Dice viceministro venezolano:

Estados Unidos cree tener "misión mesiánica" contra el comunismo

20/04/2020
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
carlos_ron_martinez.jpg
Carlos Ron Martínez, Vice-chanceler para América do Norte
Foto: Sul21
-A +A

Venezuela ha sido blanco de una serie de amenazas por parte del gobierno de los Estados Unidos. Desde que el presidente Barack Obama decretó el país en 2015 como una "amenaza inusual para la seguridad de Estados Unidos", se han aplicado una serie de medidas coercitivas que caracterizan el bloqueo económico.

 

El gobierno de Trump mantuvo su postura agresiva y, en mayo de 2018, el gobierno bolivariano declaró al Encargado de Negocios de Washington, Todd Robinson, como "persona non grata" en territorio venezolano.

 

El anuncio se produjo poco después de que la Casa Blanca no reconociese el proceso electoral que reeligió a Nicolás Maduro como presidente y emitió nuevas sanciones económicas contra el país.

 

En respuesta, la administración Trump dio 72 horas para que todos los funcionarios venezolanos saliesen de Washington.

 

En marzo de 2020, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos denunció al jefe de Estado venezolano y a otras 12 personas por presuntos delitos de tráfico de drogas, lavado de dinero y tráfico de armas. Incluso sin proporcionar evidencia, el Fiscal General William Barr anunció una recompensa de $ 15 millones por la “captura” de los acusados.

 

El 1 de abril, el Secretario de Estado, Mike Pompeo y el enviado especial para Venezuela, Eliott Abrams, anunciaron el "Marco Democrático para Venezuela", una propuesta para un gobierno de transición y un llamado a elecciones para finales de 2020. El documento preveía la formación de un Consejo de Estado que administraría el país de manera provisional, sin el presidente Nicolás Maduro, sin el diputado Juan Guaidó y con el apoyo de las Fuerzas Armadas. A cambio, Estados Unidos levantaría progresivamente las sanciones contra Venezuela.

 

En el mismo mes, el presidente Donald Trump anunció el inicio de una operación militar antidrogas en el Mar Caribe. A pesar de que alrededor del 80% del flujo del narcotráfico cruza la costa occidental del Océano Pacífico, a lo largo de la costa de Ecuador y Colombia, las flotas estadounidenses rodearán el lado oriental, bloqueando la costa venezolana. El conjunto de medidas adoptadas en las últimas semanas acentúa las tensiones entre Caracas y Washington.

 

Carlos Ron Martínez, era el Encargado de Negocios de Venezuela en los Estados Unidos desde 2017. Hoy, ya en Caracas, se desempeña en el gobierno bolivariano como viceministro de Relaciones Exteriores para América del Norte.

 

En una entrevista con Brasil de Fato, habló sobre la política exterior venezolana, la relación con el gobierno de Estados Unidos y el futuro de la administración Trump.

 

Brasil de Fato: ¿esta nueva propuesta de gobierno de transición para Venezuela, anunciada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, sin el presidente Nicolás Maduro y sin el diputado opositor Juan Guaidó, es una prueba de que la narrativa de Guaidó como autoproclamado presidente se ha agotado?

 

Carlos Ron Martínez: Ciertamente él se ha debilitado en el último año. De hecho,  él nunca tuvo la fuerza que los Estados Unidos esperaban que tuviese. Lo que ellos proponen es inconstitucional. Hay un Consejo de Estado en la Constitución, pero es diferente a lo que proponen.

 

Además, le están diciendo a una parte de la población venezolana que ya no pueden ser gobierno, que ya no necesitan respetar las elecciones de 2018. En otras palabras, debemos rendirnos porque ellos quieren que lo hagamos. Parece una película de vaqueros. "Ofrecemos $ 15 millones de dólares por su cabeza, usted deja el gobierno y todo va a estar bien". No es así.

 

Es un irrespeto hacia la población venezolana y nuestro sistema democrático.

 

Si usted suma todo lo que está señalando, es el resumen de lo que ellos han estado anunciando desde marzo, que es la campaña de "máxima presión". Es importante entender el contexto de allá. Ellos tienen elecciones en noviembre y un estado que es clave para la victoria de Trump es Florida, donde residen muchos venezolanos opositores. Incluso muchos que quienes huyeron de Venezuela a los Estados Unidos con el dinero que robaron, personas involucradas en actos de terrorismo. Esa es la base, tienen mucho dinero y pueden apoyar a un candidato en los Estados Unidos.

 

Trump está intentando obtener ese apoyo y ahora más con la salida de Bernie Sanders de la disputa. Sanders, quien se autodefinía como socialista, tenía mucho rechazo en esa base electoral que les comento, pero Biden es otra cosa, él tiene mucha receptividad en Florida.

 

La otra cosa que creo que es clave para entender lo que está sucediendo es que están tomando estas medidas en medio de una gran crisis de coronavirus. Ellos no tienen respuestas.

 

Además, quien dirige la política exterior para América Latina en los Estados Unidos es un grupo que, en cierto modo, está vinculado a la política anticubana. Maurício Claver-Carone, en el Consejo de Seguridad Nacional, Marcos Rubio, en el Congreso, John Barsa, en USAID, esa agencia de los Estados Unidos que financia a las ONG que llevan a cabo trabajo político en Venezuela. Es este grupo el que ve el momento político que tanto han necesitado para atacar a Venezuela. Piensan que Venezuela no puede atacar la pandemia y la presión de los Estados Unidos al mismo tiempo.

 

Es muy interesante en la cultura de los Estados Unidos, creer en el “destino manifiesto”, pensar que tienen una misión mesiánica. Creen que su misión es acabar con el comunismo en América Latina, por lo que derrocarán a Venezuela, Cuba y todo lo que sea rojo, porque todo lo que es rojo es comunista.

 

Recientemente se publicó una carta del embajador en los Estados Unidos, designado por Guaidó, Carlos Vecchio, solicitando una reunión con Craig Faller, comandante del Comando Sur - brazo del Pentágono que controla las bases militares estadounidenses en América del Sur. Esa reunión podría indicar que hay alguna articulación paralela de Guaidó con los militares?

 

Ellos ya han celebrado varias reuniones con el Comando Sur. Creo que es un intento de trabajar conjunto. La estrategia de los Estados Unidos ha sido clara. Y cuando hablo de Estados Unidos, también me refiero a este grupo de Guaidó, porque no hay una división clara entre ellos.

 

El interés es promover una rebelión dentro de las Fuerzas Armadas. Ellos creen que podrían convencer a FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana). Incluso dentro del plan de transición, una de las cosas que comentan es la posibilidad de levantar las sanciones que existen sobre los funcionarios que abandonen el gobierno de Maduro.

 

Esto no está  funcionando, porque además es bastante contradictorio. Porque un día dicen que serán acusados de narcotráfico, al día siguiente dicen que pueden levantar las sanciones contra estas personas, pero no puede suprimir los cargos por tráfico de drogas.

 

Creo que lo que el grupo Guaidó está intentando afinar esta estrategia. Tienen gente trabajando en ello. Ivan Simonovis, quien en 2002 participó en el golpe de Estado contra el presidente Chávez, huyó a los Estados Unidos y ahora coordina una especie de comisión de seguridad con Vecchio.

 

¿Ustedes creen que existe la posibilidad de que la Casa Blanca abandone la táctica de guerra híbrida para llevar a cabo un ataque militar contra Venezuela? ¿Podría la activación de los mecanismos del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar) y el operativo antidrogas de los Estados Unidos sugerir este asedio militar?

 

Las amenazas siempre han estado ahí. Trump dice que tiene una opción militar para Venezuela. Todos han señalado que todas las opciones están sobre la mesa.

 

Si tienes fuerzas militares cerca, siempre existe la posibilidad de que algo suceda. No creo que lo estemos en este momento, pero no podemos descartar que sea una posibilidad, porque no están actuando de manera racional.

 

También es histórico que cuando Estados Unidos sienta una presión interna muy fuerte, va a la guerra fuera del país para tratar de distraer. La invasión de Irak fue una distracción, la invasión de la ex Yugoslavia y tantos otros casos. Nosotros nos preparamos. Tenemos una Fuerza Armada que siempre ha estado preparada para esto, para defender el país.

 

Algunos analistas señalan que un posible escenario por la crisis d la pandemia es que Trump suspenda las elecciones presidenciales, tal como ya se suspendieron las elecciones primarias, y que aprovecharía este extenso período de gobierno para avanzar en un régimen autocrático. ¿Qué evalúa usted?

 

Creo que sería difícil suspender el proceso electoral, pero nuevamente, Nada tiene precedentes. Para Venezuela realmente da lo mismo. Porque los ataques contra Venezuela comenzaron con la administración de Obama.

 

Cuando no sea el presidente quien asuma la política más agresiva, tendremos otras personas que son enemigas del proceso democrático venezolano.

 

Esperamos que el pueblo estadounidense pueda expresarse democráticamente, que pueda cambiar lo que considere necesario en el gobierno y que cambien esta actitud agresiva contra Venezuela y contra varios países.

 

La reciente dimisión del comandante de la base de portaaviones nuclear Theodore Roosevelt sugiere un desacuerdo entre la Casa Blanca y el Pentágono. ¿Cree que hay alguna divergencia entre el estado profundo en las acciones contra Venezuela?

 

Ojalá. Creo que debe haber personas dentro de las Fuerzas Armadas, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, que entienden lo que significaría abrir un conflicto militar contra Venezuela.

 

Abrir un frente como este en Venezuela sería muy peligroso para el resto de la región. Tienen el discurso de que tenemos una crisis migratoria que afecta al resto de la región, pero una crisis migratoria existiría si desencadenan la violencia contra el país. Observa lo que se vive en Colombia. Aquí en Venezuela recibimos a millones de colombianos obligados a huir de la guerra civil.

 

La información que recibimos de allí es que los militares han tratado de frenar a estos actores políticos que solo están pensando en la estrategia electoral en Florida, el “destino manifiesto”, en esa película de la Guerra Fría que ellos creen que deben culminar.

 

Es importante que el pueblo de los Estados Unidos exija que estos recursos que ahora podrían usarse para combatir la pandemia no se gasten en una agresión contra Venezuela, en una falsa política antinarcóticos.

 

Una hora de vuelo de estos aviones de radar que se usan cuesta aproximadamente 39 mil dólares, mientras que un día de operación de los respiradores que se usan para cuidados intensivos genera un gasto de 2 mil dólares. ¿Por qué no invertir ese dinero en eso en lugar de hacer este espectáculo?

 

El ministro Jorge Arreaza ya denunció que estaban impidiendo la entrada de barcos con gasolina o productos químicos para la refinación de petróleo. ¿Cuáles son los impactos reales de esta operación antidrogas?

 

Nuestro petróleo necesita pasar por un proceso químico que utiliza sustancias importadas para poder generar gasolina como resultado.

 

Ellos [la administración Trump] confesaron que están presionando a muchas compañías para que no transporten estos productos químicos hasta aquí. Gran parte del problema que tenemos con la gasolina se debe a que Estados Unidos ya tiene un bloqueo de estos componentes.

 

Tenemos cooperación con otros países, pero es necesario comprender que todo nuestro sistema fue creado para suministrar petróleo a los Estados Unidos.

 

Todas las refinerías de Venezuela están diseñadas para enviar petróleo a las refinerías del Golfo de México, de Louisianna y para que el producto final sea de los Estados Unidos. Por lo tanto, es mucho más difícil para nosotros revertir esta dependencia, porque la estructura fue planificada así.

 

En este sentido, ¿cómo reanudar CITGO - sede de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en los Estados Unidos?

 

Legalmente tenemos algunas acciones que la Procuraduría General de la República está llevando a cabo en el exterior.

También creemos que necesitamos avanzar en el diálogo político interno para que esta oposición que está en el control político de CITGO devuelva la compañía al Estado venezolano.

 

La pandemia ha acelerado una de las mayores crisis de los últimos 90 años en los Estados Unidos, mientras que China parece proporcionar respuestas más eficientes y rápidas, tanto sanitarias como económicas en este momento. ¿Crees que puede generar una nueva hegemonía? ¿Cómo ve el gobierno venezolano este escenario pospandémico?

 

Una cosa importante en esta coyuntura es que la necesidad política de tener un Estado fuerte para responder a este tipo de crisis a nivel nacional se está haciendo evidente. Esto ha sido importante para ver que dentro de un escenario de crisis las respuestas más efectivas son colectivas y no individuales o privadas.

 

Creo que se ha hecho evidente que Estados Unidos ya no es la potencia única y hegemónica en el mundo. Lo que nosotros hemos construido es la multipolaridad.

 

La idea no es cambiar los Estados Unidos por China. Y creo que esa no es la intención de China, que ha actuado con mucha solidaridad con varios países. Lo que intentamos construir es un equilibrio en el mundo.

 

Por eso es tan importante construir la unión de América Latina para que podamos tener una voz dentro de este grupo de poderes que están surgiendo en el mundo. Es por eso que la importancia de CELAC, podríamos planificar, tener estrategias conjuntas, una perspectiva común.

 

¿Cómo piensa Venezuela derrotar el bloqueo?

 

Por primera vez, creo que hay un clima internacional que muestra el impacto [del bloqueo] y llama a la reflexión. Dentro del Partido Demócrata ya existen algunas personas, yo no diría que son el pensamiento dominante, pero hay varias voces en contra de esta política.

 

Por lo tanto, nuestra denuncia internacional debe continuar y estas fuerzas internas de los Estados Unidos deben ver el impacto. Parte de lo que estamos haciendo dentro de las Naciones Unidas es una articulación entre países que denuncian que la acción de los Estados Unidos es ilegal, va en contra del derecho internacional.

 

Estas son medidas coercitivas unilaterales, que son ilegales, porque las únicas sanciones previstas en el derecho internacional son las impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

 

Cuando otros países aliados con Estados Unidos asumen estos ataques, es la colectivización del unilateralismo, no es una medida multilateral.

 

Esta unidad que estamos creando en la comunidad internacional es importante. Hemos presentado una denuncia ante la Corte Penal Internacional en La Haya por crímenes de lesa humanidad.

 

Nadie les pide que apoyen el proceso bolivariano. No necesitamos el apoyo de los Estados Unidos. Lo que necesitamos es que permitan que los venezolanos tomen sus propias decisiones. El apoyo lo recibimos apoyo aquí, lo construimos aquí con nuestras políticas públicas, con nuestro proyecto de país. Este es el único respaldo que necesitamos.

 

- Michele de Mello, periódico Brasildefato

 

 

https://www.alainet.org/es/articulo/206006
Donaciones
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
portada-550.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente
Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS