México: consulta popular, desde las victimas del despojo y la violencia

A pesar de los obstáculos interpuestos por el INE y el poco presupuesto que le dedica, la consulta se va a llevar a cabo. Y no sólo la militancia del partido del Presidente, sino muchas y muchos ciudadanos no partidistas la están promoviendo.

26/07/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
elecciones_mexico.jpg
Foto: https://polakas.com
-A +A

Desde el año 2020 el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso se realizara una consulta popular a toda la ciudadanía para saber si ésta da su acuerdo para que se investigue y se juzgue a los ex presidentes de la República que le precedieron: Enrique Peña Nieto (2012-2018), Felipe Calderón (2006-2012), Vicente Fox (2000-2006), Ernesto Zedillo (1994-2000), Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Luis Echeverría (1970-1976)-

 

La propuesta desató una gran polémica en el país. El Instituto Nacional Electoral (INE), se resistía a llevarla a cabo. La Suprema Corte de Justicia de la Nación, bajo el argumento de que no hay que atropellar la presunción de inocencia, redactó la pregunta que se someterá a consulta:

 

¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”

 

A final de cuentas, a escasos dos meses de celebradas las elecciones más grandes de la historia de México, el INE la programó para el domingo 1 de agosto. Se instalará un reducido número de casillas en todo el país para que la ciudadanía responda a la pregunta. Pero la propia institución ha establecido que, para que la consulta tenga efectos vinculatorios, debe participar en ella a menos el 40 por ciento del padrón electoral nacional, es decir, más de 37 millones de personas.

 

A pesar de los obstáculos interpuestos por el INE y el poco presupuesto que le dedica, la consulta se va a llevar a cabo. Y no sólo la militancia del partido del presidente López Obrador, MORENA, sino muchas y muchos ciudadanos no partidistas la están promoviendo. Ante este hecho, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el Consejo Nacional Indígena han fijado su postura en el sentido de promover la participación en la consulta, pero desde las víctimas del despojo y la violencia del neoliberalismo.  Señalan que hay que promover “Si” al derecho a la verdad y la justicia de quienes han sido víctimas de las acciones y omisiones del Estado Mexicano. Y que de la consulta arranque una movilización para que se forme en México una Comisión por la Verdad y la Justicia.

 

Tienen razón las y los zapatistas porque, a pesar del enredo verbal, la pregunta brinda la oportunidad de ir más allá del juicio a los ex presidentes y de los actos de corrupción que hayan cometido, y demandar que se garantice la justicia y los derechos de las víctimas de las decisiones políticas que tomaron. Y ahí es donde se le puede dar la vuelta y ampliar el horizonte de la consulta.

 

Porque los sexenios que van desde 1992 a 2018, desde Salinas hasta Peña Nieto, son, junto con el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988) los de la imposición a sangre y fuego del neoliberalismo en México. Y, por más que se trate de disfrazar con palabras de administración pública o de técnica económica, el neoliberalismo fue un gran proceso de despojo legalizado, violento, al que en los sexenios de Calderón y de Peña Nieto se agregó una violencia todavía mucho mayor que la anterior. Un período de 36 años donde hubo dos tipos de corrupción: la legalizada porque el despojo se convirtió en política pública, y la ilegal, propiciada por el abuso del poder y la impunidad de quienes encabezaron dichos gobiernos.

 

Vaya esta numeralia para ilustrar el despojo y la violencia:

 

  • Crecimiento del PIB per cápita de 1935 a 1982: 3.2 % anual, 348%, acumulado. Durante el período neoliberal, de 1983 a 2018: 0.7% anual, 30.5% acumulado.

 

  • Participación de los trabajadores asalariados en el ingreso total nacional: 1982: 41.6%; participación en 2017: 31.3%. Esto significó un despojo a los trabajadores más de 2 millones de millones de dólares en los 35 años de neoliberalismo.

 

  • Crecimiento del empleo formal de 1983 a 2018: 14.7 millones de puestos de trabajo; empleos que se requerían: más de 40 millones.

 

  • Personas que en ese lapso tuvieron que migrar de México a Estados Unidos: 10 millones 940 mil 562.

 

  • Valor real de compra del salario mínimo en 1983: 238.32 pesos; valor de compra del salario mínimo real en 2018: 73.51 pesos: un 68 por ciento menos.

 

  • Pérdida del poder adquisitivo de los productores del campo entre 1983 y 2018: productores de maíz: 53.2%; productores de frijol, 34.1%.

 

  • Porcentaje de la población bajo la línea de pobreza al comenzar el neoliberalismo (1983): 45 por ciento; en 2014, 76 por ciento.

 

  • Número de billonarios en México según la revista Forbes en 1993: uno, con mil millones de dólares; número de billonarios en México en 2018: 16, valor total de sus fortunas: 139.6 mil millones de dólares.

 

Datos sacados de Calva, José Luis: “La economía neoliberal en su laberinto”. (bit.ly/3x3XlJn)

 

  • Entre 2000 y 2018, las empresas mineras extrajeron cinco veces más oro del territorio mexicano que todo el que se explotó durante los tres siglos de la Colonia (bit.ly/3zjm4Lc)

 

  • Porcentaje del territorio mexicano concesionado a través de concesiones mineras, hidroeléctricas y de energía eólica: 35 por ciento. Porcentaje perteneciente a pueblos indígenas: 17 por ciento.

 

  • Número de homicidios dolosos tan sólo los dos últimos sexenios del neoliberalismo: 2006-2012 (FCH): 102 mil 859; en el sexenio de EPN (2012-2018): 124 mil. (Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública).

 

  • Número de personas desaparecidas entre 2006 y 2018: 40 mil.

 

  • Número de periodistas asesinados entre el año 2000 y 2018: 140.

 

  • Número de activistas y periodistas asesinados entre 2001 y 2018: 213.<<

 

  • Número de personas desplazadas internas en México en 2014: 28i mil 400, la mayoría indígenas.

 

  • A esto habría que agregar las y los estudiantes muertos en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968 y el 10 de junio de 1971 cuando Luis Echeverría era Secretario de Gobernación, y luego, Presidente de la República, y a todas las víctimas de la “Guerra Sucia” durante su sexenio.

 

Vista así, como lo proponen las y los zapatistas, la consulta popular del 1 de agosto va mucho más allá de los delitos y la corrupción de seis presidentes de la República. Será el plebiscito más grande que se haya hecho en país alguno contra el neoliberalismo. Servirá para adherirse a la demanda permanente de las víctimas para que se esclarezca la verdad de estos terribles años, se haga justicia y se repare el daño. Todo eso significa el SI  

 

https://www.alainet.org/es/articulo/213224
Donaciones
Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS