• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
Convención sobre los Derechos del Niño:

Llaman a una nueva movilización mundial por la infancia

Opinión
04/06/2009
-A +A

La Convención sobre los Derechos del Niño ha permitido progresos innegables desde hace 20 años. Todavía, se verifican retrocesos inquietantes y violaciones muy graves de los derechos de los niños en muchas regiones del mundo. La crisis económica que se propaga a escala planetaria no parece, desgraciadamente, mejorar esta situación.

Por ello, a través de una iniciativa del Bice, personalidades y organizaciones de todo el mundo lanzan un Llamamiento Mundial para una nueva movilización a favor de la Infancia (http://biceal.org/ewb_pages/f/formulario-adhesion-llamamiento-para-la-infancia-ginebra-junio-2009-al.php ).

La Oficina Internacional Católica de la Infancia (Bice), red católica de organizaciones que trabajan por la dignidad y los derechos del niño, actúa en el terreno con los niños y, desde hace 60 años, lleva a cabo una acción de defensa internacional y de reflexión sobre la infancia.

El Llamamiento mundial para una nueva movilización por la infancia, del que tomó la iniciativa, será lanzado en Ginebra en el Palacio de las Naciones Unidas, hoy 4 de junio de 2009, con ocasión del 20º aniversario de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

En esta importante ocasión participaran personalidades internacionales como M. Yves Marie-Lanoë
Presidenta del Bice, Marguerite Barankitse - Maison Shalom-  Burundi (World's Children's Prize for the Rights of the Child en 2003), Adolfo Perez Esquivel Premio Nobel por La Paz – SERPAJ, Argentina, Irada Parajuli Gautam -ONG Aawaaj, Nepal.

Carmen Serrano Navarro, delegada regional BICE para Latinoamérica desde Bruselas ha declarado al Observatorio SELVAS que “el día 4 de junio en Ginebra seguro que será un día muy especial para el Bice y sobre todo, y eso espero, para los millones de niños/niñas de todo el mundo que no se les escucha y visibiliza lo suficiente a nivel internacional. Nuestro compromiso es para ese día y para todos los del año porque nos queda trabajo por hacer hasta llegar a la plena implementación de la CDN en todos los países. A todos/as los/las amigos/as del Bice de AL los  recordaremos en Ginebra”.

Diferentes organizaciones sociales de Latinoamérica, África, Asia, Europa aliadas del BICE se han activadas para organizar esta movilización.

Por ejemplo en PERU’ Santos Beltrán, 13 años, delegado nacional del Movimiento Nacional de Niños, Niñas, Adolescentes organizados del Perú (MNATSOP) ha declarado a SELVAS que “el día del 27 de mayo, aquí en Lima-Perú organizamos una reunión amplia donde asistieron organizaciones de Niños como el: MNNATSOP, MANTHOC, ATO-COLIBRI, REDNNA, MUNICIPIOS ESCOLARES, NIÑOS DEL RIO, y otras organizaciones como la JOC, Encuentros, INFANT, IFEJANT, Movimiento Nacional de Colaboradores de Nats del Perú, se ha lanzado el LLAMAMIENTO MUNDIAL PARA UNA NUEVA MOVILIZACION A FAVOR DE LA INFANCIA.

Se reflexionó que a 20 años de vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño, nuestros derechos siguen siendo vulnerados por el Estado y el gobierno. Especialmente los derechos económicos, sociales y culturales. La muestra de ello es que del 38% de niños menores de 0 a 17 años el 60% de nosotros vivimos en pobreza, el 27% de niñas y niños menores de 5 años sufren de desnutrición crónica, la brecha entre el 10% más rico y el 10% más pobre es de 40.5 veces, además el Estado peruano sólo ivinerte el 2.8% del PBI para educación y el 1.2% para salud. Esta es la realidad de la infancia y familias pobres en un contexto de crisis del modelo neoliberal”.

Norberto Liwiski, ex Presidente Comité de Naciones Unidas para los derechos del Niño de Ginebra, durante la Asamblea Latinoamericana de copartes del BICE realizada en Quito en octubre pasado, ha subrayado que “próximamente se cumplirán los 20 años en que fuera aprobada la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito de la Asamblea General de las Naciones Unidas. En esa oportunidad histórica, la mayoría de los países del mundo no solo acompañaron dicha decisión, sino que asumieron el compromiso de revisar sus leyes, sus políticas, sus instituciones y contribuir para que las sociedades con la diversidad de culturas, religiones y sistemas sociales, adoptaran todas aquellas medidas que hicieran efectivo el ejercicio de los derechos señalados en el primer tratado universal de derechos humanos de los niños.

Es mucho lo que se ha hecho, pero aun es mucho más lo que resta por hacer. Para profundizar y avanzar en la realización efectiva de esos derechos, se debe asumir primordialmente que la voz, la opinión y el protagonismo de los niños, niñas y adolescentes constituyen la plataforma imprescindible para asumir los retos y desafíos que se presentan. La infancia y adolescencia en nuestro continente necesita de mayor justicia social y democracia, así como la democracia necesita de mayor participación infantil y adolescente.

Por eso es importante recuperar la opinión de los titulares de los derechos – los niños, niñas y adolescentes – quienes, desde sus propias experiencias y en la diversidad, señalan y puntualizan que no es suficiente disponer de un texto que reconozca el derecho a la no discriminación, a la consideración del interés superior, que recuerda los derechos y deberes de los padres, que proteja contra las distintas formas de explotación, malos tratos o violencia, sino que, además, es preciso que, afirmando el sentido y la dimensión de los artículos 12 – derecho del niño a ser oído y tenido en cuenta – o el articulo 15 – reconociendo el derecho del niño a la libertad de asociación -, se plantee la construcción de un nuevo contrato social para que los Estados aumenten sus esfuerzos para que en el interior de las sociedades se continúen ampliando los espacios”.

Participación de la Sociedad Civil en instancias de auditoría social para asegurar el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño en América Latina y el Caribe",  es el titulo del seminario internacional organizado por Bice realizado en Quito, 27-31 de octubre del 2008.

40 organizaciones de todo el continente se han encontrado para compartir experiencias y fortalecer alianzas y elaborar propuestas comunes. Al inicio el debate se ha concentrado en la preparación del informe alternativo para presentar al Comité de Naciones Unidas de Ginebra durante los exámenes periódicos de las políticas de los Estados, con una ponencia introductiva de Alexandra Aula (BICE-Ginebra).

Celeste Houdin de Paraguay (BECA) destaca que “una de las líneas interesantes del evento el espacio abierto y permitió entender mejor el significado político de la presentación de lo informes al Comité, sin embargo la gran sorpresa fue encontrar las dificultades que tiene esta instancia para recoger las voces de los actores, las niñas, niños y adolescentes. No es un hecho aislado, nos habla de lo poco que hemos avanzando en materia de inclusión real del concepto de sujeto de derechos, y de actor social. Otro punto importante a mi entender que nos ha dejado el encuentro se relaciona principalmente a los nuevos desafíos que se tiene en materia de reconocimiento de los derechos humanos de niñas y niños y cómo las ONGs, contribuimos a los procesos de cambio que se están dando en los países de la región. Lo más importante fue la reivindicación por parte de Liwiski, de que no es casual que el concepto de participación protagónica se haya surgido en la región de América Latina, yo creo que ha surgido como una respuesta a las múltiples situaciones de sumisión y exclusión social que como pueblo hemos vivido, por lo tanto debe ser nuestra bandera principal para reclamar derechos y protegerlos”, destaca un importante articulo publicado por el Network mundial CRIN de Londres (http://www.crin.org/resources/infoDetail.asp?ID=19172&flag=report ).

Es importante destacar el gran compromiso de la Oficina Internacional Católica de la Infanciade poner en relación las experiencias exitosas de protagonismo de la infancia y adolescencia organizada en los sectores populares en Latinoamérica y en el Sur del Mundo, con Europa.

Después de su lanzamiento en español el año pasado del libro « Cuéntame », la publicación de la Delegación del Bice para América Latina fue presentada en Bélgica en el marco de la semana de sensibilización sobre los niños trabajadores. "Raconte-moi" fue presentada en Bélgica en el mes de abril durante la semana de sensibilización sobre el trabajo de los niños en América Latina, con la participación del experto mundial Alejandro Cussianovich – Ifejant de Lima. El libro recoge las opiniones y diálogos de los niños y niñas junto con sus educadores/as de catorce organizaciones socias (lea libro: http://www.biceal.org/ewb_pages/a/actualidades-1509-cuentame-es-publicado-en-frances.php ).

¿Qué da legitimidad a la iniciativa del BICE?

En 1979 el Bice tomó la iniciativa del Año Internacional del Niño. El éxito de este evento dio una impulsión decisiva al proyecto de Convención de Derechos del Niño, en la elaboración de la cual el Bice tomó una parte muy activa en los años ochenta.

Desde entonces, hemos constantemente efectuado un seguimiento de su implementación ante el Comité de Derechos del Niño de la ONU en Ginebra (donde tenemos una Representación permanente) así como en el terreno, gracias a una red de socios, de organizaciones miembros y de expertos presentes en 77 países.

Dentro de la perspectiva del 20º aniversario de la Convención, el Bice lanzó hace dos años una amplia consulta sobre la situación de la infancia en el mundo reuniendo grupos expertos en África, América Latina, Asia y Europa -CEI. Sus informes fueron presentados en Junio del 2008 en París con ocasión del 60º aniversario de la organización.

A partir de esos informes, un Comité internacional se reunió en Bruselas en octubre del 2008 y elaboró un documento de referencia (adjunto) que sirvió para la redacción del Llamamiento que será lanzado en Ginebra.

 

¿Por qué un llamamiento?

Pensamos que, si la Convención ha permitido progresos innegables desde hace 20 años, estos últimos años se ha producido un cierto sofocamiento. En especial, constatamos retrocesos inquietantes y violaciones muy graves de los derechos de los niños en muchas regiones del mundo.

Millones de niños viven una situación de desarraigo -desarraigo físico así como desarraigo sicosocial, más íntimo- acentuado muy a menudo por la fragilidad de las familias que constatamos en todo el mundo. La crisis económica que se propaga a escala planetaria no parece, desgraciadamente, mejorar esta situación.

Esta perspectiva, así como el carácter transnacional de muchas cuestiones relacionadas con los niños (migraciones, trata, redes de pornografía infantil, venta de órganos...) hacen que, en nuestra opinión, una nueva movilización por la infancia a escala mundial sea urgente.

El Llamado interpela, entonces, a los Estados -garantes de la ejecución de la Convención -, a la comunidad internacional, a los medios, a las autoridades morales y religiosas, a las organizaciones de la sociedad civil, así como a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, ya que el respeto de los derechos y de la dignidad del niño conciernen también a cada uno de nosotros.

Prioridades

Entre los diez desafíos identificados por el BICE, el llamado mundial prioriza:

  • Luchar contra toda forma de violencia hacia los niños, ya sea la pobreza extrema como las violencias en los conflictos armados, en la escuela, en el trabajo, en el ciberespacio o en las familias; es en el seno de éstas que la violencia está más generalizada.

  • Garantizar una educación de calidad para todos los niños con el fin de que no sean condenados a la pobreza y a la marginalización perpetuas. En particular, hemos experimentado que la intervención de educadores-mediadores capaces de ayudar a los niños desarraigados a pasar gradualmente a nuevas referencias culturales suscitando y apoyando su resiliencia favorece su inserción y su desarrollo y permite luchar eficazmente contra el abandono de la escuela.

  • Apoyar a las familias fragilizadas, especialmente a las familias monoparentales, promover un clima de buenos tratos y reforzar las competencias educativas de los padres.

  • Humanizar la justicia juvenil y la asistencia a los jóvenes en conflicto con la ley. Ante el endurecimiento de la justicia penal en numerosos países, queremos recordar que la justicia de menores debe dirigirse prioritariamente hacia su educación y reinserción.

Lo que se pide a estados y comunidad internacional

En el documento se lanza un llamamiento urgente a los Estados para que:

a) Ratifiquen, por los que aún no lo han hecho, la Convención así como el Protocolo facultativo relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía y el Protocolo facultativo relativo a la participación de niños en los conflictos armados; levantar las reservas que resulten restrictivas de derechos o afecten los objetivos de la Convención y continuar la armonización del derecho interno con la Convención.

b) Respeten los compromisos contraídos, sobre todo adoptando políticas públicas a favor de la infancia y de las familias, lo que supone también subsidios presupuestarios prioritarios y suficientes así como una voluntad política firme y constante.

c) Cooperen estrechamente con el Comité de los Derechos del Niño y los mecanismos de seguimiento de los derechos humanos de la ONU, así como con las instituciones independientes (defensores de los niños...) y las ONG especializadas en este campo, con el fin de garantizar a los niños el pleno goce de sus derechos.

 

Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional en su conjunto para:

a) Favorecer el sistema de verificación, de evaluación y de control de la Convención, garantizar al Comité de los Derechos del Niño, así como al sistema de procedimientos especiales de la ONU para la protección y la defensa de los derechos humanos, los medios para cumplir con su mandato.

b) Poner en práctica una nueva gobernabilidad mundial, especialmente para tratar todos los temas de carácter transnacional relativos a los niños (migraciones, trata, redes de pornografía infantil, venta de órganos...).

c) Reforzar en la cooperación internacional el enfoque basado en los derechos humanos.

d) Exigir firmemente que los Estados respeten su compromiso de apoyar con el 0,7% de su PIB a los países en vías de desarrollo.

e) Favorecer una producción, distribución y comercialización equitativas de los bienes de primera necesidad para garantizar a las familias ingresos que sean el fruto de un trabajo digno.

- Cristiano Morsolin, operador de redes internacionales para la defensa de los derechos de la infancia y adolescencia, colabora con BICE.  Trabaja en Latinoamérica desde 2001. Co-fundador del Observatorio sobre Latinoamérica SELVAS.

https://www.alainet.org/es/active/30714

Donaciones

Clasificado en

Clasificado en: