• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
Venezuela luego de los resultados electorales de noviembre

Mayoría política del PSUV a nivel nacional

Opinión
05/12/2008
-A +A

Nuevamente quedó demostrado en las elecciones regionales de Venezuela el ejercicio de la democracia, donde se volvió a confirmar que el Consejo Nacional Electoral dispone de uno de los sistemas más seguros, con una automatización que garantiza el voto secreto e inviolable. La necesidad de esta aseveración al inicio del este artículo, tiene como objetivo desarticular una vez mas los falsos argumentos de la prensa privada y los sectores de la oposición que han mantenido la tesis del fraude y la ausencia de democracia en Venezuela.

Es que según los resultados de los grupos opositores, lo que define si hay democracia no son los votos de los ciudadanos los que aprueban a los candidatos y no es la voluntad de los ciudadanos la que determina los cargos políticos. Durante estos casi 10 años de gobierno del presidente Hugo Chávez, se han realizado elecciones presidenciales, para Asamblea Nacional, Regionales y referéndum, en las que han participado delegados internacionales. Ninguna de estas instituciones o personalidades han declarado la presencia de fraude, pero sin embargo la prensa privada nacional e internacional refleja que ahora sí llegó la democracia, porque la oposición ganó 6 gobernaciones, si antes no las había ganado fue porque la ciudadanía no los votó.

El PSUV obtuvo la mayoría a nivel nacional 

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) conquistó durante las elecciones regionales celebradas el 23 de noviembre del 2008 a nivel nacional, 17 de las 22 gobernaciones en disputa, cifra que se traduce en un 77%. De un total de 327 alcaldías en todo el país, 265 fueron para sus candidatos, lo que representa el 81%. Con este resultado el PSUV se transformó  en el principal partido de Venezuela, incrementando  en un 20 por ciento el apoyo con respecto al referéndum del año pasado, se obtuvieron 5.504.902 votos, comparado con los 4.379.392 votos que se obtuvieron en apoyo a la Reforma Constitucional. Realmente las cifras alcanzadas confirman el apoyo a la gestión del gobierno bolivariano, que luego de casi 10 años, ha logrado mantener un electorado de más del 50%, siendo los sectores populares los que conforman la base de la revolución bolivariana.

Un nuevo fenómeno caracterizó este proceso eleccionario, el denominado voto cruzado, que determinó el triunfo de 4 gobernadores opositores, antes mantenían solo 2 gobernaciones. La afirmación del voto cruzado está constatada en que los nuevos gobernadores elegidos no cuentan con la mayorías de las alcaldías, que están en manos del PSUV. Como ejemplo de lo antedicho en el estado de Carabobo, el nuevo gobernador es Enrique Salas Feo quien ganó por una mayoría del 2%, mientras que a nivel de la s15 alcaldías del estado, 13 la ganó el PSUV incluida la capital de esta región Valencia. El presidente Chávez en su análisis post electoral, no ocultó que “han habido fallas en las gestiones de aquellos lugares donde fueron derrotados, las cuales deben evaluarse. Hay que hacer una profunda autocrítica".

La conformación de una nueva realidad política

La pérdida de algunos estados por parte del gobierno ha modificado el mapa político, siendo preocupante la Gobernación del Estado Miranda y la Alcaldía Mayor ganadas por la oposición. El nuevo gobernador del Estado Miranda, Enrique Capriles y el nuevo Alcalde Mayor de Caracas, Antonio Ledesma, han sido políticos activos opositores con planes desestabilizadores, como fueron el paro petrolero y el golpe de estado del 2002. Esta convivencia política entre el gobierno bolivariano con autoridades del sector opositor, nos retrotrae al escenario político de antes del golpe de estado, donde el gobernador y alcalde mayor de oposición, jugaron un papel activo en los sucesos de violencia y los asesinatos de civiles para justificar la intentona militar.

También la derrota en la gobernación del Estado Táchira fronterizo con Colombia, permite a la oposición mantener un frente con el estado del Zulia, controlar la frontera y hasta reactivar sus planes de balcanización, tal como lo realizaron los intendentes en Bolivia. Pese a que se niegan estos planes, los recientes sucesos en el Zulia, donde el gobierno de Venezuela solicito a Colombia que retirara su cónsul en esa región, con la prueba de una grabación en la que participara este funcionario, donde se habla de planes para desestabilizar el país, además este funcionario diplomático colombiano, aparece vinculado al ex narcotraficante Pablo Escovar Gaviria.

La continuidad del modelo democrático venezolano

El resultado de estas elecciones vuelve a confirmar la voluntad democrática del gobierno y pueblo venezolanos. La presencia de observadores internacionales avala la legitimidad del proceso y los resultados que surgieron de las mesas de votos. La importancia está en el respeto de los partidos políticos a la vía democrática, éste debe ser un compromiso con la voluntad popular. La falsa apología realizada por sectores opositores de caracterizar al gobierno del presidente Chávez como totalitario, ha sido desmontada en cada proceso eleccionario, pero se sigue argumentando la falta de democracia.

Hoy nuevamente el pueblo venezolano eligió sus gobernantes regionales, su decisión  de apoyar el proceso socialista venezolano, ha sido corroborada por mas de un millón 200 mil votos sobre el resultado de los partidos de oposición, confirmando las encuestas, que dan una aprobación del 52% al mandatario venezolano. Para la oposición el nuevo reto es demostrar su convicción democrática además de desarrollar planes de trabajo, porque hasta ahora sus prédica ha sido atacar los errores del gobierno central y los regionales, pero no ha logrado conformar una propuesta que amplíe su base electoral del 41% a nivel nacional.  

- Diego Olivera, periodista uruguayo, es Director de Barómetro Internacional.
http://www.barometro-internacional.org/

https://www.alainet.org/es/active/27897

Donaciones

Clasificado en