• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Ellos los que saben más de odios y traiciones

11/03/2016
Opinión
-A +A

Ellos los que saben más de odios y traiciones

 

Víctor Andrés Gómez Rodríguez.

 

El pueblo cubano acosado por un bloqueo hace más de medio siglo, lleva ese mismo tiempo ayudando a otros países apelando solo a lo que no le sobra.

 

Si de algún lugar han enviado odio y acoso contra  la revolución cubana, ha sido precisamente desde la Casa Blanca y sus agencias de espionaje y subversión. Durante más de medio siglo.

 

Veinticuatro veces en la ONU se ha pronunciado el mundo contra el bloqueo estadounidense.

 

Uno trata de indagar acerca  de la génesis del supuesto odio que los cubanos profesamos contra el pueblo; incluso contra el gobierno estadounidense. Y a pesar de todos los estudios, la investigaciones por parte de catedráticos de ambos países, no encontramos la más mínima evidencia.

 

Quienes hicieron del odio contra la revolución cubana y sus líderes una transnacional que aún si con graves limitaciones, funciona en territorio estadounidense, han sido los gobiernos angloestadounidenses, sus agencias de inteligencia y esa rémora ultraconservadora que constituye cierta porción  de los cubanoamericanos residentes en los EEUU, muchos de cellos ya como ciudadanos de ese país. Y como la ciencia ha avanzado lo indecible en el ámbito de la atención médica, los cuidados de la salud, mucha desea prole jurásica aún vive. Y continúa odiando.  

 

En todos estos años de prohibiciones debidas al bloqueo férreo que se ejerce contra la isla, la cantidad de ciudadanos estadounidenses que la ha visitado parecería de ciencia ficción. Muchísima gente se la ha jugado al canto de un quilo contra esas prohibiciones, a riesgo de recibir multas considerablemente altas por viajar a la Habana “sin permiso” de la OFAC. Personalmente he conocido alrededor de doscientos estadounidenses que han viajado a Cuba de casi todas las edades y tendencias políticas; y para ser totalmente franco solo una (¡una persona; de Missouri!) de todo ese grupo en los últimos 24 años me ha expresado su desacuerdo político con la revolución cubana; en medio del repudio del resto del grupo que me recomendaba no hacerle caso. Porque la gran mayoría de ellos advertía que no les interesaba el problema de la política de los EEUU., contra la isla. Es decir, que haciendo uso de su derecho constitucional, ellos viajaban a Cuba por sus santos deseos de conocerla.

 

Y todas esas personas eran excelentes seres humanos. Y nosotros en Cuba le hemos ofrecido todo lo que hemos podido más allá de una hospitalidad formal. A pesar de nuestras limitaciones efectivas debidas a ese bloqueo; y a los errores que de una u otra forma tienen una interacción directa o indirecta con ese bloqueo. Si alguna peculiaridad posee la cultura cubana, su cotidianidad, es el alto nivel de hospitalidad e indulgencia con respecto a los errores de los otros. La paz social alcanzada por la revolución cubana es resultado de esa capacidad de comprensión y tolerancia. Y a fe de ello puedo dar testimonio de que las personas de una forma u otra laceradas por las acciones subversivas provenientes de la política angloestadounidense contra Cuba alcanzan varias decenas de miles (para ser realmente conservador al efecto); realmente las víctimas, los muertos, heridos, mutilados y perjudicados en general los hemos puesto siempre nosotros. Entre los EEUU., y Cuba lo que han existido son agresiones por la parte estadounidense; incluyendo una invasión fallida. La isla jamás ha estado en guerra declarada contra el gobierno estadounidense, y menos contra su pueblo.

 

Si al presidente Barack Obama le ha tocado ser el coprotagonista de la reapertura de las embajadas en las respetivas capitales políticas de ambos países, y del inicio del proceso de normalización de las relaciones bilaterales, ¡albricias!

 

Mucho más incómodo hubiese sido con George W. Bush jr. Nosotros podemos y debemos disfrutar de esa victoria sobre una política de acoso de una gran potencia contra un país pequeño; podemos reafirmar que el socialismo, aún con todo lo que nos resta para alcanzar la real sostenibilidad económica ha sido una decisión histórica acertada para conservar nuestra soberanía y avanzar; mucho más de lo que por ahí nos denigran.

 

Si la dirección histórica de la revolución cubana (socialista) se ha mantenido en el poder, a pesar de los errores cometidos (es lógico dada las condiciones en que hemos resistido), no ha sido precisamente por haber implantado una dictadura. Ni por haber asesinado a decenas de miles de personas. Ni por obedecer a la lógica de la acumulación rentista de capital.

 

Nuestra resistencia logró llevar a la política estadounidense a un estado de aislamiento dentro de nuestra región. Nadie nos “regaló” la reapertura de embajadas; aun con el bloqueo en activo. Esa dirección histórica llevó al pueblo cubano al triunfo en 1959/61 y a este momento en que por segunda vez (la primera fue hace casi cien años) un presidente de los EEUU., precisamente el primero no euro-blanco, visite a Cuba porque es muy probable que esté trastornado por la oportunidad histórica de pasar a la posterioridad. Muchas conferencias académicas, entrevistas de prensa, consultas y espectacularidad masmediática le aguardan.  Como decimos en Cuba “se puso las botas”. Los reportajes y las instantáneas que ilustren la próxima visita de los días 21 y 22 de marzo de 2016 a la Habana van a recorrer el mundo durante bastante tiempo.

 

Y de paso, van a ocultar un poco ciertas barbaridades provocadas por la hegemonía imperialista angloestadounidense durante sus dos mandatos presidenciales.

 

Siento admiración por los perros en su diversidad de razas; reflexiono acerca del largo proceso que llevó del lobo a los canes actuales. Pero jamás me acerco a acariciarlos por instinto. La “mordida” es un acto reflejo en ciertas especies, sobre todo en los canes. Nunca se sabe cómo reaccionarán si de defender el territorio de su “propiedad” se trata. La política angloestadounidense posee una característica similar; no hay peor can que el que custodia un territorio que entiende como de su “propiedad”. No existe peor hegemonía durante la autoproducción burguesa, que la que reacciona violentamente cuando cree transgredida su autoridad sobre lo que dilucida como sus intereses.

 

El gobierno de los EEUU., muerde a cualquiera si entiende que ha sido violada la custodia de sus intereses; solo que tales interés históricamente han entrado y entran en diametral y permanente contradicción con el derecho de los otros.    

 

De ahí que durante el proceso de normalización de las relaciones bilaterales entre los EEUU., y Cuba, las diferencias diametrales entre los sistemas políticos; incluso las diferencias en cierta porción de la interacción entre culturas (hablo de la cultura del capitalismo), saldrán a relucir y evidentemente dependerá de la posición y la actitud del gobierno cubano, exigir la equidad en el dialogo, y al mismo tiempo nunca permitir que del otro lado le lancen un mordisco.

 

Desde hace más de cien años hemos sido discernidos por la política angloestadounidense como una porción de sus intereses; de su “propiedad”. En un mundo imperialista, semantizado a partir de “zonas de intereses” geopolíticos, la conservación de la soberanía es un asunto arduo. Cuba pude dar testimonio de ello.

 

Según OnCuba:

 

"Obama no va a darlo todo de una vez, […] una estrategia para ir preparando el terreno y garantizarle al mandatario estadounidense emprender una histórica visita los próximos 21 y 22 de marzo, con propuestas concretas en las manos. El mandatario tampoco podría ser muy radical en el levantamiento de todas las restricciones porque enfrenta resistencias incluso entre miembros de su propio partido. Para los críticos de la normalización, nuevas relajaciones del cerco económico sobre el gobierno cubano equivaldrían a más concesiones a Cuba sin que aparentemente ocurran gestos recíprocos por parte de La Habana. Del otro lado, el gobierno cubano insiste en recordar que la política del Bloqueo es una imposición norteamericana y cualquier iniciativa de cambio en su existencia debe partir de Washington. […]En el próximo anuncio podría permitirse que más personas se preparen recorridos “autodirigidos” como parte de los contactos People to People, sin depender de viajes en grupo o patrocinios de organizaciones. La prohibición sobre el turismo en general permanecerá en activo, porque es parte del conjunto de leyes que conforman el Bloqueo y que deben ser levantadas por el Congreso."[i](1)

 

Es decir, el Congreso tiene la potestad casi absoluta del levantamiento del bloqueo contra la isla. Volvemos a la hipótesis de que podría ser Hillary Clinton, de llegar a la presidencia de los EEUU., la que coordine dentro del proceso de normalización de marras, las negociaciones con el Congreso y lo logre; en correspondencia con el antecedente de su esposo Bill, quien levantó el bloqueo contra Viet Nam en 1994. Existen intereses políticos de por medio; cuestiones que le competen a Obama, y otras que no. O que se les reservan a la Clinton con el objetivo de legitimar aún más su logro histórico como primera mujer que alcanza la presidencia de los EEUU. Pero no es más que una hipótesis.

 

El día 9 en la Florida, durante la puga electoral, Sanders abaló los logros de Cuba y su revolución con la necesidad de levantar  el bloqueo contra la isla; la respuesta de la Clinton fue que era no veía bien esa clase de revolución en ningún país.

 

Objetivamente le corresponde al pueblo y gobierno, cubanos, confirmar la voluntad política de nuestra parte, durante ese proceso de normalización de las relaciones bilaterales; y que las consecuencias del tal proceso reafirmen la decisión de mantener a nuestra región como zona de paz, ante los síntomas de la escalada agresiva por parte de la ultraderecha sobre todo en centro y Latinoamérica. Ellos los centros de poder, saben más de lo que dicen, y deben estar conscientes de que  la posición de Cuba no cambiará. El diálogo en equidad resulta el instrumento coherente. El acoso contra Cuba no da sino aislamiento para los gobiernos estadounidenses en la región.

 

El pueblo cubano acosado por el bloqueo angloestadounidense hace más de medio siglo, lleva ese mismo tiempo ayudando, en estrecha solidaridad, a otros países apelando a lo que no le sobra. De eso sabemos mucho.

 

 

[i] (1)OnCuba. Obama facilitaría uso del dólar antes de viajar a Cuba. Rebelión. 09-03-2016

 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=209804

 

 

http://www.alainet.org/es/articulo/176005

Suscribase a nuestra Revista impresa!

Clasificado en

Cuba-EEUU