• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Roma, en la Embajada con Maduro

Análisis
11/01/2019
nicolas_maduro_posesion_10_01_19.jpg
Nicolás Maduro se posesionó en el Tribunal Supremo de Justicia
-A +A

La sala está llena, el momento es solemne. Isaías Rodríguez, Embajador de Venezuela en Italia, concluye su discurso con el puño cerrado. Detrás de él, se muestran las imágenes de una ceremonia histórica que está a punto de comenzar: el nombramiento del presidente Nicolás Maduro para un segundo mandato, 2019-2025. Entre los invitados hay movimientos sociales, partidos y asociaciones que apoyan el proceso bolivariano. Las embajadoras y embajadores del ALBA se sientan en primera fila: Cuba, Bolivia, Nicaragua y Salvador.

 

Durante meses, desde que Lenin Moreno es presidente, notamos la ausencia de Ecuador, que pasó progresivamente a la órbita de los Estados Unidos y al campo que no reconoce la "legitimidad" de Maduro y las instituciones venezolanas. Internacionalmente, el sitio de Venezuela (económico, financiero, mediático y diplomático) se está configurando con formas nuevas y más insidiosas.

 

Por un lado, de hecho, se construyen instituciones artificiales como el Grupo de Lima y se chantajea a los países que dependen de los Estados Unidos. Por otro lado, la acción de gobiernos como el ecuatoriano favorece que, aunque no participando directamente en el Grupo de Lima, se dediquen al desmantelamiento de la integración latinoamericana, brindando apoyo a la retórica sobre la "catástrofe humanitaria" a través de la cual se intenta atacar, incluso militarmente, a Venezuela.

 

En el nombramiento de Maduro, Ecuador no estaba allí, ya había expulsado a la embajadora de Venezuela en los últimos meses. Por otro lado, el gobierno de Moreno, que anteriormente afirmó no querer intervenir en los asuntos internos de Venezuela, continúa emitiendo declaraciones amenazantes y votó en contra del país bolivariano en el nuevo pronunciamiento a la OEA que Almagro pretendió el 10 enero. Un voto con el que intentaron de nuevo pasar por alto las reglas del organismo para convertirlo en un instrumento de agresión y no de mediación.

 

El asedio a Venezuela y el desconocimiento de las normas internacionales, comenzando con las sanciones que bloquean los pagos de medicamentos y alimentos y que se configuran como crimen de lesa humanidad, indica la crisis de credibilidad a la que han llegado las instituciones internacionales cuando establecen y rompen las reglas según los deseos norteamericanos. Cuando las instituciones internacionales hacen su trabajo, no se necesitan y deben ser evitadas o debilitadas. Cuando los gobiernos quieren decidir por sí mismos y no por los dictámenes de las grandes multinacionales, se convierten inmediatamente en "antidemocráticos" y deben ser aislados.

 

Durante su discurso introductorio, el embajador proporcionó datos que muestran la verdad de Venezuela y su democracia participativa, y propuso las claves para entender el asedio del "bastión bolivariano": "El mandato presidencial que comienza hoy con la toma de posesión del presidente Nicolás Maduro Moros, dijo Rodríguez, es el resultado de una mayoritaria voluntad popular expresada en la elección del 20 de mayo de 2018. Participaron 9.389.056 votantes; 5, 823,728 venezolanos votaron por el presidente Maduro: 67.8% de los votos emitidos. Cuatro candidatos se propusieron en las elecciones representando a más de 50 partidos y movimientos políticos. Un sector de la oposición, recordó el embajador, no participó en las elecciones con el objetivo de deslegitimar el resultado, pero a pesar de esto, la consulta se realizó en un clima civil y pacífico, como testimoniaron los organismos internacionales que acompañaron el proceso electoral".

 

Desde 2004, dijo Isaías Rodríguez, "Venezuela ha adoptado un sistema electoral altamente automatizado, garantizado por miles de observadores internacionales. Desde entonces, se han organizado 19 elecciones con ese sistema, en dos de las cuales perdió el chavismo". Las elecciones que, durante los ataques mercenarios de las guarimbas también han puesto de relieve muchos "gestos poéticos", como el embajador definió los verdaderos actos de heroísmo realizados por la población durante la votación para la Asamblea Nacional Constituyente,  que impuso la paz en el país, ratificada por más de 8 millones de votos.

 

incendio_en_ivss_guarenas_miranda_10-01-19.jpg

 

El Gobierno de Venezuela denunció un ataque terrorista cometido el 10 de enero contra galpones del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS), ubicado en la localidad de Guarenas,  estado  de Miranda, donde era almacenado material hospitalario.

 

Isaías Rodríguez luego resumió las etapas de una campaña feroz para deslegitimar a la Asamblea Nacional Constituyente. Un crescendo de acciones contra la República Bolivariana y su democracia participativa. "Se prepara, dijo Rodríguez, un escenario para legitimar cualquier agresión contra nuestras instituciones, incluida una posible operación militar, una posibilidad planteada en más de una ocasión por el presidente Trump. Al mismo tiempo, agregó, el no reconocimiento del gobierno venezolano permitiría a los enemigos promover y financiar acciones de desestabilización interna que faciliten el derrocamiento del gobierno: hasta la eliminación física del presidente como lo intentaron hacer con los drones explosivos, el 4 de agosto de 2018".

 

Un peligro que se avecina en esta fase de crisis estructural del capitalismo y de crisis de la hegemonía del imperialismo estadounidense, cuya confusa situación política podría llevar a los halcones de Washington a jugar el todo por el todo. Significativo, en este sentido, la advertencia directa de Rusia a los Estados Unidos. Por esta razón, como sucedió en otros intentos de "balcanización" del mundo, desde Libia hasta Siria, pasando por Irak y Afganistán, el imperialismo tiene que imponer conceptos falsos e interpretaciones falsas. La estrategia de la confusión, la del "caos controlado", según la terminología utilizada por el Pentágono, es una parte importante del ataque a Venezuela.

 

A pesar de la lógica, Maduro sería, por lo tanto, un "dictador", "un hombre solo al mando", como lo titula hoy un gran periódico italiano, siempre en la primera fila en la guerra mediática contra Venezuela. Un aspecto que se afianzará cada vez más en los crecientes ataques contra el socialismo bolivariano. Y ya la oposición venezolana ha abierto los bailes, invitando a construir un cabildo en la Plaza Altamira, bastión histórico de la derecha: un cabildo, un instrumento del poder popular, usado por la burguesía que desprecia y explota el pueblo...

 

Las palabras vacías sobre la paz (sin justicia social) sirven al capitalismo para continuar imponiendo su fraude y prepararse para la guerra (imperialista). La gran charla sobre la "legitimidad" y los derechos humanos (sin garantizar primero los básicos) proporciona al imperialismo la máscara detrás de la cual continuar pisoteando, tanto las reglas que pretende imponer a las clases populares como esas falsas libertades. Difundir los datos verdaderos, y no las cifras infladas por las agencias de prensa subordinadas a los deseos de Washington, por lo tanto, sirve para guiar y empujar a los menos deshonestos al mínimo rigor profesional.

 

"Venezuela está aislada", encabezan los principales medios de comunicación, con la arrogancia neocolonial habitual: cómo decir que los 112 países que han reconocido la investidura del presidente venezolano no cuentan. Que los gobiernos de China, Rusia, México no cuenten. Que los representantes de organismos como la Liga Árabe (20 países), la Unión Africana (54 países), la FAO, Celac, el Caricom, la OPEP... que han estado presentes en la cita, no cuentan. Los movimientos populares tampoco cuentan, los que han mostrado su apoyo, en Caracas y en todo el mundo. El Grupo de Lima cuenta más. La Conferencia Episcopal de Venezuela cuenta más que el Vaticano, que envió un representante a la ceremonia de investidura.

 

Venezuela es un paradigma y una trinchera, concreta y simbólica. Maduro prestó juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia, ya que la constitución lo prevé en caso de impedimentos excepcionales. En este caso, el impedimento está representado por la acción desestabilizadora de la derecha, que desde que obtuvo la mayoría en el Parlamento, en 2015, ha tenido como único objetivo deslegitimar a las instituciones y exigir la invasión armada del país.

 

A las amenazas imperialistas, como la de llevarlo a la Corte Penal Internacional o a las nuevas sanciones de los Estados Unidos, Maduro respondió reclamando el orgullo de los pueblos ancestrales y de los pueblos oprimidos en el Siglo XXI, con la intención de defender su propio camino e independencia: el camino del socialismo, en contra de la barbarie. "Soy un humilde obrero - repitió - mi legitimidad proviene del pueblo, no de las oligarquías".

 

Su advertencia a la Unión Europea a que desista de seguir una vez más el camino deseado por Trump y los Estados Unidos, ha sido fuerte y clara: "¿500 años de opresión colonial, no son suficientes?", Preguntó el presidente, recibiendo una ovación. Luego, volvió a extender la mano, tanto a la oposición interna como a los gobiernos hostiles. Por este motivo, propuso una reunión internacional "con una agenda abierta" para discutir los problemas del continente, pero sin interferencias externas. Y ya algunos países, como Guatemala, parecen alejarse del Grupo de Lima.

 

Por un lado, la voz del socialismo, por tanto la voz de la razón. Por otro lado, la arrogancia imperial que ha enviado orden para atacar violentamente las oficinas diplomáticas internacionales: como sucedió en Perú. Con la misma arrogancia, la llamada plataforma VenEuropa (derecha) instó a los eurodiputados a continuar los ataques contra el gobierno bolivariano.

 

La Red Europea en defensa de la Revolución Bolivariana, sin embargo, ha expresado su apoyo al camarada Maduro en varias capitales europeas. En Italia, la oposición se reunió en la Cámara, acompañada por el diputado Fabio Porta (PD), siempre en la primera línea en los ataques al socialismo bolivariano. Esta vez, los derechistas venezolanos no han imitado a sus compinches peruanos (quizás por temor a ensuciarse el pelaje).

 

Pero, desde Francia, los movimientos populares han enviado un "chaleco amarillo" como regalo a Maduro, un símbolo de la revuelta en curso contra el gobierno neoliberal de Macron. "Un símbolo adecuado para nuestra indomable y rebelde Venezuela", dijo el presidente. Una señal de que el levantamiento popular se está recuperando, y que el partido para el socialismo, incluso en Europa, está todo menos que cerrado.

 

Revisión Gabriela Pereira

 

 

https://www.alainet.org/es/articulo/197520

Donaciones

Clasificado en