Como la USAID preparó condiciones para un Golpe Suave contra el gobierno de Nicaragua (I)

13/12/2018
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
-A +A

Muchos dólares ha canalizado la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, sigla en inglés) hacia ONGs para desestabilizar al gobierno de Nicaragua.

 

 

La estrategia de la USAID en Nicaragua está trazada a largo plazo, comprendido en el período 2010-2020 con vistas a los comicios presidenciales del 2021. Para esto se trabajó en función de 3 objetivos generales:

 

  1. Incrementar la capacidad participativa de la oposición en el escenario político del país, a través de la formación de un nuevo liderazgo opositor y fortalecimiento de los medios de comunicación de derecha para impulsar la guerra mediática.

 

  1. Formar conciencia antigubernamental en sectores vulnerables de la sociedad, con énfasis en la Costa Caribe,  región catalogada por el Departamento de Estado norteamericano como un área priorizada de cara a sus objetivos políticos en el territorio nicaragüense.

 

  1. Desarrollar un nuevo liderazgo juvenil y control sobre los medios de comunicación independientes.

 

Para dar cumplimiento a dichos objetivos la USAID destinó un monto aproximado de 68 414 563.00 $ USD, a lo que se añadió un incremento en 2016 de 7 995 022.00 $ USD, dirigido a fortalecer la ejecución de los siguientes programas:

 

  • Trainign in data journalism and data visualization

 

Este programa está siendo ejecutado por la institución norteamericana International Research and Exchange Board (IREX), con fondos además de la Open Society. Está previsto para el período 2015-2020 un presupuesto inicial de 3 850 000.00 $ USD, a lo que se añadió en 2016 un presupuesto de 890 000.00 $ USD para un total de 4 740 000.00 $ USD.

 

Se ejecuta en Nicaragua a través de la iniciativa “Voces Para Todos” que promueve el propio IREX con participación de la ONG local Fundemos.

 

Este proyecto está dirigido fundamentalmente a influir de manera negativa sobre la opinión pública nicaragüense y construir una matriz comunicacional contra el gobierno de Daniel Ortega que mantenga un nivel de descontento como tendencia en la población.