• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

40 años ALAI: El difícil (e imprescindible) oficio de articular

Opinión
02/05/2017
alai-40.jpg
-A +A

La Agencia Latinoamericana de Información (ALAI) ha dedicado buena parte de su existencia a aunar esfuerzos. Esfuerzos que, aún desde la inequívoca convicción común de que “otro mundo es posible” –imprescindible, ineludible, agregamos– se encuentran dispersos. Esa sostenida tarea de vinculación no ha sido espontánea, sino producto de una reflexión certera, adelantada a un tiempo de complejidad creciente, de multiplicación de diversidades y también, de trágica atomización y divergencia.

 

Por otra parte, en su producción comunicacional, ALAI ha potenciado la elaboración, reunión y conexión de contenidos con multitud de colectivos organizados, redes y medios de comunicación y ciudadanía activa. Esta vinculación desde lo plural hacia lo plural ha nutrido la discusión en la teoría y la práctica de la transformación social y ayudado a que mensajeros y destinatarios – en sentido reversible – se fortalezcan y cualifiquen.

 

Los múltiples tejidos acuñados en décadas han permitido que a su vez emerjan incalculables iniciativas bilaterales o multilaterales, producto de relaciones generadas alrededor de ese fogón común.

 

Para lograr su cometido, este impulso relacional ha debido atravesar múltiples disimilitudes, no sólo en lo conceptual, sino también en cuanto a las categorías organizacionales, las pertenencias y planos de trabajo. La conexión de lo general con lo particular y lo particular con lo general, en una suerte de estructuralidad superadora, marcan una vía de reflexión y acción en la que apenas nos encontramos en sus inicios.

 

La importancia del quehacer y la experiencia vinculante muestran hoy su vigencia, al proponerse como alternativa directriz ante un mundo en decadente desintegración, ante el individualismo, la apatía, la desolación, la inercia, la impotencia o la diferenciación estanca, todas ellas actitudes inconducentes.

 

El desafío de construir modelos incluyentes, renovadores, críticos y autocríticos; la apuesta de sumar sin restar, de potenciar sin acallar, de aportar sin imponer, de generar sin controlar; la imagen de hacer surgir lo común, no tan sólo desde una comunidad evidente, sino desde una intencionalidad querida y proyectada, muestran un camino que no se agota en lo meramente instrumental sino que apuntan a horizontes vitalmente necesarios en esta etapa difícil que atraviesa nuestra humanidad.

 

Desde el equipo de Pressenza, felicitamos a ALAI por sus cuarenta años de ferviente acción por la liberación de los pueblos y nos sumamos decididamente a esta correntada de creativa convergencia de la diversidad.

 

https://www.alainet.org/es/articulo/185178

Donaciones