• Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português

Liderazgo bolivariano se impone en conciencia mundial

22/02/2007
Opinión
A nivel mundial existe evidentemente, y a partir de 2007 en forma mucho más notoria, nueva conciencia planetaria de liberación nacional y social y que se expresa en contestación abierta y valiente que hacen países y pueblos a política agresiva y de terror de EE.UU., y concretamente del clan guerrero gubernamental.

En Europa, Rusia ha empezado a darse cuenta que por vía neo-liberal salvaje no irá lejos, por eso comienza a relacionarse estrechamente con China, Latinoamérica, India, Irán, África y Sudeste asiático. China misma piensa poner sus reservas de banco central de aproximadamente dos trillones de dólares a buen recaudo, es decir planea cambiarlas a otras divisas como europea y japonesa, o comprar oro, por ejemplo.

La devaluación fáctica del dólar es diaria y de cerca a 10% anual, esto hace perder ese mismo valor en reservas a países con grandes capitales como Arabia, Irán, Nigeria, China,. Corea, Venezuela, Chile y Ecuador. Bolivia también a su manera, ya que tiene reservas acumuladas de más de cuatro mil millones en su banco central. Como dijo Evo, Bolivia ya ha dejado de ser un país mendicante de europeos y gringos desde 2006.

Otra alternativa sería invertir estos gigantescos recursos en proyectos rentables de países tercermundistas y concretamente de Sur y Centro América y Caribe, donde promedio de rentabilidad anual se aproxima a 20%. En Bolivia se ha comprobado que inversionistas multinacionales en hidrocarburos han recuperado sus inversiones en menos de seis años desde 1996. Por eso con nacionalización reciente de 2006 se les ha podido exigir contribución en impuestos de hasta 82%, cifra que no se han atrevido resistir a pagar y más bien parece que les ha parecido lógica consecuencia de diez años de explotación.

Son síntomas históricos estos que tienen origen en seguridad transmitida a través de política bolivariana antiimperialista, emanada de Sudamérica y concretamente de Venezuela Bolivariana, Bolivia, Ecuador y de manera incipiente pero firme también de Argentina, Uruguay y Brasil. Es respuesta tardía pero respuesta finalmente al denominado Consenso Washington de 1980-1990, donde se pretendió privatizar el mundo dizque pobre para ponerlo en manos de multinacionales norteñas.

Acuerdos recientes de industrialización integral y cooperación financiera entre Bolivia y Brasil y de Venezuela Bolivariana con Argentina se los puede apreciar en este sentido. Nunca antes en historia de estos países y de la región se firmaron contratos y acuerdos de largo plazo teniendo en cuenta intereses históricos de países y pueblos, sin intervención del Banco Mundial o FMI, por ejemplo. Ni siquiera en calidad de observadores. Independencia, soberanía y dignidad han regresado al continente.

Presidente Correa en Ecuador como primera medida importante de gobierno se ha sumado al acuerdo alternativo de integración y comercio denominado ALBA, que ya ha producido resultados importantes entre los países componentes, pero que puede crecer al menos a diez mil millones de dólares de intercambio mutuo en próximos años. Es que todos y cada uno de los países integrantes pueden ofrecer mucho de su producción agrícola, agro-industrial, manufacturera, científica, tecnológica y cultural.

ALCA no compra lo que producen pueblos y países, por ejemplo soya, leche, maíz, quinua, papa, papaliza, camote, habas, bananos, textiles artesanales, medicinas ancestrales, alimentos típicos como maca, kañahua, kiwicha, amaranto, castañas, frutas diversas y tropicales, etc. Pero países ALBA si lo hacen entre sí. Bolivia empieza a exportar carnes, soya y quinua a Venezuela Bolivariana. Recibe medicinas y médicos de Cuba. Incluso aporta con capitales para fundar TELESUR y Banco del Sur. ALBA transforma a países como Nicaragua otra vez en dignos, ya que su oferta será aceptada en alimentos a países que los necesitan de verdad como Cuba, Venezuela o Ecuador.

Correa en Ecuador no se ha sentido intimidado por petroleras rebeldes que ahora deberán pagar más impuestos y respetar el medio ambiente. Como respuesta ha llamado a invertir conjuntamente con Ecuador a empresas estatales del continente como YPFB, PDVSA, ENARSA, PETROANDINA, PETROCARIBE, PETROBRAS y otras de Perú, Colombia, Chile y Uruguay. Es respuesta histórica y concreta a multinacionales.

Banco Sur se capitalizará con aportes de Venezuela Bolivariana y Argentina, como países fundadores, pero están convocados todos los bancos centrales de Latinoamérica a invertir en este proyecto alternativo al BM o FMI. Primera medida del Banco Sur será financiar el Gasoducto Sur que unirá el norte con el sur del continente, transportando gas y energía para todos los países sin excepción. Se necesita 20 mil millones de dólares.

Es posible de esta manera que Bolivia pueda acceder a préstamos concesionales del Banco Sur, para financiar proyectos muy rentables en sectores como industrialización de hidrocarburos, aceros, cemento, hidro- y termoeléctricas, seguridad y exportación alimenticia, forestación de altiplano, valles, chaco y trópico, metales y manufacturas.

Forestar y reforestar es necesario para capturar carbono del aire y combatir efectos del fenómeno Niño y calentamiento apresurado del planeta, que hace estragos en el sur planetario como consecuencia de este regalo griego que hacen países industrializados del norte a los del sur. Pero también a ellos mismos como en Nueva Orleáns hace poco.

La misma tendencia de financiamiento será posible de obtener para cada miembro del Banco Sur, y sería muy bueno que grandes reservas de bancos centrales en países sudamericanos llegaran a consolidar esta institución financiera propia y soberana

Se puede prever que países retrasados industrial y energéticamente del resto como Paraguay, Uruguay, Ecuador y Bolivia, que además poseen gran potencial hidroeléctrico podrían finalmente construir grandes represas y exportar energía eléctrica a países MERCOSUR. Y esto sin depender más de capitales de inversión hegemónicos.

Conciencia latinoamericana y mundial ha ganado en confianza y seguridad al enterarse que otra vía es posible al capitalismo salvaje y empobrecedor. Es posible construir nueva civilización social y humana en todo el planeta. Condición para ello es integración y unidad de pobres entre sí y de éstos con países y empresas del norte que traten al sur con otra visión y en forma humana. Ejemplos de esto es Cuba, otros Vietnam, Venezuela Bolivariana, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y así crecerá poco a poco esta lista indefinidamente. Incluyendo a la Guatemala del futuro liderada por Rigoberto Menchú.

Conciencia histórica es indestructible y mueve montañas. Venezuela Bolivariana tiene un PIB de apenas 0,2 frente a 12 trillones de EE.UU. No debería ser peligrosa para nadie por este motivo, pero lo es para el sistema hegemónico y guerrero, enfrentado esta vez a ideas y programa bolivarianos, asentados en libertad, paz, dignidad y poder popular protagónico. Latinoamérica aspira a un PIB igual o superior a EE.UU. Se lo merece.
http://www.alainet.org/es/active/16002

Suscribase a nuestra Revista impresa!