• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Las alternativas de Martinelli

13/07/2017
Análisis
martinelli_telesur.jpg
Ricardo Martinelli
Foto: Telesur
-A +A

Se cumplió un mes desde el encarcelamiento del presidente Ricardo Martinelli (2009-2014) en Miami, Florida, EEUU. Martinelli no está sólo en su celda del Edificio Federal de Miami. Junto con él están las conciencias de los gobernantes panameños de los últimos 25 años. La diferencia entre el expresidente y sus homólogos es una cuestión cuantitativa. Martinelli, según sus allegados, celebró con bombos y platillos el día en que anunció que era un ‘billonario’.

Martinellu está detenido esperando el dicatamen en un juicio de extradición que solicitaron las autoridades panameñas. Se presentaron documentos al gobierno de EEUU que involucraban a Martinelli en los ‘pinchazos’ de los teléfonos de sus opositores políticos mientras gobernaba. Si el juez dictamina que Martinelli debe regresar a Panamá para enfrentar la justicia, su expulsión no es automática. El presidente de EEUU y su secretario de Estados tienen la última palabra. Si estos consideran que no es conveniente - por razones de ‘seguridad nacional’ - entonces ellos pueden descartar el dictamen de la justicia y Martinelli se queda en EEUU. Existe un convenio de extradición entre los dos países desde 1904.

La política priva sobre la justicia. ¿Qué probabilidades existen que el presidente Trump decida hacer caso omiso de una decisión judicial contraria a los intereses de Martinelli? Casi ninguna.

Martinelli es el epítome de la sociedad panameña del siglo XXI. Sin duda, es una sociedad que debe cambiar radicalmente. Después de la invasión militar norteamericana de 1989, la derrota del proyecto nacional creó las condiciones para que una oligarquía se apoderara de los aparatos del Estado. Bajo el manto del “Consenso de Washington” y con la guía de la Embajada de EEUU, puso la maquinaria gubernamental al servicio de su enriquecimiento. Privatizaron las empresas públicas más rentables, eliminaron empleos y redujeron salarios, así como aumentaron los subsidios para los ricos y abandonaron el sistema educativo, los servicios de salud y la seguridad de la población.

En 2000, el gobierno panameño recibió la administración del Canal de Panamá que ha sido fuente de ingresos antes inimaginables. En esta coyuntura, Martinelli probó su suerte política en el gobierno aliándose al Partido Revolucionario Democrático (PRD) y después con el Partido Panameñista. La experiencia le sirvió para fundar su propio partido – Cambio Democrático – y lanzar su candidatura en 2004 (sin éxito). Al igual que los otros partidos oligarcas, su único objetivo era llegar al poder político para asaltar el erario público.

En 2009 Martinelli volvió a lanzar su sombrero al ruedo político. Con la abierta intervención de la Embajada norteamericana tuvo mejor suerte. Su alianza con los ‘panameñistas’ le dio la victoria. Con tasas de crecimiento del PIB nacional, que promediaban el 8 por ciento anual, el equipo de Martinelli puso manos a la obra. Pareciera que no había iniciativa gubernamental que no se convirtiera en un negocio.

Para neutralizar a la oposición política, desde el Palacio presidencial, le pidió ayuda a la Embajada de EEUU para pinchar los teléfonos de sus enemigos. Las solicitudes fueron documentadas en correos electrónicos que Wikileaks hizo públicos junto con otros materiales que denunciaban la injerencia de la Embajada norteamericana. Su futuro depende ahora de la decisión del juez en Miami. ¿Tiene la evidencia suficiente para dictaminar su entrega a las autoridades panameñas?

La justicia no es ‘ciega’ en EEUU. Hay muchos intereses políticos e, incluso, económicos que están en juego. Los fiscales norteamericanos han recabado evidencias que asocian a Martinelli con delitos que pueden ser enjuiciados en EEUU. Si a Washington le interesa utilizar a Martinelli como pieza para algún movimiento político, pueden acusarlo y someterlo a un proceso legal en ese país. Mientras más demora la decisión del juez federal del sur de Florida para extraditarlo, más tiempo le da a los fiscales norteamericanos para presentar su caso contra el expresidente panameño.

Martinelli tiene una carta política que puede jugar como resultado de su encarcelamiento en EEUU. El magnate de supermercados ha anunciado que pretende regresar a Panamá para ser candidato a la Alcaldía de la ciudad capital en 2019. Esta postulación serviría como trampolín para competir en las elecciones a la Presidencia de la Republica en 2024.

El periplo en Florida le puede servir para presentarse como víctima de los atropellos sufridos en EEUU y conmocionar a los votantes con su versión de las injusticias que conoció dentro de “las entrañas del monstruo” que pudo vencer.

14 de junio de 2017.

- Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA)  

http://marcogandasegui2017.blogspot.com/

www.salacela.net



 

http://www.alainet.org/es/articulo/186779

Revista

Clasificado en