• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

1990: Cronología de Macondo

Análisis
28/12/1990
rodrigo_borja_x_telegrafo_custom.jpg
Rodrigo Borja Cevallos
Foto: El Telégrafo
-A +A
 
En el año que quemamos, el presidente Borja continuó trabajando 16 horas diarias, piloteó tanques y manejó veleros. Jugó tenis con George Bush. Viajó a 8 países. De todo hizo, pero el Ecuador caminó para atrás. Crisis. Inflación. Pobreza. Sueldos de hambre. Narcotráfico y lavados de dólares. Delincuencia. Tortura. Hasta desaparecidos. El mapa del país se parece cada vez más a la figura del cangrejo.
 
ENERO
 
Por la austeridad, se sustituyó el champagne por el vino blanco en el saludo de año nuevo, en el Palacio de Carondelet. Iluminado, el Sr. Presidente se lanzó contra la dirigencia empresarial. “Se han vuelto vulgares politiqueros que tratan de hacer oposición con cualquier pretexto”. El año, al parecer, comenzaba con buenos augurios. Por fin un presidente criticaba a los poderosos. A lo mejor iba a tomar medidas prácticas para afectar sus intereses. Pero no. Posteriormente dijo pestes de los dirigentes indígenas y sindicales, y de los empleados públicos. En diciembre le tocó a una periodista. Dar palos de ciego –sin razón aparente- se constituyó en el estilo del Presidente Borja, lo que obviamente entorpeció el diálogo con los actores sociales que el mismo proclamó como norma de conducta de su gobierno.
 
En la segunda semana de este mes, el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Ramiro Larrea, ordenó la prisión preventiva de León Febres Cordero, dentro del juicio de los 150.000 dólares. Febres Cordero, sin embargo, no fue apresado por no haberse emitido la orden de captura.
 
La alcaldesa de Guayaquil Elsa Bucaram, luego del sangriento reparto de juguetes, continuó enyesada el cuello. Eso no le impidió enfilar sus baterías contra el ex – gobernador Jaime Nebot, a quien lo trató como “el ladrón de la perimetral”. Nebot respondió que a lo mejor se estaba refiriendo al “ladrón del cascajo”, en una clara alusión a Abdala Bucaram que continuaba autoexiliado en Panamá. Así, la campaña electoral ha comenzado.
 
FEBRERO
 
El Dr. Ramiro Larrea denunció el robo de documentos en el juicio que por peculado se seguía contra Febres Cordero. Este enjuició a Larrea, por supuestas irregularidades cometidas durante el proceso. El acusado arremetió contra el acusador.
 
Carlos Machuca, ex – comando de los grupos antiterroristas del ejército, reveló pormenores del rapto del banquero Nahim Isaías por parte de AVC y el M19, ocurrido en septiembre de 1985. Según Machuca, Febres Cordero ordenó que nadie quedara vivo durante el operativo, como en efecto   así ocurrió.
 
Desde su prisión en Estados Unidos, el general panameño Manuel Antonio Noriega volvió a ser noticia. La revista norteamericana Life reveló que Noriega participó en la muerte del ex – presidente Jaime Roldós y del general panameño Omar Torrijos. El Congreso ecuatoriano nombró una nueva comisión para que investigue el caso. Poco se avanzado para llegar a la verdad.
 
El 23 de febrero renunció Luis Eladio Proaño al cargo de secretario de comunicación social, el puesto más conflictivo del gobierno. “Se cometieron dos errores: uno, el del presidente Borja, al proponerme la SENAC, y el otro mío, al aceptarla”, dijo Proaño. Lo que quiere Borja no es un funcionario que actúe independientemente sino uno que obedezca. Pedro Saad entró en vez de Proaño y luego Leopoldo Barriga reemplazo de Saad que pasó a embajador en la URSS, luego de ser desautorizado por Borja.
 
MARZO
 
La campaña electoral para elegir 60 diputados y minorías de consejos provinciales y cantonales fue viento en popa. A última hora Jaime Nebot se afilió al Partido Social Cristiano. Los directores provinciales y candidatos de la Izquierda Democrática exigieron a su propio gobierno “el cese de las medidas económicas que desgastan la imagen del partido”. Borja, desde que asumió el poder, gobernó sin el partido y sin los diputados naranjas. Solo con un grupo de allegados que fue rotándolos por los puestos claves.
 
 Para el último día de marzo estuvo prevista la inauguración de un tomógrafo en el Hospital Vicente Corral Moscoso de Cuenca. Los internos rotativos, empero, se tomaron el hospital para llamar la atención sobre el calamitoso estado del centro de salud. Borja ordenó el desalojo de los “guambras revoltosos” mediante un operativo combinado de fuerzas especiales de la policía y el ejército. Luego de la violenta acción y cuando todavía olía a gases lacrimógenos, inauguró el bendito aparato contratado en el gobierno anterior.
 
ABRIL
 
El Republic Nacional Bank of Miami, del grupo económico Isaías, fue sometido a investigación en Estados Unidos por su (presunta) vinculación con el lavado de narcodólares, según señaló una publicación norteamericana. Todo el año se insistió sobre el incremento de las actividades de narcotráfico y de lavado de dólares en nuestro país. El Congreso aprobó una ley anti-narcóticos y nombró una comisión para que investigue el blanqueo de dineros provenientes de la droga. Ningún medio de comunicación se atrevió a dar nombres de los bancos, pese a que ello era vox populi.
El Tribunal de Garantías Constitucionales nombró al socialista Fernando Guerrero como superintendente de Bancos. Se cuestionó el procedimiento y finalmente fue ratificado por la mayoría gobiernista del Congreso. Guerrero fue expulsado del Partido Socialista Ecuatoriano y luego destituido como superintendente por la mayoría parlamentaria de Averroes Bucaram por haber dicho que el “Congreso es una vergüenza”.
 
MAYO
 
El radiodifusor socialcristiano Vicente Arroba Ditto atacó a bala y dejó mal herido al periodista Gabriel Pin. Pese a ser un delito flagrante, Arroba no fue apresado ni el juicio tuvo agilidad. Los jueces dijeron que se trató de una herida “leve”. Pin todavía tiene alojada la bala en el pecho y expresó que no se la sacará para demostrar lo contrario.
 
Para el 15 de mayo estuvo previsto un diálogo entre Borja y los dirigentes sindicales y laborales. No asistió el FUT. Pedro Saad, secretario de la administración calificó a esta actitud como una grosería. 
 
El 28 de mayo, indígenas representantes de organizaciones agrarias en conflicto se tomaron la Iglesia de Santo Domingo. Se inició así el levantamiento indígena que sacudió los cimientos mismos de la sociedad y dio mucho que hablar durante el segundo semestre de 1990.
 
JUNIO
 
Discrepancias profundas se produjeron en Alfaro Vive Carajo que condujeron finalmente a su división. Un sector proclamó su decisión de entregar las armas y convertirse en partido político. Otro, en cambio, se pronunció contra la “línea colaboracionista” y anunció su retorno a las armas.
 
Escépticos –y más por obligación- los ecuatorianos votamos el 17 de junio. El gran goleado fue el partido de gobierno: de 30 diputados rebajó su cuota a 14, aunque Borja se niega a ver la realidad. “La derrota no es tan apabullante como se juzga”, señaló. Los votos del descontento se repartieron entre socialcristianos (16 diputados), roldosistas (11 diputados) y socialistas (7 curules).
 
El Ejecutivo pasó a gobernar en condiciones diferentes y tuvo que enfrentar a un Congreso opositor.
 
JULIO
 
Aprovechando los últimos días de control sobre el Plenario de las Comisiones Legislativas Permanentes, el régimen envío un proyecto sobre el régimen de maquila y tiempo parcial que fue aprobado inmediatamente. El Plenario aprobó además la ley de defensa del consumidor. 
 
El 11 de julio se desarrolló la tercera huelga nacional contra Borja que, pese a la crisis y la política anti-laboral del gobierno, no logró la resonancia de años anteriores.
 
El 18 de julio el dúo Abelardo Pachano-Jaime Morillo (presidente de la Junta Monetaria y gerente del Banco Central, respectivamente) se alejó de sus funciones. Pachano se mostró satisfecho de su labor aunque la política gradualista que impulsó ha dejado una secuela de recesión y hambre. Para reemplazar a Pachano y Morillo, el presidente Borja movió varias fichas: Andrés Vallejo pasó del Ministerio de Gobierno a la Junta Monetaria, César Verduga del Ministerio del Trabajo al de Gobierno, Eduardo Valencia, del BEDE al Banco Central.
 
El almirante Hugo Unda, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, se pronunció por el voto para los militares “en vista de la profesionalización alcanzada por las tres ramas de las FF.AA.”. El proyecto causó polémica y el ministro de Defensa, Gral. Jorge Félix Mena, se apresuró a aclarar que las afirmaciones de Unda fueron hechas a título personal.
 
Un informe de los asesores del Comando Conjunto de las FFAA dio a conocer un supuesto plan subversivo en el movimiento indígena, cuyo objetivo sería crear un Estado paralelo en la Amazonía. Las FFAA, luego del levantamiento, militarizaron y se trazaron un plan de control social y político de las comunidades.
 
AGOSTO
 
En 10 de agosto, el Congreso mostró una gran dispersión de fuerzas al momento de elegir sus dignidades, pero la derecha se alzó con el santo y la limosna. El “ladrón del cascajo” y el “ladrón de la perimetral” establecieron un pacto de agache en torno al reparto de la troncha y se unieron con liberales y cefepistas para colocar en la presidencia a Averroes Bucaram y a Flavio Torres en la vicepresidencia.
 
Abdala Bucaram y León Febres Cordero fueron declarados inocentes por una justicia que finalmente claudicó ante las amenazas de reorganización por parte de la mayoría derechista del Congreso.
 
Rodrigo Borja dio un plazo de cinco días para que el radiodifusor y diputado socialcristiano, Vicente Arroba Ditto, demuestre que su denuncia de que un “hermano del presi” estaría involucrado en un contrabando de armas. “Si lo hace, presentaré mi renuncia ante el pueblo, si no lo hace (…) dispondré la inmediata cancelación de la frecuencia de Radio Sucre”. Arroba no pudo comprobar su denuncia y Borja clausuró la emisora.
 
SEPTIEMBRE
 
Continuó la pugna Congreso-Ejecutivo. El Congreso destituyó al Superintendente de Bancos, Fernando Guerrero, derogó el alza de los combustibles y comenzó a discutir la reorganización de la Corte Suprema de Justicia y de otros tribunales. “Esa gavilla de maleducados no me van a amedrentar”, dijo Borja. “Borja está hablando como Febres Cordero”, comentó el ex – presidente Carlos Julio Arosemena.
 
OCTUBRE
 
El Congreso declaró culpable a Juan Neira, ministro de Obras Públicas, por las irregularidades cometidas en la construcción de la carretera Cuenca-Molleturo-Naranjal y por los sobreprecios pagados en los puentes de la vía perimetral de Guayaquil.
 
La mayoría del Congreso aprobó una resolución mediante la que dejó insubsistente a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Empleados judiciales se declararon en paro.
 
Los diputados roldosistas provocan bochornosos incidentes en el Congreso. Edison Villamagua le lanza un cenicero al conservador Alberto Dahik. Los diputados Jacobo Bucaram y Carlos Valle golpean por la espalda y en el suelo a Vladimiro Álvarez y Jamil Mahuad. “Mis hermanos defendieron su honor como varones”, dice Abadala Bucaram, quien es amnistiado por el Congreso que dirige su primo Averroes.
 
El ministro de Gobierno, César Verduga, demostró su capacidad de maniobra.  En pocos días logró desmoronar la mayoría populista-derechista con la deserción de Humberto Delgado (CFP), Ricardo Bowen (liberal) y Homero López. Posteriormente se sumaría el diputado del cenicerazo: Edison Villamagua.
 
Se formó una nueva mayoría legislativa con el Socialismo, la Izquierda Democrática, la Democracia Popular, el Frente Amplio de Izquierda, el Frente Radical Alfarista y el Partido Conservador que destituyó a Averroes Bucaram y nombró a Edelberto Bonilla como presidente del Congreso.
 
Averroes dijo que solo muerto lo sacarían de la Presidencia del Congreso. Ante la presencia de la policía le faltaron piernas para salir corriendo del recinto legislativo. 
 
El Congreso enjuició y censuró al ex-ministro de Gobierno, Andrés Vallejo, por encubrir la desaparición de los hermanos Restrepo. La derecha, en cambio, lo acusó de no haber reprimido con suficiente energía al movimiento indígena.
 
NOVIEMBRE
 
La Izquierda Democrática pactó con el Partido Liberal. A cambio de tres votos en el Congreso el gobierno cedió a los liberales la presidencia del BEDE, INECEL, embajadas.
 
Gobierno ordenó desalojar varias haciendas que fueron tomadas por los indígenas. Intervienen grupos paramilitares que siembran terror y muerte.
 
DICIEMBRE
 
Paro en los hospitales. Huelgas de trabajadores. Paros en Chimborazo, Loja, Esmeraldas. El descontento se extiende. El año se termina. Lo que no podemos quemar es la esperanza.
 
Publicado en el semanario Punto de Vista # 449-450, 28-12-1990, Quito Ecuador
 
 
https://www.alainet.org/es/active/77035

Donaciones

Clasificado en