• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Alias Jorge Cuarenta: ¿Cuál éxito en la desmovilización?

Opinión
13/10/2006
-A +A

En el Corregimiento El Cuarenta, municipio de Turbo, Antioquia el 30 de Abril de 2006, el Alto Comisionado para la Paz, Luís Carlos Restrepo reafirmaba su parte de éxito del mes anterior diciendo en la desmovilización del Bloque Elmer Cárdenas, comandado por alias El Alemán:Hemos consolidado un proceso de las autodefensas bastante significativo. Ya cerramos públicamente el proceso de desmovilización de las AUC, organizaciones que estaban representadas en Ralito, con un total de 30.151 hombres y mujeres desmovilizados, 17.000 armas entregadas, 149 vehículos y 3 aeronaves[1].

El parte de éxito del Alto Comisionado ha sido desmentido una y otra vez por los hechos. El más reciente de ellos tiene que ver con dos hechos que lamentablemente no han sido suficientemente valorados a pesar de su importancia. El primero se refiere a las revelaciones contenidas en el computador perteneciente a alias Jorge Cuarenta. El segundo a las declaraciones de Vicente Castaño, alias El Profe en torno a su entrega.

Las ramificaciones del computador de alias Jorge Cuarenta

Las informaciones conocidas a través de los medios de comunicación dan cuenta de una macabra contabilidad de las acciones y delitos cometidos entre 2003 y 2005 por el frente “José Pablo Díaz”, del cual nunca se había hablado ni figura entre los 33 frentes desmovilizados de las autodefensas que exitosamente menciona el Alto Comisionado. El computador contiene la lista de 558 personas que los paramilitares asesinaron en Atlántico; la captura de entidades del Estado y de rentas públicas con comisiones del 10 por ciento de todos los contratos; los correos que prueban que hicieron trampas en su desmovilización; las evidencias de que se dedican a traficar cocaína y que funcionarios estatales y dirigentes políticos pertenecen a su nomina o los representan.

Los asesinatos:

A pesar de las múltiples denuncias realizadas por las organizaciones de derechos humanos, en el Atlántico y en el resto del país, por la publicación, negada por el DAS, de listas de condenados por los paramilitares, efectivamente el computador comprueba que si existían las listas, si fueron asesinados sindicalistas, dirigentes sociales y comunitarios, aparte de acciones de “limpieza social”. Si tomamos como parámetro el informe de la Comisión Colombiana de Juristas, que contabiliza desde el inicio del proceso con los paramilitares en diciembre de 2002, hasta el 30 de julio de 2006 un total de 3.004 asesinatos y desapariciones cometidas por los paramilitares y que entre 2003 y 2005 en solo el departamento del atlántico se contabilizan 558 asesinatos, llegamos a la conclusión de que la cifra de la Comisión Colombiana de Juristas está muy por debajo de las cifras reales y que la magnitud del accionar de los paramilitares, mientras estaban en negociación y el Presidente les había puesto como condición el “ni un muerto más”, no solo no disminuyó sino que por el contrario probablemente aumentó.

De los cientos de asesinatos hay uno de ellos que muestra los múltiples tentáculos de la organización de alias Jorge Cuarenta y la perversión del circuito Estado-Paramilitares.

Se trata del asesinato de Alfredo Correa de Andreís. En efecto el itinerario comienza con la detención de Alfredo, acusado falsamente de rebelión, por el fiscal Demóstenes Camargo Zabaleta en un caso de clonación de testigos, similar a otros que ese mismo fiscal de Cartagena había montado anteriormente en Bolívar y otros departamentos de la Costa Caribe. Continúa con la liberación de Alfredo por la demostración del burdo montaje, el suministro de información a los paramilitares por parte del DAS, el mismo de Vence y Jorge Noguera, y culmina con el asesinato de Alfredo exactamente dos meses después de su liberación y el computador de alias Jorge Cuarenta que señala el parte de misión cumplida por parte de los sicarios.

La captura del Estado

El saqueo a las instituciones de salud, en las que el Hospital Materno-infantil de Soledad es un ejemplo, la contratación pública orientada para sus amigos y socios o el saqueo de recursos públicos mediante el cobro de comisiones, la inclusión de paramilitares en las nominas oficiales, la infiltración de los organismos de seguridad, la toma de organismos judiciales, de fiscalía y de entes de control, forman parte de esa expansión del paramilitarismo que en el Departamento del Atlántico, está acompañado de pésima prestación de servicios y deficiente oferta de bienes estatales a la ciudadanía.

Las trampas de la desmovilización

Como lo conoce el país y lo disculpó el Alto Comisionado Luís Carlos Restrepo, el carrusel de reclutamiento para la desmovilización se inició con el Bloque Cacique Nutibara, se demostró en el caso del Bloque Héroes de Granada. Por esa vía el crecimiento desmedido del número de paramilitares, tal que al comienzo del primer gobierno Uribe se contabilizaban 12.000 y solo desmovilizados individuales y colectivos ya se contabilizan cuatro años después mas de 35.000, aun hay grupos sin desmovilizar como el Cacique Pipintá. Eso en cuanto al numero, en cuanto a las estructuras en la mayoría de los casos las estas, disminuidas en el número de hombres de camuflado, son aun grupos que ejercen la violencia y la coerción. Según afirma El Tiempo, “llama la atención en particular el hecho de que, según indican grabaciones y correos electrónicos, a 'Jorge 40' no parece importarle su desmovilización, pues en una reunión del 6 de enero de 2006, es decir, apenas dos meses antes de 'desarmarse', hablaba de un "nuevo proyecto militar" y político para tomarse a Sucre y Bolívar”. Este plan que está en plena ejecución, con el copamiento de lo que antes controlaba alias Cadena y con las alianzas y disputas con alias La gata. Si bien hay alentadoras muestras de valentía como el de la población de San Onofre, la existencia y expansión del control político, social y militar de los paramilitares es un hecho evidente.

Las ramificaciones en la política

Lo que era vox populi en la Costa y en los entornos que conocen de la política en la Costa Caribe, queda confirmado con las revelaciones del computador. Allí hay nombres ya conocidos por una vieja relación con los paramilitares como Héctor Julio Alfonso L. Representante a la Cámara hijo de Enilce López, “la Gata” y fue elegido representante por Bolívar, con una de las votaciones más altas en el país y la mayor del departamento; Muriel Benito Rebollo, ex congresista fue representante a la Cámara por Sucre, en nombre del conservatismo; Javier Cáceres, Senador de Cambio Radical en marzo fue elegido a nombre del partido de Germán Vargas; Vicente Blel, ex senador liberal expulsadó de las listas liberales al Senado; Dieb Maloof Senador de la República salió elegido por Colombia Viva; Zulema Jattin Senadora del partido de 'la U' fue presidenta de la Cámara; Luís Daniel Vargas ex gobernador de Bolívar, fue candidato al Senado en marzo, expulsado de la lista del Partido Liberal; Lidio García Turbay Representante a la Cámara; Salvador Arana, ex embajador del gobierno Uribe en Chile y Álvaro García ex gobernador de Córdoba, así como el archiconocido Turco Hilsaca conocido por su poder en Cartagena y Bolívar.

Pero además de los anteriores aparece un personaje del Departamento del Magdalena, sin figuración importante a nivel nacional, el actual gobernador del departamento, Trino Luna.

El departamento del Magdalena, ha sido caracterizado en las investigaciones realizadas por la Corporación Nuevo Arco Iris y por Claudia López como el mejor ejemplo de la combinación de la estrategia paramilitar en la que “El patrón que parece repetirse es el de entrar con masacres, realizar homicidios selectivos, afianzar control militar, penetrar la política y la economía locales y consolidar su hegemonía política en elecciones, y la económica en múltiples negocios que van desde los recursos de la administración pública, pasando por el chance, la palma, el contrabando de gasolina y el tráfico de narcóticos”[2]

En muchos municipios de los departamentos de la Costa Caribe, Santander y Antioquia, en 2003, se inscribieron listas únicas a los concejos municipales, candidatos únicos a las alcaldías y en algunos casos a las gobernaciones. De hecho hubo candidato único a la Gobernación del Magdalena, (en este departamento, en las elecciones del 2003, 14 municipios registraron candidatos únicos a las alcaldías, así como listas únicas a los Concejos Municipales y en el 2003 un solo candidato arrasó con la votación para Senado y otro para Cámara en 22 municipios).

El candidato único a la gobernación fue Trino Luna; en 2003 no hubo competencia por la Gobernación. Varios interesados renunciaron a sus aspiraciones aduciendo falta de garantías. El candidato único fue elegido con 237.800 votos, muchos de ellos en esos municipios de votaciones atípicas, mientras se registraron 55.464 votos en blanco.

El gobernador Trino Luna aparece también mencionado en relación con el puerto de Palermo en la margen del Río Magdalena, del cual es uno de sus promotores, puerto que le interesa a alias Jorge Cuarenta y del cual el alcalde de Sitionuevo dice que “esta es una iniciativa del gobierno departamental y ha tenido el respaldo del propio presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez… y destacó todas las gestiones y acciones que se han venido desarrollando por parte del gobernador, Trino Luna Correa, para que se materialice esta iniciativa” ...[3].

Por su parte la revista Semana señala a partir de la información del computador y de la agenda personal de alias “Don Antonio” que “en la indagatoria de un lugarteniente de este jefe paramilitar se dice claramente que Sitio Nuevo (donde queda Palermo) era controlado por él y sus muchachos. Eso explicaría el grado de conocimiento del proyecto de puerto, que se refleja en su agenda personal. Conoce al detalle cuántas hectáreas tiene Petrocomercial, las dimensiones del proyecto carbonífero del gobernador Luna, las restricciones impuestas por el Ministerio de Ambiente, quiénes son los ocupantes principales y cuánto costaría negociar con ellos. Saca cuentas. Fija precios. Describe escenarios de valores actuales en metros cuadrados y en hectáreas”. [4]

¿De dónde se dice entonces que la desmovilización es un éxito?

Todas las informaciones anteriores, las denuncias de rearme y no desmovilización, las disputas entre los jefes paramilitares por el control de zonas y territorios, la aparición de nuevos grupos, ponen en duda la exitosa desmovilización del Alto Comisionado.

En las condiciones anteriores, no solo hay significativos obstáculos para la verdad, la justicia y la reparación a las victimas, sino que además parece haber operado un proceso de reingeniería paramilitar lo que significa ni mas ni menos que no existe la garantía de no repetición y que en las elecciones de 2007, los paramilitares harán un esfuerzo adicional por hacerse al control de las administraciones municipales. En consecuencia para quienes ha sido un éxito la desmovilización es para los líderes paramilitares; si no pregúntele a alias Jorge Cuarenta.

- Antonio José Madariaga es Director Ejecutivo de la Corporación Viva la Ciudadanía.

Fuente: Corporación Viva la Ciudadanía.

www.vivalaciudadania.org



[1] Discurso del Alto Comisionado para la Paz, Luís Carlos Restrepo, durante la ceremonia de desmovilización y entrega de armas de la segunda fase de integrantes del bloque Elmer Cárdenas de las autodefensas campesinas

[2] López, Claudia. Del control territorial a la acción política, Revista Arcanos, No 11

[3] Diario del Magdalena

[4] Revista Semana, septiembre 17 de 2006

https://www.alainet.org/es/active/13947

Donaciones

Clasificado en