• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Barranquilla frustrada por elección popular

Opinión
17/08/2007
-A +A
Los cuatro (4) alcaldes elegidos popularmente para cinco (5) períodos legales están seriamente cuestionados por una u otra razón. Todos han pasado a la historia política de la ciudad como asiduos visitantes de los estrados judiciales.

El “Padre Bernardo”, conocido así por sus seguidores el ex sacerdote Bernardo Hoyos Montoya, fue quien se instaló por primera vez en tal encargo en 1.992, por el apoyo obtenido inicialmente por el Movimiento M-19, que lo escogió como candidato frente a la actual Procuradora de Familia Regional, Yaneth Suárez Caballero. Repitiendo en período posterior al de uno de sus copartidarios, Edgar George González, ya con su propio Movimiento Ciudadano bajo su absoluto dominio y antojo, organizado de manera vertical.

En su primera administración, si bien adelantó algunas obras beneficiando a los estratos 1 y 2, dejó de lado todo cuanto necesitaba el norte de la ciudad (dividiéndola en dos de manera tajante, lo que originó serios enfrentamientos entre representantes de uno y otro sector barranquillero), también llevó a cabo contrataciones dudosas (entre las que se cuenta la compra, por el trescientos por ciento de su valor real, del viejo edificio del Banco de la República donde actualmente funciona la Alcaldía, en el Paseo de Bolívar, por el que se les adelanta un proceso judicial a Bernardo Hoyos Montoya, al actual Alcalde Guillermo Hoenigsber Bornacelly y otras personas más, entre contratistas y ex funcionarios de la administración distrital).

El eje central de las campañas electorales emprendidas por el “Padre Bernardo” y su Movimiento Ciudadano ha sido siempre el de la “lucha contra la corrupción y la politiquería”, mencionando apellidos de familias de tradición y hegemonía política regional entre los cuales contaba a los Name (José –Senador y David- Contratista), los Gerlein (Roberto-Senador, Jorge-Representante a la Cámara y Julio-Contratista), en especial, a quienes llamaba “politiqueros-corruptos”.

Más en la mitad de su primer período de Alcalde, Bernardo Hoyos Montoya recibe la notificación del Acto Legislativo número 01 de agosto 17 de 1993, mediante el cual Barranquilla recibió el reconocimiento como Distrito Especial Industrial y Portuario (D.E.I.P.), debido a una iniciativa presentada por el Honorable Senador José Name Terán, por consiguiente le enviaron la suma de dos mil quinientos millones de pesos ($2.500.000.000.00). Con posterioridad, en acto formal y público el burgomaestre “Padre Bernardo” le otorgó mención honorífica al Senador Name. De allí en adelante las relaciones entre ambos se tornaron bastante amistosas.

En el intervalo entre uno y otro período del ex sacerdote le sucedió uno de sus seguidores, el médico Edgar George González, quien al instalarse en su cargo lo primero que hizo fue renegar de su “padrino político” a raíz de las declaraciones que por prensa, radio y televisión concedió el “Padre Bernardo” en las que manifestaba su total satisfacción de haber obtenido el triunfo en cabeza de su ahijado. Los altercados entre ambos fueron objeto de constante atención durante el período que le correspondió al sucesor del “Padre Bernardo”, el elegido no quería obedecer a quien supuestamente debía su elección, y por lo tanto, la administración distrital debía despachar desde el “Rincón Latino”, lugar contiguo a la residencia de Bernardo Hoyos.

La administración de Edgar George González pasó sin pena ni gloria, tanto que al intentar en período posterior alcanzar un escaño en el Concejo Distrital se llevó una gran decepción por la poca aceptación que tuvo su candidatura.

En el segundo mandato del “Padre Bernardo” aparecen algunas personalidades tras bambalinas, con dominio de contrataciones y nombramientos de personal administrativo (Desde porteros hasta secretarios de despacho y asesores).

Contratan la remodelación del viejo edificio del Banco de la República, tan cuestionada como su compra. Dicha contratación la efectúan sin el lleno de los requisitos legales (licitación pública, pago de pólizas e impuestos). Adelantan el noventa por ciento (90%) al contratista aún sin haber cumplido los trámites de rigor, y sin haber realizado reparación u obra alguna que así lo permitiera. Nuevamente el Poder Judicial se da a la tarea de investigar lo respectivo, en contra de Bernardo Hoyos Montoya, Guillermo Hoenigsberg Bornacelly --actual Alcalde Distrital-- quien fungiera como Secretario de Hacienda y en otras oportunidades como Tesorero, contratistas y demás funcionarios implicados.

La preclusión fue aplicada en el primer proceso, más por el nuevo aún se encuentran vinculados, pendientes de juicio los mencionados implicados.

El Movimiento Ciudadano intenta continuar en el poder distrital con su candidato Guillermo Hoenigsberg Bornacelly, más se lo arrebata la coalición contraria en la que se encontraban los pesos pesados José y David Name Terán. Gana las elecciones el Neurocirujano Humberto Caiaffa Rivas, quien había culminado sus estudios de derecho.

Caiaffa deja su medicina y entra a ocupar su cargo como Alcalde de Barranquilla con muchos ímpetus, más queda absorto y en total incertidumbre al encontrarse sin base de datos de ninguna naturaleza, su antecesor le había dejado sin computadores las instalaciones de la Alcaldía, en especial las dependencias dedicadas a los tributos (Secretaría de Hacienda y Tesorería).

El neurocirujano, famoso por sus operaciones quirúrgicas, dejó con sabor amargo a los habitantes de Barranquilla que habían depositado en él su plena confianza. El mandato de Caiaffa estuvo marcado por la desidia oficial generalizada y el desorden absoluto, en más de una ocasión en la que quiso inaugurar obras inconclusas la comunidad se lo impidió mandándole a terminarla primero, para luego sí festejar a sus anchas. Muy poco le quedó a la ciudadanía de las ejecutorias de tan cuestionado burgomaestre.

Son muchos los procesos que se encuentran en curso en las entidades de control en contra de Humberto Caiaffa Rivas, entre otros se destaca el que le adelantan por la pérdida de dos mil quinientos millones de pesos ($2.500.000.000.00) destinados a desayunos y almuerzos escolares que no llegaron a su destino.

Finalizamos con el actual mandatario, Guillermo Hoenigsberg Bornacelly, a quien le siguen varios procesos judiciales por las causas anteriormente mencionadas y otras nuevas. Por las consideraciones judiciales antecedentes debió abstenerse de postular su nombre a cualquier candidatura antes de definir su situación en los estrados judiciales, lo que le ha generado un alto grado de ingobernabilidad.

Fabio Miguel Monroy Martínez
Abogado-Periodista

Fuente: Semanario Virtual Caja de Herramientas Viva la Ciudadanía Nº 75
http://www.vivalaciudadania.org

https://www.alainet.org/es/active/19120

Donaciones

Clasificado en