Brasil contra Bolsonaro

Las nuevas manifestaciones contra Bolsonaro, en varios cientos de miles de ciudades, que reúnen a millones de personas, confirman que Brasil está unido contra Bolsonaro. El aislamiento del gobierno está aumentando, Bolsonaro tiene un número cada vez menor de adherentes.

27/07/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
forabolsonaro-brasil.jpg
#3JForaBolsonaro reuniu em torno de 800 mil pessoas
foto: Bianca Liege
-A +A

Las nuevas manifestaciones contra Bolsonaro, en varios cientos de miles de ciudades, que reúnen a millones de personas, confirman que Brasil está unido contra Bolsonaro. El aislamiento del gobierno está aumentando, Bolsonaro tiene un número cada vez menor de adherentes.

 

Bolsonaro tiene todavía el apoyo de sectores determinados: de los militares, para quienes el absurdo discurso es que habría un complot para llevar a Lula a la presidencia y que su papel sería evitarlo; de las grandes empresas, tanto exportadores de soja como banqueros privados y grandes comerciantes, para quienes ofrece la desarticulación del Estado y la privatización de los activos públicos; de los que se enriquecen con la exportación de productos primarios, el mercado de lujo y las privatizaciones; de la policía, con la que cuenta como fuerza represiva y podría participar en alguna aventura golpista que, como los militares, recibe una gran cantidad de privilegios; y de sectores minoritarios de evangélicos.

 

Pero, por otro lado, tiene a la gran mayoría de la población en su contra. Los que viven de su trabajo, han perdido el empleo, trabajan sin carnet de trabajo, con total precariedad, sin saber si tendrán ingresos el mes siguiente, para comer, para pagar el alquiler, para comprar medicinas, para pagar el transporte. La gran mayoría de los brasileños, que rechazan rotundamente a Bolsonaro, son víctimas privilegiadas de las políticas neoliberales de Paulo Guedes.

 

Los jóvenes, que ven su futuro bloqueado por una política que ataca universidades, escuelas públicas, recorta recursos, ataca a maestros, reduce drásticamente el número de estudiantes matriculados en escuelas públicas y en programas de democratización educativa, sienten que es un gobierno que actúa contra la ciencia, contra el conocimiento.

 

Las mujeres son las que más rechazan a Bolsonaro, que las ataca sistemáticamente, lo que atenta contra los derechos conquistados. Las mujeres, que se dan cuenta de que el estilo, el discurso y el comportamiento de Bolsonaro son extremadamente machistas.

 

Los negros son discriminados y reprimidos violentamente por el gobierno de Bolsonaro, al darse cuenta de los enormes retrocesos a sus derechos en ese gobierno. Los personajes, los símbolos de los movimientos negros son degradados y discriminados incluso por quienes deben cuidarlos en el gobierno.

 

Juntos, trabajadores, mujeres, jóvenes, negros, constituyen la abrumadora mayoría de la población, que rechaza rotundamente a Bolsonaro.

 

Además, los profesores, los estudiantes, todos los que valoran la educación, son odiados y odian a Bolsonaro. Todos los que valoran los servicios públicos rechazan brutalmente a Bolsonaro, que solo toma recursos y ataca los servicios públicos.

 

Todos los que valoran la soberanía brasileña, los que valoran la buena imagen de Brasil en el mundo, las buenas relaciones con los países vecinos, los que saben cuánta solidaridad con los más necesitados es fundamental, todos los que rechazan la rudeza, la agresión, la falta de respeto a los demás, especialmente para quienes piensan diferente, que es una condición fundamental de la democracia: se oponen a Bolsonaro. Saben que nunca podría haber sido elegido presidente de Brasil si no fuera por el golpe de Estado que derrocó ilegalmente a Dilma, impidiendo ilegalmente que Lula fuera candidato a ganar las elecciones.

 

La gran mayoría de los brasileños está ahora en contra de Bolsonaro, queriendo su caída, prefiriendo a Lula como presidente. Se está movilizando cada vez más a pesar de la pandemia, para expresar su rechazo a Bolsonaro.

 

Brasil está actualmente en contra de Bolsonaro. Busca la manera de derrotarlo, sacarlo del gobierno, demandarlo y hacerle pagar los males que le ha hecho y le sigue haciendo al país. Por las vidas innecesariamente perdidas. Por la corrupción de él y de sus hijos. Por el desastre económico y social del país. Por la degradación de la política y el papel de la presidencia. Por la desmoralización de la ciencia, las vacunas, el SUS, el personal de salud pública. Por la imagen vergonzosa que da del país en el mundo.

 

Tarde o temprano, Bolsonaro será derrotado, destituido de la presidencia, procesado y condenado, para pagar por todo lo que hizo mal y no hizo de manera ordinaria. Se hará justicia, el peor gobierno de la historia de Brasil no quedará impune, para que Brasil y los brasileños vuelvan a ser felices.

https://www.alainet.org/es/articulo/213227
Donaciones
Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS