• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Buenos ejemplos de Cuba para mejorar Venezuela

Análisis
17/10/2018
-A +A

Un reciente artículo mío me  ha atraído las críticas de algunas gentes de la oposición, porque elogiaba algunas iniciativas de Chávez en política internacional. Diría que es gente tan obsesionada en ir contra Chávez que no se percataron de que era un escrito señalando  lo que puede ser la razón  de las ineficiencias del régimen de Maduro.

 

Allí demostraba  su tendencia a entregar responsabilidades a  gente inadecuada para cumplir con las responsabilidades asignadas,  porque Madoro  antepone  la lealtad y la amistad personal  a la capacidad  técnica  o la experiencia de los funcionarios que nombra. A esa gente indignada porque se le reconozca algún mérito a Chávez o al chavismo le recuerdo que Chávez está muerto y que la Presidencia la ocupa ahora Maduro.

 

Otro punto que me señalaron repetidas veces es la supuesta responsabilidad de los cubanos en la ineficiencia  de la administración madurista. Por la experiencia que tengo de asuntos cubanos, copiar su manera de manejar la administración pública es más eficiente. En mi artículo anterior señalaba cómo Maduro le había entregado la Dirección de Asuntos Multilaterales, que en todos los gobiernos es la más importante, a un sindicalista sin alguna experiencia en diplomacia multilateral y ninguna capacidad  técnica para desempeñar ese cargo.  En mi artículo señalaba cómo Venezuela fue una nulidad en Ginebra y en toda la arena internacional  durante el tiempo que Maduro fue Ministro  de Relaciones Exteriores, con la excepción de algunas iniciativas personales de Chávez.

 

Con respecto a la mala influencia del Gobierno cubano, quiero señalar a esos opositores del chavismo que para derrotar a un enemigo, es necesario primero conocer bien su realidad. El régimen cubano puede  no ser el ejemplo que queremos seguir; pero en términos de proyección  internacional la diplomacia madurista tiene mucho que aprender de Cuba.

 

Durante los 23 años que fui espectador de la diplomacia en Ginebra; todos los embajadores cubanos y parte de su personal  hablaban perfectamente el inglés; de los embajadores venezolanos ninguno. Todos  los funcionarios diplomáticos  cubanos llegaban a Ginebra con años de experiencia y pasantías trabajando en los temas de los cuales serían responsables; por ello la  diplomacia  de Cuba pelea bien por encima de su peso en el escenario mundial. Los funcionarios diplomáticos venezolanos, como norma,  no tenían ni sospecha de los aspectos técnicos de los temas que les encargaban. Conozco bien el caso de un funcionario de carrera que es persona inteligente de mucha plasticidad intelectual; quien pasó de encargado de la sección consular de la Embajada venezolana  en Moscú a ocuparse de la negociación sobre comercio agrícola en la OMC, un  tema tan proceloso que fue la razón de hacer la Ronda Doha, que en ese tema naufragó.

 

Otro asunto en que no sería tan malo, que, como dicen, la Administración Maduro imitase la administración cubana,  es en el área de los servicios públicos. Hablo por experiencia propia y no con la ligereza de esos odiadores profesionales del Régimen cubano, que nunca han estado en Cuba. De nuevo,  si se quiere combatir  es siempre conveniente conocer bien a tu enemigo. Venezuela estuvo, por meses,  sin energía eléctrica en  la mitad del país, todo ello por  culpa de una iguana, tal como nos informó, con toda seriedad,   el Presidente Maduro.

 

Cuba sufre con frecuencia el azote de huracanes (Huracán era el nombre del diablo para los indígenas Arawac) con vientos y lluvias bastante más destructores que cualquier horda de iguanas;  sin embargo al cabo de un par de semanas como máximo, la energía eléctrica está restaurada en toda la isla. Es bien conocida la escasez de medicinas en Venezuela, tanto que se ha convertido en una  jugosa fuente  lucrativa para las empresas de courrier. Porque ante  la escasez de tal o cual medicina indispensable para salvar una vida, los parientes se la encargan a un amigo en el extranjero, para que la envíe por la vía más rápida: courrier.

 

En Cuba no sólo producen las medicinas que suelen necesitar; sino que además las exportan. Es probable que  copiando el modelo de abastecimiento  farmacéutico cubano, un modelo socialista del que, según los opositores el gobierno de Maduro, copia tantas cosas, pudiera  solucionarse  la escasez de medicinas que azota a Venezuela. A quien está enfermo no le importa el criterio administrativo con el que le llega la medicina que lo cura. En la búsqueda de la solución a los problemas nacionales, poco importa que la receta venga del lado derecho o del lado izquierdo de la estantería; lo importante es que funcione.   

 

Almería, 16/10 2018

 

https://www.alainet.org/en/node/195991

Donaciones

Clasificado en