• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Las noticias falsas de la campaña presidencial

Opinión
13/02/2019
-A +A

Las imprecisiones ganaron en muchas de las notas publicadas durante la campaña presidencial. Notas anónimas, tergiversación de declaraciones o noticias sin fuentes ni datos son algunos de los hallazgos de un ejercicio de análisis de 10 publicaciones.

 

¿Todo lo que hemos visto en esta campaña presidencial es verdad? No. Los ejemplos de información falsa y desinformación circularon en la web desde que inició la contienda electoral.  Entre septiembre de 2018 y enero de 2019, analizamos 10 publicaciones que tenían indicios de ser falsas. El resultado de ese ejercicio fue el hallazgo de notas sin fuentes o basadas únicamente en un tuit; divulgación de rumores e imprecisiones.  Y esto es solo una pizca de todo lo publicado.

 

La distribución de información falsa no es un fenómeno nuevo. En los últimos años tuvo un apogeo con la cantidad de noticias falsas, o “fake news”, que circularon en las campañas a la presidencia de Estados Unidos; el plebiscito sobre los acuerdos de paz de Colombia, en 2016, y la campaña para las elecciones presidenciales de Brasil, en 2018. La campaña presidencial salvadoreña, en menor escala, también tuvo lo suyo.

 

Claudia Ivón Rivera, encargada del Observatorio de Comunicación Política de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), considera que  lo que prevaleció en los últimos tres meses en El Salvador fue una campaña de desinformación, que proliferó con el aparecimiento de “medios alternativos” y la evolución de las audiencias en redes sociales.

 

“Esta campaña ha utilizado las frases interesantes, llamativas, explosivas para captar la atención del joven… Es por esto que vemos notas no confirmadas, declaraciones de funcionarios manipuladas, noticias sin datos, medios que no son medios alimentando la desinformación y, el uso del lenguaje que apela más a las emociones: el enojo y resentimiento de los ciudadanos con los políticos”, sintetiza la académica.

 

La información falsa no se manifiesta de la misma forma en todos los espacios, apunta el estudio “Noticias falsas en Internet: la estrategia para combatir la desinformación”, realizado por la Universidad de Palermo, Argentina. WhatsApp, según dicha publicación, facilita intercambiar contenidos “sin autor o fuente aparente”, algo que fue explotado en la campaña presidencial brasileña de 2018 o en el plebiscito colombiano. Facebook, dice el estudio, “le da mayor relevancia a contenidos que se comparten masivamente”. Y en Twitter “el usuario escoge las voces que quiere oír”.

 

¿Qué tienen en común estas redes? Todas pueden servir de caja de resonancia de páginas web que se escudan detrás de un logo y un nombre para simular ser medios de comunicación o para lanzar información inexacta, sacada de contexto, o falsa, como se muestra en los casos que se desarrollan a continuación.

 

1. Copy-paste para desacreditar a un candidato

 

Nayib Bukele, candidato presidencial de GANA. Foto FACTUM/ archivo

 

El 3 de octubre de 2018, el sitio web “Primero Noticias” publicó una nota titulada “Estudio científico revela que Bukele tendría el factor D”. La acompañó con un fotografía de primer plano del candidato de Gana, Nayib Bukele. El factor D toma su nombre del inglés “Dark Factor”, una teoría psicológica que resume que todos los rasgos oscuros de la personalidad tienen un tronco común. La publicación no aporta prueba alguna de que el candidato tenga el factor D y carece totalmente de fuentes.

 

Además, según el Manual de Estilos del periódico español El País, el uso del condicional “tendría” en una oración en presente, como el  usado en el titular de esta publicación, representa un hecho dudoso o no garantizado. “Además de incorrecto gramaticalmente resta credibilidad a la información”, advierte el manual.

 

La publicación de “Primero Noticias” es falsa. Es una copia de una nota publicada en la misma fecha en el portal de BBC Mundo con el título “Qué es el factor D que define los ‘rasgos oscuros’ de la personalidad como el egoísmo, el rencor o la psicopatía”, y que no hace ninguna referencia al candidato presidencial de Gana.

 

La nota original de BBC Mundo tenía 8 párrafos más que la publicada por “Primero Noticias”. Este sitió omitió párrafos que le daban el factor de actualidad a la nota y que explicaban la fuente de la misma: un estudio de la revista científica Psycholical Review, de la Asociación Estadounidense de Sicología, donde se consignaba que unos investigadores en Dinamarca entrevistaron a 2,500 personas durante cuatro estudios diferentes. ¿Bukele estaba entre los entrevistados? No. “Primero Noticias” solo mencionó a Bukele en el titular y no volvió a hacer alusión a él en el cuerpo de la nota.

 

Este es uno de los métodos de los sitios que publican información falsa: hacen alusión a estudios o investigaciones científicas, que sacan de contexto, para disfrazar información falsa como verdadera.

 

“Primero Noticias” compró su dominio el 20 de septiembre de 2018 a la empresa Namecheap.com y publicó su primera nota cinco días después.  Con el servicio de whoisguard protegió el nombre de quién compró el dominio y datos privados como correo electrónico, teléfono y dirección física del mismo.

 

Nadie firma las publicaciones en“Primero Noticias” . Contactarse con los administradores del sitio es casi imposible. En su página web, el link de contacto nos lleva a una página que no tiene información real. Al 31 de enero de 2019, mantenían el prediseño de la compañía Jegtheme Studio y su dirección en 36B Sunset Road, Bali, Indonesia, que vende el diseño por 59 dólares. Los links de sus redes sociales en la página web llevan a las páginas corporativas en Indonesia.

 

El sitio web tiene una cuenta en Twitter: @pnoticiasSV. Intentamos comunicarnos con los administradores, a través de un tuit, ya que no permiten mensajes directos, pero no contestaron. En Facebook no encontramos una página con su logotipo o marca; y aunque dice tener cuenta de Google+, esta no funciona.

 

2. Una sombrilla que hace la diferencia