• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Triunfo venezolano en la batalla sobre el puente Bolívar

Opinión
28/02/2019
frontera_venezuela_colombia.png
-A +A

La batalla sobre el puente Bolívar en la frontera entre Venezuela y Colombia, cerca de Cúcuta el fin de semana pasado, fue una clara victoria para el gobierno bolivariano sobre EEUU y sus aliados. En otros puntos fronterizos los venezolanos también contuvieron la agresión norteamericana. El resultado, sin embargo, no significa que la guerra ha terminado. Al contrario, todo indica que apenas se inicia.

 

Desde la Casa Blanca, el presidente Donald Trump, anunció que había logrado su objetivo que era dar a conocer al mundo su decisión de acabar con el gobierno bolivariano en Caracas. En efecto, el espectáculo del lado colombiano sobre el puente Bolívar incluyó música, fuegos artificiales y actos circenses de toda índole. En cambio, del lado venezolano una Guardia Nacional se mantuvo con orden y disciplina evitando caer en las provocaciones de los especialistas norteamericanos.

 

Las agencias de noticias de Nueva York tergiversaron todos los hechos para divulgar versiones que tenían como objetivo desprestigiar al gobierno venezolano. Inventaron muertos, incendios de mercancías y la deserción de soldados venezolanos hacia Colombia. La táctica de los asesores de Trump no es derrocar en este momento al presidente Nicolás Maduro. El objetivo inmediato de Washington es presentar a Maduro como un hombre que no merece el respeto de su pueblo ni de los pueblos del mundo. Poco a poco pretende acabar con la imagen de un hombre que ha impulsado políticas sociales en su país y que ha elevado la participación de los sectores populares en la vida política de ese país. EEUU también ha aplicado políticas de estrangulación económica que está afectando a toda la población del país.

 

La última carta de Trump que no descarta, como siempre informa por televisión, es la ‘opción militar’. Los países latinoamericanos le han dicho a Trump que no lo acompañarán en esa aventura. Las fuerzas armadas de EEUU tampoco tienen interés en embarcarse en una guerra con Venezuela. Sería una conflagración larga y costosa para EEUU. Sería mucho más onerosa en vidas humanas y destrucción para Venezuela. En última instancia, la decisión por la ‘opción militar’ por parte de Trump depende de su campaña política que ya se inició y culmina en noviembre de 2020.

 

Todos los presidentes norteamericanos, con pocas excepciones, han utilizado la guerra en el extranjero como un elemento que les ayuda promover una imagen de fuerza y determinación. Son los casos de Obama, hace poco, los dos Bush – hijo y padre – Clinton y Reagan, entre los últimos cinco presidentes. El año pasado, Trump lanzó unos misiles en Siria y los medios en EEUU lo celebraron como un gran triunfo. Sin embargo, para que la guerra brinde beneficios político-electorales, el ocupante de la Casa Blanca tiene que medir bien el tiempo y el lugar para desplegar sus fuerzas. Hay que recordar que la invasión ordenada por Bush padre contra Panamá en 1989 no le ayudó en su campaña que finalmente perdió frente a su contrincante, Bill Clinton.

 

No hay que olvidar, además, que Trump se enfrenta a un ‘establishment’ (compuesta por una oligarquía financiera) que lo considera un usurpador e improvisado. La guerra contra Venezuela la inició Bush hijo apenas llegó a la Presidencia en 2001. Orquestó el golpe fallido contra el Presidente Hugo Chávez en 2002 y acosó al líder bolivariano durante 8 años (2001-2009). Obama siguió por otros 8 años más (2009-2017). Este incluso decretó a Venezuela como un “peligro para la seguridad nacional” de EEUU. La declaración le da poderes al presidente de EEUU para atacar económica y militarmente a Venezuela. Todos los presidentes – Bush, Obama y Trump - contaban y siguen contando con una cómoda mayoría en el Congreso de EEUU para actuar contra Caracas. El ‘establishment’ y los partidarios de Trump coinciden, hasta ahora, en su apreciación de que América latina es su ‘patio trasero’ y pueden hacer lo que consideran mejor para sus intereses. Pero puede suceder un fenómeno similar a la muralla en la frontera entre EEUU y México que se convirtió en un problema (‘issue’) político-electoral que transformó el panorama interno que divide los intereses del poder económico y de los dos grandes partidos políticos del país del norte.

 

El interés de EEUU son los yacimientos petrolíferos de Venezuela. Trump lo ve como un buen negocio. El establishment lo considera una carta en el enfrentamiento geopolítico mundial. La batalla del puente Bolívar puede evolucionar hacia nuevos escenarios. La guerra no ha terminado.

 

28 de febrero de 2019

 

- Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA)

http://marcogandasegui2017.blogspot.com/

www.salacela.net

 

 

 

https://www.alainet.org/es/articulo/198467

Donaciones

Clasificado en

Clasificado en: