona de Macron. Sin embargo, el floreciente complejo militar-industrial francés vende 7.000 millones de euros en armas al año. India, Arabia Saudita y Egipto son los principales compradores de la muerte hecha en Francia: una industria criminal que emplea a más de 200.000 personas. La misma esquizofrenia aparente está en juego hoy en día. Al igual que Ford y GM fueron cómplices de los nazis, el capitalismo global, impulsado por los mercaderes de la muerte del complejo militar-industrial, se está beneficiando de los crímenes de guerra, por ejemplo, vendiendo una enorme cantidad de armas al régimen islamofascista de Arabia Saudita, que actualmente está cometiendo crímenes contra la humanidad matando a miles de civiles y matando de hambre a toda la población de Yemen. Estos crímenes de guerra se cometen con armas fabricadas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, en el orden respectivo de los volúmenes vendidos a los saudíes. Francia tiene a un liberal y pseudo-defensor de los derechos humanos como su líder en la persona de Macron. Sin embargo, el floreciente complejo militar-industrial francés vende 7.000 millones de euros en armas al año. India, Arabia Saudita y Egipto son los principales compradores de la muerte hecha en Francia: una industria criminal que emplea a más de 200.000 personas.

 

No hay nada nuevo bajo el sol. Si los industriales de hoy se benefician de las guerras en ambos lados de los conflictos, las gigantescas compañías estadounidenses como Ford y General Motors hicieron lo mismo en los preparativos e incluso durante la Segunda Guerra Mundial. El historiador Bradford Snell escribió, hace más de 20 años, que "los nazis no podrían haber invadido Polonia y Rusia sin GM". La acogedora relación de Ford y GM con los nazis

 

Los fascistas han construido muros mentales de odio

 

Algunos como Trump, Salvini, Kurz, Orban y Bolsonaro fueron elegidos en gran medida sobre la falsa premisa y la noción racista de las guerras culturales y el choque de civilizaciones: la amenaza mítica de que, en un mundo ya multiétnico, los inmigrantes, los forasteros a menudo con pieles más oscuras u otra religión, representan un peligro existencial para los países de acogida. Los neofascistas se han levantado construyendo muros mentales de odio en la fortaleza Europa y la fortaleza América. La proliferación mundial del neofascismo constituye una nueva forma de globalización ideológica, y el capitalismo global cuenta con ello. Por ejemplo, una vez que se hizo evidente que Bolsonaro sería elegido presidente de Brasil, la bolsa de valores del país subió un 13 por ciento en dos semanas, mientras que todos los principales mercados internacionales cayeron. Durante la Segunda Guerra Mundial las potencias del eje fascista fueron Alemania, Italia y Japón. Ahora son los Estados Unidos, Italia, Austria, Hungría, Brasil e India hasta cierto punto. Todo ello tiene las curiosas bendiciones del pequeño y poderoso Estado de Israel y las grandes bolsas de dinero llamadas el reino de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

 

La misma esquizofrenia aparente está en juego hoy en día. Al igual que Ford y GM fueron cómplices de los nazis, el capitalismo global, impulsado por los mercaderes de la muerte del complejo militar-industrial, se está beneficiando de los crímenes de guerra, por ejemplo, vendiendo una enorme cantidad de armas al régimen islamofascista de Arabia Saudita, que actualmente está cometiendo crímenes contra la humanidad matando a miles de civiles y matando de hambre a toda la población de Yemen. Estos crímenes de guerra se cometen con armas fabricadas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, en el orden respectivo de los volúmenes vendidos a los saudíes. Francia tiene a un liberal y pseudo-defensor de los derechos humanos como su líder en la persona de Macron. Sin embargo, el floreciente complejo militar-industrial francés vende 7.000 millones de euros en armas al año. India, Arabia Saudita y Egipto son los principales compradores de la muerte hecha en Francia: una industria criminal que emplea a más de 200.000 personas.

 

El ascenso global del fascismo cambiará un paisaje ya de por sí inestable. El asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, ya ha establecido la agenda y ha puesto en el punto de mira neofascista a Venezuela, Cuba y Nicaragua, a los que llamó la "troika de la tiranía". Naturalmente, Bolton cuenta con los nuevos ayudantes regionales fascistas del imperialismo yanqui, Colombia y Brasil, para hacer cumplir una Doctrina Monroe resucitada. En Europa, los neofascistas han llegado al poder en Hungría y en los gobiernos de coalición de Italia y Austria. Sus camaradas ideológicos en Alemania, Polonia, Francia, Suecia y los Países Bajos no han llegado al poder, pero su influencia política está creciendo rápidamente. Este ascenso de los neofascistas, combinado con el Brexit del Reino Unido, está poniendo en peligro a la Unión Europea. En estos acontecimientos, Steve Bannon de los EE.UU. está jugando el papel de un ideólogo fascista y de una eminencia vestida de negro.

 

Los rusos, por su parte, han desarrollado una relación peligrosamente acogedora con los fascistas europeos de hoy, como si la historia de la Segunda Guerra Mundial no les hubiera enseñado nada sobre el fascismo. El pacto de no agresión entre la Alemania nazi y la URSS, firmado en agosto de 1939, no sólo permitió a Hitler desencadenar su matanza en Occidente, sino que tampoco impidió que el ejército alemán lanzara un ataque dos años después contra la URSS. El error estratégico de Stalin tuvo como resultado la muerte de 27 millones de ciudadanos soviéticos. En el contexto actual, parece que el posible desmantelamiento de la UE es uno de los únicos objetivos geopolíticos en los que Rusia y los Estados Unidos pueden estar de acuerdo. Por ejemplo, tanto a los rusos como a los estadounidenses Bannon les gusta y promueven al poderoso Ministro del Interior italiano Matteo Salvini, una estrella en ascenso del neofascismo europeo y un euroescéptico cuyo lema es: "¡Haz que Europa vuelva a ser grande!"

 

Gott Mit Uns (Dios con nosotros)

 

"Gott Mit Uns", en letras en relieve alrededor de un águila y una esvástica, era la inscripción que adornaba las hebillas de los cinturones del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Si hay un Dios, su poder ciertamente no ayudó mucho a los soldados del Tercer Reich! Dicho esto, definitivamente hay una vía religiosa en el ascenso del fascismo global. En Estados Unidos y en Brasil, el voto de los cristianos evangélicos fue un factor primordial en las elecciones de Trump y Bolsonaro. "Los fundamentalistas cristianos "nacidos de nuevo" en los Estados Unidos se concentran principalmente en los antiguos estados confederados del sur de la Guerra Civil. Estas comunidades evangélicas fundamentalistas rechazan en gran medida la evolución, el secularismo y la realidad de que el cambio climático es obra del hombre. Muchos en estas comunidades creen que los Estados Unidos debería ser un estado cristiano. Estos fundamentalistas cristianos son el bloque de votación más confiable para Trump, tal como lo fueron para George W. Bush. Los grupos de reflexión fundamentalistas de extrema derecha bien financiados, como The Heritage Foundation, han estado moviendo los hilos en segundo plano desde principios de la década de 1970.

 

El Bosonaro de Brasil fue criado como católico, pero se convirtió, en lo que podría ser visto como un cálculo político cínico, en un evangélico "nacido de nuevo". El bloque de votación evangélica le dio ventaja sobre su oponente durante las elecciones presidenciales de octubre de 2018. Mientras tanto, en lo que ellos ven como una fortaleza de Europa, los fascistas europeos han abrazado su llamada herencia cristiana, y alimentan los sentimientos antiislámicos, desdibujando la línea entre el racismo y la intolerancia religiosa. En Israel, bajo lo que se puede llamar el judeo-fascismo del primer ministro Netanyahu, los palestinos son deshumanizados y perseguidos, como lo fueron los judíos en los pogromos(agresiones multitudinarias, espontáneas o premeditadas anti-judías, de Europa. En Arabia Saudita, el islamofascista Mohamed bin-Salman hace lo mismo pintando a los chiítas de Irán como herejes y terroristas. En la India, el Primer Ministro Modi, considerado por muchos musulmanes indios como un fascista hindú, también está utilizando la religión para crear conflictos y justificar gastos militares masivos. En resumen, los fundamentalistas religiosos de todo tipo son hoy en día el mejor activo de los neofascistas para manipular a la gente y volverla, a menudo violentamente, unos contra otros.

 

En el molde de Trump en los Estados Unidos y Bolsonaro en Brasil, los neofascistas son grandes negadores del cambio climático, o "escépticos", como ellos prefieren. Después de todo, el Señor o Alá sabe lo que es mejor y tiene la llave de su destino. Para el resto de nosotros, que no esperamos que Dios tenga un planeta Tierra extra en su bolsillo trasero, el surgimiento del fascismo global ofrece una perspectiva más sombría para la supervivencia de la humanidad. Bajo las botas de las tropas de asalto fascistas globales, lo poco que queda de nuestro ecosistema destrozado encontrará su solución final. Bolsonaro podría diseñar una tabula rasa en el Amazonas, que se considera el pulmón de la tierra, debido a su capacidad de absorber CO2. Los super-ricos que controlan el capitalismo global darán carta blanca a sus sustitutos fascistas para que crezcan y usen un aparato militar-policial masivo para reprimir a los miles de millones de refugiados del cambio climático y a las víctimas del colapso ecológico. A pesar de sus suposiciones y planificación, manejadas discretamente por el Pentágono sobre la base de que el cambio climático se está convirtiendo en un problema de seguridad nacional, el cambio climático será el juego final del capitalismo. Todo el oro y los diamantes del mundo no detendrán las tormentas ni protegerán la atmósfera de los rayos mortales de un sol abrasador.

 

Publicado originalmente en el diario ¡POR ESTO! de Mérida, México.

Blog del autor: http://manuelyepe.wordpress.com/

 

https://www.alainet.org/es/articulo/197104

Donaciones

Clasificado en