• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Ratificación del acuerdo de Paris: celebración con dudas

24/09/2016
Opinión
-A +A

El pasado 21 de setiembre se realizó en Nueva York un evento especial, organizado por el Secretario General de la ONU con el objetivo de acelerar la ratificación del Acuerdo de París. Treinta y un gobiernos presentaron ese día sus instrumentos de ratificación sumándose a los veintinueve que lo habían hecho con antelación. De esa manera se alcanzó un total de 60 países que representan en su conjunto un 47% de las emisiones globales.

 

"Con ello, las naciones dan un impulso extraordinario y envían una señal clara de su determinación a implementar ya el Acuerdo de París y a aumentar el nivel de ambición en las próximas décadas”, dijo la secretaria de la CMNUCC Patricia Espinosa. “Ahora estamos deseando ver la etapa final, 30 días después de la cual, se producirá la entrada en vigor. Esto llegará cuando las Partes que han ratificado, aceptado, aprobado o accedido al Acuerdo de París ante la ONU, sumen el 55 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”, añadió.

 

Quince países de la región de América Latina y el Caribe forman parte del total de 60 países que han ratificado el Acuerdo de París. Estos son: Antigua and Barbuda, Argentina, Barbados, Belice, Brasil, Dominica, Granada, Guyana, Honduras, México, Panamá, Perú, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. Es de hacer notar la importancia de la presencia de Brasil, México y Argentina en la lista. En ese orden, son los tres mayores emisores dentro de la región latinoamericana.

 

Pero no alcanza

 

Sin embargo, un día antes de esta reunión, el 20 de setiembre, se conoció una carta firmada por 375 de los más importantes científicos en la materia, incluyendo 30 premios Nobel (y entre los que se encuentra Stephen Hawking), con un preocupante mensaje: "A pesar del Acuerdo de París, corremos el riesgo de cruzar puntos sin retorno".

 

La carta está explícitamente dirigida a la contienda eleccionaria estadounidense y la posición del Partido Republicano de no reconocer el Acuerdo de París. "En la campaña presidencial de los Estados Unidos se vociferan dudas sobre el calentamiento global, o se insinúa que es sólo un proceso natural, o se afirma que el calentamiento global es un fraude. Estos señalamientos son falsos". Y lanza una advertencia clara a la parte de la población que aún no cree en la evidencia del cambio climático: "La ciencia del calentamiento global es conocida desde hace más de un siglo. Las evidencias son incuestionables. Ningún científico con reputación las disputa. Es simplemente la verdad."

 

Pero la carta también advierte que los logros alcanzados en Naciones Unidas son insuficientes para combatir las amenazas del cambio climático: "Las evidencias, cada vez más fuertes, claras y contundentes, condujeron a todos los gobiernos del mundo a suscribir el Acuerdo de París en diciembre 2015. Sin embargo, a pesar del Acuerdo de París, corremos el riesgo de cruzar puntos sin retorno, como alteraciones en la circulación oceánica, la pérdida de enormes masas de hielo y la extinción de especies. Tales riesgos provocarían modificaciones dramáticas durante miles de años. No debemos asumir los riesgos de cruzar estos límites."

 

El punto sin retorno

 

Y es probable que estén en lo cierto. El mismo día en que se conocía la carta de los científicos, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés) informaba que la temperatura promedio de la Tierra en este agosto fue de 16,52 °C, 0,05 °C más alta que en agosto del año anterior. Según el comunicado de la NOAA se trata del 16to mes consecutivo que bate marcas de altas temperaturas y afirma que el 2016 se encamina a superar el récord alcanzado en el 2015, el año más caliente hasta ahora. "Los gases de efecto invernadero han empujado la aguja hasta la zona de emergencia", dijo Deke Arndt, jefe de monitoreo de la NOAA.

 

El punto sin retorno que mencionan los científicos, seguramente refiere al objetivo de 1,5º C de aumento de temperatura media global, un límite que para la ciencia es bastante más seguro que los 2º C aprobados en el Acuerdo de París. Richard Betts, jefe de investigación de los efectos del clima en el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, dijo a Reuters en esos mismos días que el planeta podría pasar el límite de 1,5º C de aumento de la temperatura mundial en alrededor de una década.

 

Celebrando pero no tanto

 

Es que el Acuerdo de París no establece metas ni obligaciones para los países. Solo establece que el mundo deberá alcanzar emisiones neutrales (cero emisiones netas) “en algún momento de la segunda mitad del siglo”. Y esto puede ser muy tarde de acuerdo a las trayectorias previstas de emisiones.

 

La efectividad del documento que está en vías de ratificación ha quedado en manos de la buena voluntad que los países expresen en las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas. Hasta la fecha, estas contribuciones no son compatibles con la meta de los 2º C y mucho menos con la de 1,5º C. De manera que si los científicos están en lo cierto y el límite seguro de 1,5º C es superado en el lapso de una década, el Acuerdo de París no logrará evitar los temidos efectos del cambio climático.

 

Por lo tanto es alentador que los países ratifiquen el acuerdo, pero no se puede perder de vista que éste es absolutamente insuficiente para evitar la amenaza del cambio climático que se cierne sobre nosotros. Es imprescindible que los países además, mejoren y mucho sus propuestas domésticas de reducción de emisiones.

 

La próxima revisión de las Contribuciones Nacionales Determinadas será en cinco años. Si los países no comienzan ya mismo a reorientar sus políticas de desarrollo hacia economías con menores emisiones, las próximas contribuciones serán tan débiles como las actuales y seguramente ya no habrá otra oportunidad para mantenernos dentro de los límites del clima seguro.

 

- Gerardo Honty es analista de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social).

 

http://www.alainet.org/es/articulo/180487

Revista

Clasificado en