La impunidad de los grandes terratenientes - América Latina en Movimiento
ALAI, América Latina en Movimiento

2011-11-30

Venezuela

La impunidad de los grandes terratenientes

Jeb SpragueJoe Emersberger
Clasificado en: DerechosHumanos, Social, Violencia, Agro,
Disponible en:   Español       English    


Cientos de partidarios de Chávez han sido asesinados por los terratenientes ricos para implementar nuevas políticas de tierras.
 
En esta artículo, Jeb Sprague y Joe Emersberger discuten el documental del cineasta Edward Ellis '"Tierras Libres". El documental explora los asesinatos de campesinos y activistas asesinados por sicarios para tratar de implementar el proyecto de la reforma agraria del gobierno y la búsqueda de sus familias por la justicia dentro de un sistema judicial que aún está controlado en gran parte por la elite nacional.
 
Por cerca de una década, Venezuela ha sido el foco, y el objetivo, de la cobertura de noticias generales como el escenario de una lucha política que se calienta por el control de los destinos del país.
 
Pero el desfile de expertos dispuestos a criticar al presidente electo del país y simplificar el conflicto político del país, por lo general ignoran la profunda desigualdad socio-económica que impulsó el presidente Chávez al poder.
 
La revolución bolivariana ha dado pasos significativos en la mejora de las condiciones para las clases populares del país y promover un bloque regional alternativo, mientras que al mismo tiempo, promoviendo una forma única de la democracia participativa.
 
Sin embargo, la revolución bolivariana está luchando tanto por sus propias contradicciones y en contra de una larga historia de desigualdades sociales profundamente arraigados, intensificado por la globalización capitalista.
 
Esto es más claro, entonces, en la zona rural de Venezuela, donde vastas extensiones de tierra permanecen en manos de un grupo pequeño de familias extremadamente ricas.
 
"Tierras Libres", dio a conocer un documental de este año, cuenta una historia que ha sido prácticamente ocultada por la prensa internacional: el asesinato de cientos de campesinos venezolanos por sicarios y paramilitares de derecha. Los campesinos han sido asesinados por tratar de aplicar la política del gobierno de Chávez de reforma agraria. Los delitos implican fuertemente a ricos terratenientes que se oponen vehementemente a la reforma agraria.
 
En una escena del documental vemos a una mujer de mediana edad, Doneila, cuyo esposo, Hermes Escalona, fue asesinado en 2003 por hombres armados cuando estaba empezando a trabajar algunas tierras en barbecho en una enorme plantación.
 
Hablando directamente con el presidente Chávez en su programa semanal "Aló Presidente", programa de televisión, se ve la esperanza en la cara de Doneila cuando Chávez promete "recalentar" los esfuerzos para juzgar a los asesinos de su marido.
 
No hay justicia para los pobres
 
De hecho, como muestra el documental, Chávez ordenó a su abogado personal para acudir en su ayuda. Sin embargo, la próxima película ofrece una actualización del caso de Doneila después de su aparición con Chávez en la televisión nacional. Mientras ella sigue apoyando al presidente venezolano, dice, entre lágrimas, que ha llegado a la conclusión de que para los pobres en Venezuela simplemente no hay justicia.
 
Su hijo explica que después de años de esfuerzo, incluso con el apoyo recibido, el tiempo y los recursos necesarios para alcanzar la justicia en el caso de su padre es una carga demasiado grande emocional y financiera para que puedan soportar.
 
En otras palabras, el sistema de justicia sigue siendo manipuladas a favor de la Venezuela del 1% (para usar la terminología Ocupar Wall Street) que lo construyó.
 
Como describió la situación el director de cine, Edward Ellis: "El sistema legal en Venezuela, a pesar de malas interpretaciones de los medios internacionales, sigue estando, en muchos casos, en gran medida en manos de las clases media y alta. La mayoría de estas personas tienen sus raíces en las estructuras de poder del Punto Fijismo, que quiere decir, el antiguo régimen. La mayoría de los abogados y los jueces comparten los mismos antecedentes culturales y orígenes de clase que los terratenientes y latifundistas. Fueron a las mismas escuelas y universidades, visitan los mismos clubes y beben el mismo whisky, independientemente de si  se ponen o no un sombrero rojo en un mitin. Así que lo que tenemos es un sistema dirigido y controlado por el dinero. "
 
Los asesinatos de campesinos han sido tan completamente ignorados por la prensa internacional que en agosto se envió una petición al Guardian del Reino Unido,  periódico ampliamente considerado como uno de los mejores periódicos "izquierdistas" del mundo. La petición, firmada por Noam Chomsky, John Pilger y otros, le preguntó al Guardián por qué, a pesar de tener un corresponsal en Caracas desde hace años, el tema ha sido ignorado por completo.
 
Por ejemplo, el Guardian, que nunca ha dejado de informar sobre las críticas al gobierno de Chávez, no informó sobre los asesinatos ni a las manifestaciones destacando el tema, tales como la marcha  del 8 de junio 2011 de 10 mil personas a la Asamblea Nacional, que fue organizada por los colectivos campesinos para exigir justicia.
 
Varias semanas después de que la petición fue enviada,  y luego de haber recibido más quejas, el Guardian permitió a Edward Ellis escribir un comentario sobre el tema. Ellis escribió que la impunidad de los ricos terratenientes en Venezuela "desafía el discurso contemporáneo de los derechos humanos, que representa a la judicatura del país, como cautiva de los caprichos de un presidente hambriento por el poder",  hombre fuerte "empeñado en acabar con la disidencia política".
 
Un buen ejemplo del "discurso contemporáneo de los derechos humanos" que Ellis  mencionó es un informe publicado en agosto por el International Crisis Group (ICG) sobre el problema de la delincuencia violenta en Venezuela ("Violencia y política en Venezuela"). En su conclusión, el ICG señaló que "la violencia o su amenaza, se han convertido en inherentes al proyecto político del presidente Chávez".
 
Los asesinatos cometidos por los terratenientes ricos
 
No importa que, de acuerdo con las cifras proporcionadas en el propio informe de ICG, la gran mayoría de personas que murieron en la violencia política desde 1999 han sido los partidarios de Chávez. Cientos de campesinos como Hermes Escalona fueron asesinados por tratar de implementar una política que es de alta prioridad para un gobierno ansioso de terminar con la dependencia de Venezuela de las importaciones de alimentos. El hecho de que los propietarios de tierras más ricas, con impunidad, han podido asesinar a cientos de chavistas pone de manifiesto el poder de los ricos y su capacidad para la violencia.
 
Los adversarios de Chávez están bien posicionados, como gobernadores, alcaldes, legisladores, jueces y jefes de policía, para agravar los delitos violentos en general. El ex Policía Metropolitana de Caracas, por ejemplo, abiertamente colaboró con el breve golpe que depuso brevemente a Chávez en 2002.
 
A pesar de estos hechos dramáticamente reveladores, es inconcebible que una prominente y bien financiada ONG como el ICG escriba que "la violencia o su amenaza, se ha convertido en inherentes al proyecto político de la oposición de las élites en Venezuela", aunque estaría mucho más cerca a la verdad.
 
Haciendo caso omiso de hechos importantes y las relaciones sociales y desiguales que sustentan el conflicto político en Venezuela, los medios de comunicación y profesionales de las ONG, invariablemente, reducen un movimiento diverso y amplio de abajo a la supuesta maquinación del presidente del país.
 
En los cables diplomáticos filtrados por Wikileaks, funcionarios de EE.UU. han destacado la importancia de que las ONG asuman su guerra de propaganda contra el gobierno de Chávez. Al parecer, varias organizaciones no gubernamentales y las instituciones, como Human Rights Watch, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la ICG-no requieren insistencia del gobierno de EE.UU. para escribir copiosamente sobre Venezuela de una manera que encubre a la oposición política financiada por Estados Unidos o el papel de las otras elites locales y transnacionales.
 
Muchos de los integrantes de la prensa internacional y de las organizaciones no gubernamentales parecen compartir las suposiciones de algunos  corruptos del sistema jurídico venezolano sobre cuales víctimas son importantes y cuales no son importantes.
 
Se ha convertido en algo normal leer los informes de los medios de comunicación críticos a las autoridades electas de Venezuela, pero poco se dice del turbio mundo de las redes de la  elite y la violencia que impulsan.
 
Menos todavía se dice de la desigualdad o de los valientes esfuerzos realizados para erradicarla  lentamente. Para conocer  estas historias tenemos que ir a los pobres de Venezuela y escuchar sus testimonios, como lo hizo Edward Ellis  para hacer su documental.
 
- Jeb Sprague es el autor del libro de próxima aparición “Paramilitarismo y el Asalto a la Democracia en Haití” (publicado en Monthly Review Press, 2012). Joe Emersberger es un escritor que vive en Canadá y opera el sitio web Canuckmediamonitor


http://www.alainet.org/active/51228&lang=es




[Página de búsquedas]  [Página principal]  [Main Page]  [Regresar]
Quienes somos | Área Mujeres | Minga Informativa de Movimientos Sociales