Carta abierta

Más de 40 economistas sobre Ecuador y el dólar

Los medios de comunicación han repetido, sin evidencia alguna, acusaciones falsas sobre el programa económico de uno de los candidatos presidenciales.

06/02/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
dolares.jpg
Dólares
Foto: Marcello Casal jr/Agência Brasil
-A +A

Como economistas, nos preocupa interpretaciones erróneas de temas económicos en el marco de grandes debates que suelen tener repercusiones en las políticas públicas; a veces con consecuencias duraderas. Esto parece ser un problema que está ocurriendo en Ecuador ahora, en plena campaña electoral. 

 

Los medios de comunicación han repetido, sin evidencia alguna, acusaciones falsas sobre el programa económico de uno de los candidatos presidenciales. Andrés Arauz, exministro y exdirector general del Banco Central de Ecuador, quien actualmente lidera la mayoría de las encuestas, ha sido acusado de querer ver el país abandonar el uso del dólar como moneda nacional. No hay evidencia de que él o su partido político intente ir en esta dirección.

 

Una transición del dólar a una moneda nacional sería costosa e implicaría riesgos que se verían agravados por la difícil y precaria situación económica actual. Esta falsa acusación es claramente un intento de asustar a los votantes y, de hecho, quienes la promueven han advertido del colapso económico que ocasionaría un abandono del dólar. 

 

De hecho, Arauz no solo ha enfatizado que está comprometido a mantener el dólar como moneda nacional, sino que él y su movimiento político tienen un amplio historial en la ejecución de medidas contundentes para asegurarse de que la dolarización no se vea amenazada. Estas medidas incluyeron reformas que llevaron a que miles de millones de dólares permanezcan dentro de Ecuador, tales como aplicar impuestos a los capitales que salen del país, la regulación financiera (incluyendo regulaciones a bancos extranjeros dentro del país), una mayor rendición de cuentas del Banco Central; y otras reformas y políticas que mantuvieron la economía estable y evitaron las crisis durante los 10 años de la presidencia de Rafael Correa (de 2007 a 2017). 

 

Estas políticas y reformas previnieron incluso la más mínima amenaza al compromiso de Ecuador con el dólar, incluso cuando Ecuador se vio muy afectado por la recesión mundial de 2009, así como por otros impactos externos severos, como el colapso de los precios del petróleo en 2014 y las fuertes caídas en sus remesas. 

 

Como resultado de esta prudente gestión económica, a la economía le fue muy bien durante los años de Correa y las ganancias se distribuyeron ampliamente. El ingreso por persona aumentó en un 20% y la pobreza se redujo en más del 38% entre los años 2006 y 2017. El coeficiente de Gini para el ingreso neto de los hogares (que mide la desigualdad) cayó casi un 15% entre 2006 y 2017. Durante estos años, el gasto social aumentó más del doble como porcentaje del PIB. Gran parte de este aumento se destinó a la salud y a la educación, aumentando las tasas de inscripción en la educación secundaria en un 26% e incrementando en un 56% el número de personas atendidas en hospitales públicos.

 

Irónicamente, algunos de los opositores de Arauz son quienes proponen medidas que podrían poner en riesgo la dolarización de Ecuador, al eliminar la regulación financiera necesaria. Guillermo Lasso —principal competidor de Arauz— ha llamado a la eliminación de los controles de capital, lo que haría al país vulnerable a una crisis de la balanza de pagos que podría poner en peligro el lugar que ocupa el dólar como moneda de Ecuador. 

 

A diferencia de la presidencia anterior, bajo el Gobierno actual la economía se ha topado con serios problemas. El FMI estima que el PIB será un 10% más bajo en 2020 que en 2017. Por supuesto, gran parte de esto fue producto de la pandemia del coronavirus, pero la otra gran parte se debió a malas decisiones. El PIB per cápita cayó un 1,5% de 2017 a 2019, incluso antes de que llegara la crisis de la Covid-19. Y en 2019, el Gobierno firmó un acuerdo con el FMI comprometiéndose con un ajuste fiscal del 5% del PIB durante los próximos tres años. 

 

Algunos de los recortes de gastos requeridos provocaron protestas generalizadas, las que fueron reprimidas duramente. Esta represión, que dejó al menos 9 muertos y más de 1500 heridos, fue investigada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Esta oficina de la ONU instó a que se realicen mayores investigaciones independientes sobre los numerosos informes del “uso innecesario y desproporcionado de la fuerza” por parte de las fuerzas de seguridad. Los grupos indígenas se vieron especialmente afectados, y la organización indígena más grande de Ecuador presentó una demanda contra el Gobierno ecuatoriano por presuntos "crímenes de lesa humanidad". 

 

Otra de las acusaciones falsas sobre temas económicos que se ha promovido en el actual ciclo electoral es que el Gobierno de Correa incurrió en una deuda insostenible que el actual Gobierno tuvo que reducir. De hecho, el Gobierno de Correa dejó el cargo con una deuda del 45% del PIB. Bajo el Gobierno actual, la deuda de Ecuador aumentó al 69% del PIB. 

 

Los votantes deben tener información precisa sobre los problemas más importantes, incluyendo los problemas económicos, que enfrenta su país cuando eligen a un Gobierno. En Estados Unidos hemos sido testigos de los peligros de la desinformación multiplicados a niveles muy peligrosos durante los últimos cuatro años. Esperamos que Ecuador pueda evitar este tipo de problemas en sus próximas elecciones. 

 

Firmantes originales::

 

James K. Galbraith, Lloyd M. Bentsen Jr. Chair in Government/Business Relations and Professor of Government, LBJ School of Public Affairs, University of Texas at Austin

Jayati Ghosh, Professor of Economics, University of Massachusetts Amherst

Mark Weisbrot, Co-Director, Center for Economic and Policy Research

 

Co-signatarios/as:

 

Eileen Appelbaum, Co-Director, Center for Economic and Policy Research

Alan Aja, Professor & Chair, Dep. of Puerto Rican & Latino Studies, Brooklyn College (CUNY)

Michael Ash, Professor of Economics & Public Policy, UMass Amherst

Amiya Bagchi, Emeritus Professor, Institute of Development Studies Kolkata, Adjunct Professor, Monash University

Ron Baiman, Associate Professor of Economics

Dean Baker, Senior Economist, Center for Economic and Policy Research

Peter Bohmer, Faculty emeritus in Economics and Political Economy, The Evergreen State College

Korkut Boratav, Turkish Social Science Association

Manuel Branco, Professor, University of Évora, Portugal

Jim Campen, Professor of Economics, Emeritus, University of Massachusetts Boston

Anis Chowdhury, Adjunct Professor, Western Sydney University, Australia

Nathaniel Cline, Associate Professor, University of Redlands

Andrew Cornford, Geneva Finance Observatory

Dante Dallavalle, Adjunct Lecturer of Economics, John Jay College

Peter Dorman, Professor of Economics Emeritus, Evergreen State College

Jeff Faux, Distinguished Fellow, Economic Policy Institute

Sujatha Fernandes, Professor, Department of Sociology and Social Policy, The University of Sydney

Kevin Gallagher, Director, Global Development Policy Center, Boston University

Daphne T. Greenwood, Professor of Economics, University of Colorado-Colorado Springs

Mary C. King, Professor of Economics Emerita, Portland State University

Gabriele Köhler, Independent Development Consultant

Michael A. Lebowitz, Professor Emeritus, Economics Department, Simon Fraser University

Stephan Lefebvre, Assistant Professor, Bucknell University

Arthur MacEwan, Professor of Emeritus of Economics, University of Massachusetts Boston

Ann Markusen, Professor Emerita, Humphrey School, University of Minnesota

Michael Meeropol, Professor Emeritus of Economics, Western New England University

Lara Merling, Policy Advisor, ITUC

Mritiunjoy Mohanty, Professor, Indian Institute of Managment Calcutta, Kolkata, India

Isabel Ortiz, Director, Global Social Justice Program, IPD, Columbia University

Mustafa Özer, Professor, Anadolu University

Christian Parenti, Associate Professor of Economics, John Jay College, CUNY

Mark Paul, Assistant Professor of Economics, New College of Florida

Alicia Puyans, Economics Ptoffeso Facultad Latinoamericana de Ciencias Socialed

Miriam Rehm, Professor, University of Duisburg-Essen

Joseph Ricciardi, Associate Professor of Economics, Babson College

C. Saratchand, Assistant Professor, Department of Economics, Satyawati College, University of Delhi

Saskia Sassen, The Robert S. Lynd Professor of Sociology, Columbia University

Max B. Sawicky, Senior Research Fellow, Center for Economic and Policy Research

Stephanie Seguino, Professor of Economics, University of Vermont

Rolph van der Hoeven, Professor, Erasmus University, The Netherlands

Irene van Staveren, Professor of Pluralist Development Economics, International Institute of Social Studies of Erasmus University Rotterdam

Matías Vernengo, Professor, Bucknell University

Scott Weir, Economics (retired), Wake Technical Community College

John Willoughby, Professor, Department of Economics, American University

John Womack Jr., Robert Woods Bliss Professor of Latin American History and Economics, emeritus, Harvard University

 

(Traducción por Francesca Emanuele.)

 

https://www.alainet.org/es/articulo/210862
Donaciones

Clasificado en

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS