La farsa y la agenda diabólica detrás del “confinamiento mundial”

12/06/2020
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
restaurante-vacio.jpg
-A +A

Nota del Editor: Este artículo fue publicado por primera vez el 1 de mayo de 2020.

 

Primero viene la farsa, un gobierno (casi) universal miente a lo largo y ancho del mundo sobre un virus mortal, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) denominó COVID-19.

 

La decisión de un confinamiento mundial (que provocó el colapso de la economía), se tomó durante el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos, realizado del 21 al 24 de enero de 2020.

 

El 30 de enero, la OMS declaró al COVID-19 como una “emergencia de salud pública de preocupación internacional” (PHEIC, por sus siglas en inglés). En ese momento, solamente había 150 casos conocidos de COVID-19 fuera de China. Por lo cual, no había para declarar una pandemia. El 11 de marzo, el Dr. Tedros, director general de la OMS, convirtió la declaración de emergencia en una pandemia. Esto dio luz verde para comenzar a implementar “el Plan”.

 

La pandemia era necesaria como un pretexto para detener y colapsar la economía mundial junto con su tejido social.

 

No es coincidencia. Hubo una serie de eventos preparatorios, todos apuntaban en dirección de un desastre histórico monumental en escala global. Comenzó por lo menos desde hace 10 años, probablemente mucho antes, con el infame Informe Rockefeller 2010, que describió la primera fase de un monstruoso Plan, llamado escenario “Lock Step”. Entre los últimos eventos preparatorios para la “pandemia” estaba el Evento 201, celebrado en Nueva York el 18 de octubre de 2019.

 

El evento fue patrocinado por el Centro Johns Hopkins para la Salud Pública, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Foro Económico Mundial, el club de los ricos y poderosos que se reúne cada mes de enero en Davos, Suiza. También participaron diversos grupos farmacéuticos (involucrados en vacunas), así como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y China.

 

Uno de los objetivos del “Evento 201” era la simulación por computadora de una pandemia de coronavirus. El virus simulado se llamó SARS-2-nCoV, después conocido como 2019-nCoV. Los resultados de la simulación fueron desastrosos, mataron a 65 millones de personas en 18 meses y hundieron al mercado bursátil en más de un 30%, lo que provocó desempleo y quiebras incalculables. El escenario que ahora estamos viviendo es el comienzo.

 

El escenario “Lock Step” contempla una serie de eventos espantosos e inquietantes del “Plan” que implementará la llamada Agenda ID2020, una creación de Bill Gates, completamente integrada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas 2030 (también llamada Agenda 2030, la agenda oculta desconocida para la mayoría de los miembros de la ONU), la misma fecha objetivo para completar la Agenda ID2020.

 

Aquí, solamente algunos puntos clave de lo que el mundo está viviendo ahora y lo que está por venir si no lo detenemos -que demuestran cómo se ha planeado esta farsa criminal. Los puntos clave de este escenario son:

 

  • Un programa masivo de vacunación, probablemente de carácter obligatorio: El sueño de Bill Gates es crearlo y vacunar a 7,000 millones de personas.

 

  • Reducción masiva de la población, un plan eugenésico, en parte a través de la vacunación y otros medios (Ref. Bill Gates, “si estamos haciendo un buen trabajo de vacunación, podemos reducir la población mundial entre un 10 y un 15%”. Véase “Innovando hacia ¡Cero!”, discurso en la conferencia anual TED2010, Long Beach, California, 18 de febrero de 2010).

 

 

  • Una identificación electrónica para cada persona, en forma de nano chip, posiblemente inyectada junto con la vacuna obligatoria. Este nano chip podría portarse de forma remota con todos los datos personales.

 

  • Dinero digitalizado, ya no más dinero en efectivo.

 

  • Lanzamiento mundial de un sistema 5G, más tarde 6G.

 

Estamos frente al control absoluto de cada individuo en el planeta. Se vende al público como “Internet de las cosas” (TIT, por sus siglas en inglés), lo que significa autos sin conductor, equipos de cocina robotizados, inteligencia artificial (IA) para la producción y entrega de todo tipo de mercancía. Lo que no se dice es cómo los humanos serían marginados y esclavizados.

 

Para llevar adelante este plan maestro, se necesitan ondas electromagnéticas de alta frecuencia. Para ello, el despliegue de un sistema 5G es imprescindible, sin importar el impacto en la salud de los seres humanos, la fauna y la flora, sin importar su influencia en las infecciones virales como el COVID-19.

 

La OMS permanece en silencio, aunque admite que no se ha realizado ningún estudio oficial independiente sobre los peligros del 5G y los campos electromagnéticos en general. ¿Esto significa que la OMS ha sido cooptada por grandes y poderosos intereses? – Cabe destacar que, a diferencia de otras agencias de la ONU, la Fundación Rockefeller (RF) creó a la OMS en 1948 – véase The Lancet. También vale la pena destacar que aproximadamente la mitad del presupuesto de la OMS proviene de fuentes privadas, principalmente de la industria farmacéutica, pero también de otras, como los gigantes de las telecomunicaciones.

 

Es el antecedente para comprender cómo se están planeando las cosas. Que puede ayudar a atar los cabos para lo que viene.

 

También puede ayudarnos a entender lo que está pasando en este momento, en la primera fase del escenario “Lock Step”. Es la naturaleza criminal del “Estado Profundo” (‘Deep State’) al desnudo.

 

No importa el colapso del mercado de valores. Es el síndrome de un especulador, los riesgos de las personas ricas, ya que el mercado de valores es un invento occidental para jugar con el capital y las ganancias de capital en detrimento de los trabajadores, cuyas vidas dependen de trabajar ese capital. Son los primeros en irse, cuando el “gran dinero” (‘Big Money’) pide una fusión, o una bancarrota.

 

Ahora, la cuarentena casi universal y justificada por NADA, el cierre total de todos los negocios, pequeños o grandes -restaurantes, construcción, turismo, ferreterías pequeñas y grandes, panaderías, líneas aéreas, transporte- cadenas de suministro interrumpidas -fábricas, procesamiento de alimentos- sigue y sigue.

 

En el Norte global, hasta un 90% de las transacciones comerciales provienen de pequeñas y medianas empresas (pymes). Casi todos están cerrados ahora. Dos tercios o más de ellos puede que nunca más vuelvan a abrirse. Los empleados y trabajadores son despedidos, o reducen su trabajo a tiempo parcial, lo que implica un pago a tiempo parcial, con la necesidad de mantener a sus familias. Se instalan la pobreza y la desesperación y se vuelven desenfrenadas. No hay futuro a la vista. Las tasas de suicidio aumentarán, basta con ver Grecia durante la crisis de 2008/2009, y hasta diez años después, familias rotas, ejecuciones hipotecarias, familias expulsadas de sus departamentos porque ya no podían pagar las rentas. La miseria callejera se normaliza, solo que ahora nadie puede dar limosna.