• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Provincia de Morona Santiago defiende medio ambiente

Opinión
12/10/2006
-A +A
La provincia de Morona Santiago defiende su medio ambiente de ineficiencia y corrupción estatal, abusos de empresas nacionales y capitales de organismos internacionales. Jimbitono es una comunidad ubicada en la provincia de Morona Santiago a 12 kilómetros de Macas en la amazonía ecuatoriana. Aquí se está construyendo la segunda fase de una represa hidroeléctrica denominada Hidroabanico, nombre que se deriva del río Abanico de donde se toma el agua para la hidroeléctrica. La primera fase del proyecto, en operación desde enero de este año, utiliza un caudal de 5 metros cúbicos y genera 15,4 megavatios, para la segunda fase, que generará 22,1 megavatios la compañía solicita 15 metros cúbicos. Para el traspaso de 138 kilovoltios de energía se abrirá un callejón de 15 metros de ancho y 150 kilómetros de largo para el tendido eléctrico privado en medio de las selvas amazónicas de la provincia. Otra es la concesión denominada Tigrillo que es de 15 metros cúbicos y el total de la capacidad del río Abanico es de 27 metros, por lo cual casi no le quedaría caudal ecológico. Pese a estar en la segunda fase el proyecto Hidroabanico, hasta el 11 de octubre del 2006 no contaba con el permiso de uso de aguas las cuales Sipetrol (contratista) usa y usufructa. La encargada de conceder el uso y el aprovechamiento de las aguas del río Abanico es la Agencia de Aguas de Cuenca, bajo cuya jurisdicción se encuentra Morona Santiago. Los pobladores han expresado su preocupación por las presiones que pudieron existir pues el presidente de la compañía es Pablo Terán, ex ministro de Energía y Minas en el Gobierno de Gustavo Noboa y por el hecho de que la concesión del uso de aguas haya sido dada justamente ahora que se activado una movilización social para impedir la continuación del proyecto. El proyecto se ha implementado sin permiso de uso de aguas, el cual fue entregado recién hace dos días. El objetivo de Hidroabanico es proveer de energía eléctrica a las empresas mineras transnacionales que se encuentran en extensas zonas de la selva amazónica para la explotación de minerales como cobre y oro a cielo abierto lo que movilizaría miles de toneladas de tierra, hecho que destruiría cientos de hectáreas de bosques. La principal compradora de la energía podría ser la minera canadiense Corriente Resources, que en su sitio web dice haber firmado una Carta de Intención con Hidroabanico, esta tendrá el primer derecho de oportunidad para proveer energía para los 25.000 – 50.000 toneladas de material extraído por día, planificadas en el proyecto Mirador. La energía también se vende actualmente a Coca Cola, KFC e Internacional Food Service Corporation. De toda la energía producida por Hidroabanico apenas el 4% es entregado al sistema eléctrico nacional. De ninguna manera es un proyecto que aporte al sistema eléctrico del país, esa energía llega a empresas transnacionales que además provocan graves impactos ambientales en la amazonía como es el caso de las mineras. El proyecto ha sido financiado con préstamos de la Corporación Interamericana de Inversiones, afiliada al BID, con 7 millones de dólares. También por el Banco Mundial como depositario del servicio de los Países Bajos (Holanda) para un desarrollo limpio. Este mecanismo funciona de la siguiente manera: Holanda debe regirse a los parámetros del Protocolo de Kyoto para reducir las emisiones de CO2, para esto ha creado un fondo económico que equivale a toneladas de CO2, para ser “invertidos” en proyectos de energía “limpia” en países en vía de desarrollo. Hidroabanico recibió del Banco Mundial, intermediario de Holanda para estos créditos, dinero para financiar el proyecto. Sin embargo este proyecto de “energía limpia” amenaza con anegar Macas y provocar impactos ambientales importantes en la zona. El Banco Mundial como el BID o la Corporación Interamericana de Inversiones han entregado el dinero porque como dicen es un proyecto rentable. Ese es el principal parámetro para entregar dinero y como si eso fuera poco ese dinero “descuenta” las emisiones de CO2 de los países industrializados, como un gran teatro para dar paz a sus conciencias, porque en realidad no solo que siguen ensuciando el planeta de igual manera, sino que además financian estos proyectos como Hidroabanico, que en realidad son proyectos de energía sucia al servicio de otros depredadores como trasnacionales mineras. Jimbitono y la provincia de Morona Santiago se opone a que se construya la segunda parte del proyecto Hidroabanico por los impactos ambientales que ha provocado y los hechos de represión contra la población. Estos son los últimos hechos importantes con los que se ha violentado los derechos humanos de la población. Represión policial y ataque de encapuchados a población El martes 3 de octubre a las 14:00, los campesinos de Jimbitono fueron atacados por una fuerza combinada de policías, guardias privados de C & S Siprev Cia. Ltda. y empleados de Sipetrol. Gracias a la transmisión de varias radios sobre el incidente, se dirigió desde Macas una movilización hacia la comunidad de Jimbitono, a 12 kilómetros de la ciudad. Un grupo de aproximadamente veinte personas, entre niños, mujeres, jóvenes, madres gestantes y hombres, que hacía guardia en uno de los accesos a la represa de la hidroeléctrica privada Hidroabanico, enfrentó la agresión cuando se alistaba para el almuerzo comunitario. Uno de los policías aseveró tener disposición de desalojarlos. Sin embargo, hasta la noche ninguna autoridad policial había emitido una explicación sobre el origen de dicha disposición. Entre los más golpeados resultó el dirigente César Cajilema quien reclamó el derecho que les asistía de protestar pacíficamente en la vía pública e impedir la continuación de las obras. Le infligieron maltratos físicos y rasgaron su ropa, al tiempo que los obreros afirmaron que esa vía también había sido comprada por Sipetrol. A Ramiro Ríos, un joven oriundo de Macas le requisaron el teléfono celular, donde guardaba fotografías y videos de los últimos acontecimientos. El teléfono fue finalmente devuelto por los policías aunque con toda la información borrada. Según las versión de la población la fuerza combinada de policías, guardias privados y obreros, que reprimió a los campesinos, era unos 150 hombres, todos ellos armados. Los guardias de C & S Siprev, además de portar armas de fuego, se habían cubierto el rostro con pasamontañas y camisetas; los obreros de Sipetrol llevaban en sus manos tubos de metal y palos con clavos. Hubo uso de gas lacrimógeno e incluso los proyectiles impactaron en el cuerpo de algunas personas. También se escucharon disparos. Humberto Tello, defensor del Pueblo de Morona Santiago, recogió seis casquillos de bala. Mientras pobladores reclamaban por la liberación de Geovany Hernández, presidente de Jimbitono, Norma Jaramillo, una empleada municipal de ancestros macabeos, fue agredida por uno de los uniformados. Paro provincial El 5 de octubre la población reunida en la Asamblea Provincial de Morona Santiago decidió: desconocer a las autoridades de Morona Santiago acusadas de favorecer los interés de la empresa hidroeléctrica Hidroabanico, declarar el paro provincial preventivo de actividades para que la empresa suspenda sus actividades. En el listado de autoridades desconocidas por la población se incluyó al Diputado de la Izquierda Democrática Rolo Sanmartín, a la Diputada de Pachakutik Sandra Palacios, al Prefecto Jaime Mejía, al Alcalde de Macas Rodrigo López y al Gobernador Joaquín Estrella. También se declaró a Morona Santiago provincia ecológica a fin de proteger los recursos y el ecosistema de la zona. Durante la asamblea se señaló que las empresas Hidroabanico y Sipetrol han incumplido con sus compromisos sociales y ambientales tendiendo cables de alta tensión sin los permisos comunitarios respectivos. En el Teatro Municipal de Macas se realizó la Asamblea Provincial con cerca de 500 personas entre las que se encontraban representantes de Gualaquiza, Limón, Indanza, Morona, de la Federación Shuar, los presidentes de la juntas parroquiales y el Comité Promejoras de Jimbitono, varios estudiantes y organizaciones sociales. El Consejo Municipal firmó una resolución a través de la cual se pide a la empresa suspender inmediatamente los trabajos de la segunda etapa del proyecto Hidroabanico. Frente al anuncio de movilización y dado que estamos en un proceso de elecciones, el Tribunal Supremo Electoral ha advertido que quienes realicen paralizaciones tendrán una sanción de 2 a 15 días de prisión. La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos hace un llamado a las autoridades para que se informen y actúen a favor de la población de Jimbitono y toda la provincia de Morona Santiago por la difícil situación que vive. Pedimos que el Ministerio de Gobierno disponga el cese de las agresiones contra la población por parte de la Policía y que se inicie una investigación a la compañía de guardias C&S Siprev Cia. Lda., sobre su actuación contra la población de Jimbitono. Pedimos al Ministerio de Medio Ambiente investigar el proceso de concesión, los estudios de impacto ambiental y las condiciones en las que se entregó la aprobación para el uso de aguas, dos años después de iniciados los trabajos por Hidroabanico. Nos solidarizamos con la población de Jimbitono quienes defienden derechos fundamentales, que el estado Ecuatoriano debería garantizar por encima de los intereses y rentabilidades de empresas transnacionales y organismos internacionales. Quito, 12 de octubre de 2006 Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, CEDHU
https://www.alainet.org/es/active/13894

Donaciones

Clasificado en