• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
3 de diciembre

"Dia Mundial del no uso de Agrotoxicos"

Análisis
03/12/2018
dra_graciela_vizcay.jpg
Dra Graciela Vizcay Gomez recorriendo Remember Bhopal Museum
-A +A

Bhopal, India.- "Era un desafío visitar el lugar de la catástrofe. Ya no es suficiente sentarme con mi laptop a escribir sobre adelantos y retrocesos normativos o demandas judiciales contra las empresas de agrotóxicos. No se resuelve nada en un congreso, en una charla o una entrevista cuya finalidad es solo difundir. Hace falta informar más sobre lo que nos acecha. Hace falta más empatía con los afectados en los juzgados. Hace falta hacer la diferencia y no activismo de repetición".

 

Lo que prosigue es una breve síntesis de párrafos, de lo que se imparte en un curso a ingenieros profesionales en el Instituto PDH-Pro, en Wellesley, Minesota, EEUU. como un caso de ética "La tragedia de Bhopal”, pero que sale del común cuando hablamos de esta catástrofe. Las personas son reales y puede leerse sobre ellos en el libro de Dominique Lapierre y Javier Moro, "Era medianoche en Bhopal", un preciado regalo recibido en Sierra de la Ventana, de un integrante de la Ong Ambiente Comarca. Ese libro me hizo viajar a Bhopal.

 

 -"Seguridad Primero”, fue un lema de Unión Carbide que se impartió a los aprendices, principalmente a través de un manual de 400 páginas en inglés con instrucciones detalladas para responder a emergencias. Sin embargo, el diseño final, lanzado en 1972, no incluía las mismas precauciones de seguridad y protección que se presentan en la planta del Instituto en West Virginia. Un manual que para 1984 nadie lo leía porque los pocos empleados sin conocimiento alguno del idioma inglés, jamás lo leyeron. Todo el personal capacitado dejo la fábrica, desmantelada para achicar gastos ante la caída de las ventas del veneno.

 

La planta en principio, fue vista como una gran bendición para los habitantes de Bhopal, que vivían en la pobreza extrema en las barriadas conocidas localmente como "bustees", o villas miseria, que rodeaban toda la superficie donde la planta se construyó más tarde. Aun hoy, esas villas siguen en el mismo lugar, ahora contaminado. El ingeniero de procesos con experiencia Warren Woomer fue enviado a Bhopal para dirigir la nueva planta. Hizo hincapié en la seguridad, especialmente en "el manual de MIC con sus cuarenta páginas de instrucciones" y en "solo almacenar una cantidad mínima de isocianato de metilo en el sitio".

 

Accidentes tempranos: Las primeras muertes en la planta fueron cinco vacas que vivían en una de esas villas lindantes: las vacas no solo son sagradas en la India, sino que también constituyen un activo económico y de salud. Fueron envenenadas por el agua que fluía de la planta. La comunidad también estaba contaminada. Unión Carbide (UCC) les pago a los aldeanos por la muerte de las vacas.

 

La primera muerte humana en la planta ocurrió cuando Mohammed Ashraf, un experimentado operador de mantenimiento en la unidad de fosgeno, un componente químico industrial utilizado para hacer plásticos y pesticidas. A temperatura ambiente (21 °C), el fosgeno es un gas venenoso Este componente fue utilizado ampliamente durante la Primera Guerra Mundial como un agente asfixiante (que afecta el sistema pulmonar).  Ashraf estaba cambiando una brida defectuosa. La planta no funcionaba, por lo que no había posibilidad de una fuga y no llevaba ropa protectora. El producto químico se filtró en su ropa. Saltó a la ducha pero se quitó la máscara antes de que todo el producto químico hubiera sido lavado. Murió agonizando durante dos días después, dejando una esposa y dos hijos pequeños. UCC definió este incidente como una violación de los procedimientos de seguridad que el difunto había sido entrenado para seguir, pero también declaró que "nunca se debe permitir que vuelva a suceder". Eso serian "las buenas practicas actuales", la culpa siempre es de la víctima.

 

Se produjo un tercer accidente cuando se rompió una junta en una tubería de MIC durante un mantenimiento, liberando el gas toxico. La planta fue evacuada. El viento no soplaba hacia las chozas de las villas, por lo que no hubo que lamentar víctimas.

 

Pero seguía la "reducción de costos".  En mayo de 1982, tres ingenieros estadounidenses de la planta del Instituto inspeccionaron la planta en Bhopal y descubrieron 60 violaciones a las normas de seguridad. Los ingenieros de la planta de Bhopal revisaron el informe con gran preocupación. Desafortunadamente, su líder consciente de la seguridad, Warren Woomer, estaba regresando a los Estados Unidos. Para satisfacer "la completa indianización de todas las compañías extranjeras" en India, un indio con "un impresionante historial académico y profesional", incluidos los títulos de ingeniería de la Universidad de Cambridge y el MIT, Jagannathan Mukund asumió la posición de dirigir la planta de Bhopal. a un gerente superior, DN Chakravarty, cuya única tarea era reducir costos. Chakravarty era químico, pero su experiencia era en la fabricación de baterías, no en una planta llena de químicos altamente tóxicos. Esto causó que uno de los principales ingenieros indios en la planta, Kamal Pareek, se lamentara diciendo: "sabíamos que la planta iba a ir al infierno". Los horarios de mantenimiento se alargaron. El acero inoxidable fue reemplazado por el acero al carbono. Ranjit Dutta, uno de los ingenieros originales en trabajar. en el proyecto de la planta de Bhopal, regresó a Bhopal desde donde trabajaba en Estados Unidos como vicepresidente de UCC, y visitó la planta. El sitio estaba en desorden. Alerto a sus superiores en UCC pero ellos lo ignoraron.

 

Si bien la planta nunca había producido más del 45% de su capacidad, en 1984 la instalación de Bhopal de UCIL producía menos de 1,000 toneladas, menos del 20% de su capacidad. Para el otoño de 1983, después de que Chakravarty se fuera, la fábrica estaba en una pendiente cuesta abajo. La producción se realizó según las necesidades. Entonces Mukund tomó la decisión de "cerrar el sistema de seguridad principal porque la fábrica ya no estaba activa, estos sistemas ya no eran necesarios". No se puede producir ningún accidente en una fábrica que ya no estaba funcionando”. Parte de este cierre incluyó el ahorro de costos mínimos al no refrigerar los tanques de MIC: el refrigerante se bombeó fuera del sistema y se usó en otros lugares de la planta. Las normas de seguridad de UCC insistieron en que estos tanques deberían mantenerse a 0° C. El flaretower (quemado de antorcha) también fue desconectado, al igual que el depurador de descontaminación. Finalmente, uno de los primeros y más dedicados, Kamal Pareek, se fue, pero no sin primero activar todo el sistema de refrigeración para enfriar los tres tanques de MIC hasta 0 ° C. El ambiente de trabajo de la planta de Bhopal toleraba la negligencia y la falta de conciencia de seguridad entre los trabajadores y gerentes. La moral de los empleados era baja porque la planta estaba perdiendo dinero. 

 

Señales de advertencia : Durante los cinco años anteriores al desastre de Bhopal, hubo veintiocho fugas de MIC en la planta del Instituto en West Virginia en EEUU, con una descarga de 7 toneladas de una mezcla de MIC / cloroformo al mes antes de la fuga de Bhopal. En un documento con fecha de septiembre de 1984, se alertó a Union Carbide sobre una serie de defectos en la planta del Instituto que pusieron en riesgo la seguridad de los empleados. La planta de Bhopal fue modelada después de esta planta. Esta información no se envió a Jagannathan Mukund, el director de la planta de Bhopal. Los tres tanques MIC subterráneos se mantuvieron presurizados utilizando gas nitrógeno.

 

El  21 de octubre de 1984, la presión en el tanque E610 de MIC disminuyó de aproximadamente 1,25 kg / cm2 a aproximadamente 0,25 kg / cm. Este tanque contenía alrededor de 42 toneladas de MIC que se habían fabricado ese mismo mes. Debido a la baja presión, el MIC no se podía bombear desde este tanque para la producción y tenía que ser expulsado del tanque E611. Luego, el 30 de noviembre, el tanque E611 también perdió presión debido a una válvula defectuosa que fue reemplazada. El tanque E610 no fue reparado. Más tarde, se descubrió que la falta de presión de nitrógeno permitía el ingreso de impurezas metálicas al tanque, lo que contribuyó significativamente al desastre posterior.

 

El desastre: En la tarde del 2 de diciembre de 1984, el Tanque 610 estaba casi lleno con 42 toneladas de MIC, el Tanque 611 contenía 20 toneladas y el Tanque 619 contenía una tonelada, aunque para las normas de seguridad especificadas deberían estar vacías. Ahora, a pesar del invierno en Bhopal, la temperatura ambiente más baja esperada era de solo 15 ° C. Los tanques no se estaban enfriando, por lo que la temperatura interna era de alrededor de 20 ° C. Esta cantidad de MIC almacenada fue una violación de todos los estándares de seguridad de UCC, ya que se almacenó por encima de 0 ° C. Si bien no parece haber ningún argumento de que el agua en los tanques MIC haya contribuido a una reacción descontrolada que conduzca a la fuga de gas, no existe un consenso sobre cómo el agua entró en los tanques. Union Carbide sostuvo que el agua fue colocada en los tanques como un acto de sabotaje por un "empleado de la planta descontento, aparentemente empeñado en estropear un lote de isocianato de metilo". Sin embargo, Union Carbide nunca ha mencionado ni acusado cargos contra esta persona. Una segunda versión y aparentemente más ampliamente informada de lo que sucedió esa noche es que un operador bombeo accidentalmente agua al tanque MIC durante un mantenimiento de rutina. Esta versión comienza cuando el operador de segundo turno, Rahman Khan, recibió instrucciones de limpiar algunas tuberías con agua. Estas tuberías habían desarrollado “una sustancia plástica llamada trímero” que se creó cuando el MIC reaccionó con el agua. Khan todavía era nuevo y no estaba familiarizado con esta tarea, pero siguió las instrucciones dejadas por otro empleado, solo faltaban un paso en estas instrucciones: necesitaba colocar discos sólidos llamados persianas de deslizamiento para bloquear el flujo hacia los tanques MIC. Comenzó a lavar las tuberías y lo anotó en el diario antes de irse al final de su turno.

 

Un operador del tercer turno notó la presión hacia arriba en el tanque E610. Desafortunadamente, no pudo obtener una lectura de temperatura debido a un circuito defectuoso que no había sido reparado. Su supervisor insistió en que no podía haber un problema porque la planta no estaba en funcionamiento, incluso ignorando los primeros olores a repollo hervido, el olor característico de la fuga de MMC. No fue hasta que vio que un géiser salía de una tubería rota. En este punto, entró en acción, tratando de llevar al departamento de bomberos para rociar el géiser y neutralizarlo, pero no pudieron acceder a él. Si se hubiera instalado un sistema de rociadores recomendado por los tres ingenieros norteamericanos, entonces podría haber hecho el trabajo. La única torre abocinada no estaba disponible debido al mantenimiento; faltaba una tubería. El depurador fue dado de baja. Y el viento soplaba hacia las casas pobres lindantes. La falta de presión de nitrógeno en el Tanque E610 permitió que ingresaran "impurezas metálicas" en el tanque desde la línea de nitrógeno, como lo demuestran las muestras tomadas durante la investigación. Se cree que estas impurezas metálicas se han mantenido como un catalizador para una "reacción de trimerización autoacelerada". Las altas temperaturas de esta reacción primaria conducen a la reacción secundaria que creó los químicos tóxicos.

 

 En resumen, se identificaron los siguientes eventos que condujeron al accidente:

 

1. La cantidad de operadores que manejan la unidad MIC se redujo a la mitad entre 1980 y 1984.

2. Los operadores tenían entrenamiento de seguridad inadecuado.

3. Los gerentes y los trabajadores de la planta tenían poca información sobre el potencial peligro de la planta, y no había planes de emergencia.

4. Cuando el tanque de almacenamiento E610 no presurizó el 21 de octubre de 1984, los gerentes no investigaron las causas del fallo.

5. Los operadores no colocaron la persiana deslizante para evitar que el agua ingrese al tanque de almacenamiento durante la operación de lavado.  

 

El accidente químico de Bhopal liberó a la atmósfera 42 toneladas de isocianato de metilo contenidas en una de las tres cisternas de la fábrica, pero aún quedaban intactas otras dos cisternas conteniendo 10 y 1 toneladas de MIC respectivamente, las cisternas E-611 y E-619. Después del desastre, el ingeniero Warren Woomer regresó a Bhopal. Todavía había MIC en los tanques. ¿Cómo podrían disponer de ello? Woomer tuvo la solución: convertirlo en Sevin. La planta volvió a funcionar, en medio de un circo político, el MIC restante se convirtió a Sevin. En el medio del caos y los muertos a esta última solución se la llamo "Operación fe"

 

Cifras: Se estima que entre 6.000 y 8.000 personas murieron en la primera semana tras el escape tóxico y al menos otras 12.000 fallecieron posteriormente como consecuencia directa de la catástrofe, que afectó a más de 600.000 personas, 150.000 de las cuales sufrieron graves secuelas.  

 

En 1989, la empresa aceptó indemnizar a las víctimas con 470 millones de dólares a condición de que las leyes del subcontinente se olvidaran del asunto. Esta cifra, seis veces inferior a la exigida por los demandantes, tomó como referencia los 3.828 fallecidos oficiales, cuando los forenses de Bhopal habían practicado 4.950 autopsias en los primeros 5 ó 6 meses siguientes al accidente.

 

Desde el 1999 al 2013 se han conducido muchos estudios independientes sobre el agua contaminada y los datos son aterradores: el nivel de mercurio ha llegado hasta 6 millones de veces por encima de lo que se esperaba; el nivel de tricloroetileno, un compuesto que afecta al desarrollo de los fetos, estaba más de 50 veces por encima del límite de seguridad; se han encontrado productos químicos ligados a la formación de cáncer, daños cerebrales y malformaciones infantiles; se ha detectado la presencia de MIC y de otras sustancias altamente tóxicas en la leche materna de las mujeres

 

Los daños causados a la salud mental de los supervivientes no fueron considerados motivo de resarcimiento económico, así como tampoco los hijos de las mujeres expuestas a los gases y que sufren retardo en el crecimiento físico y mental.

 

"Nuestra alarmante desgracia es que la ciencia tan primitiva se haya armado a si misma con la más moderna y terrible de las armas, y que al volverla contra los insectos se ha vuelto también contra la tierra" dice el último párrafo de la página 227, en el capítulo "El otro camino", del libro Primavera silenciosa de Rachel Carson. Esa alarmante desgracia en Bhopal, India, estuvo signada desde un principio, y no hubo otro camino. Pero pudo evitarse.-

 

- Dra Graciela Vizcay Gomez, ZERO BIOCIDAS, facebook ,  twitter  and youtube  

 

https://www.alainet.org/es/articulo/196913

Donaciones

Clasificado en