• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

La indignación y compromiso patriótico nunca callan

Opinión
30/05/2009
-A +A

La desesperación y autoritarismo del gobierno ha llegado al extremo de pretender dirigir el Congreso de la República como si fuera su hacienda, se vuelven crazys al querer imponer el silencio cómplice de las barbaridades y la indolencia de Alan García y compañía.

Casi 50 días de protesta en nuestra amazonía y el gobierno sigue dilatando la derogatoria de los decretos que buscan a toda costa rematar nuestro patrimonio amazónico.

En este contexto, la protesta del congresista Werner Cabrera Campos en el último pleno el día jueves 28, se entiende como una expresión de indignación frente a la obsesión patológica del gobierno en rematar petróleo, gas, minerales, madera, biodiversidad y, como lo explica el congresista, preparar otro gran FAENÓN como fue el caso de los Petroaudios que pusieron al descubierto las actividades delictivas que rodean al gobierno; recordemos que la banda implicada pretendía llevarse 50 millones de dólares por entregar nuestro petróleo a la empresa DISCOVERY......

Ante este gesto de dignidad frente a la crisis, la bancada parlamentaria aprista cayó en el caos vociferante y se suspendió ilegalmente la sesión, como me comentaba mi abuelo: ¡la verdad duele carajo!

La corrupción es al gobierno como el smog a la avenida Abancay, son pareja inseparable. Lima tiene su monumento a la corrupción: el tren eléctrico que nunca se construyó por irregularidades en los manejos públicos, Cabrera nos recordó la irregular compra de los Mirage, importación de carne podrida, dólares MUC, el entreguismo de nuestro petróleo a la OXY durante el primer gobierno de Alan García (1985-1990). Alan fue enjuiciado, huyó y el caso prescribió en una época en que el poder judicial era controlado por la dupla delincuencial Fujimori-Montesinos. El chiste es el siguiente: el 23 de setiembre de 1991 los congresistas: Antero Flóres-Aráoz (actual ministro de Defensa), Rafael Rey (ex ministro de Produccióy, hoy embajador en Roma) firmaron la Acusación Constitucional contra Alan García Pérez por desequilibrio patrimonial, transacciones bancarias no justificadas, beneficios personales en la colocación de reservas en el BCCI, beneficios personales en adquisición de los aviones Mirage.

Hoy los congresistas aludidos aparecen como los “defensores de la democracia y el Estado de Derecho”

Alan regresa al gobierno el 2006 y más de lo mismo, continúa la ruleta de la inmoralidad: robo de más de 14 millones de soles un día después del terremoto que afectó a los compatriotas del sur, remate de terrenos del Estado, sobrevaloración de la autopista Néstor Gambeta donde se ha presupuestado 2 millones de dólares por kilómetro, etc, y mil etcéteras. ¡Aggg...!

 

¿Por qué tanto alboroto ante hechos concretos? ¿por qué tanto miedo a la verdad? Con todos estos antecedentes, el congresista Werner Cabrera tiene el legítimo derecho de sospechar sobre otro gran faenón en nuestra rica Amazonía.

El periodista César Hildebrandt ha lanzado un reto interesante al periodismo de investigación: indagar ¿cómo se enriqueció el presidente Alan García Pérez si nunca trabajó? A investigar por aire, mar, suelo y subsuelo, hay mucho que descubrir debajo de la alfombra.

La historia no la construyen los mudos, no dejemos imponer el silencio, el olvido, nunca perdamos nuestra capacidad de indignación frente a la barbarie, jamás seamos cómplices del bostezo cómplice, indiferente. Milan Kundera en su novela: “El libro de la risa y el olvido” dice: “(...) la lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”

- Luis Iván Salas Rodríguez es Sociólogo, columnista periodístico.

 

https://www.alainet.org/es/active/30616

Donaciones